El A,B,C para vender un piso heredado

Vender piso heredado

¿Has heredado una vivienda y estás decidido a aceptar la herencia para vender el piso heredado?

Si es así, debes saber que si logras realizar la venta durante los doce meses de poseer la titularidad, lograrás un ahorro sustantivo en lo referente a los gastos que te ocasionaría mantenerla como propietario.

Tener un piso sin uso genera una serie de gastos que forzosamente tendrás que afrontar. Entre ellos se cuentan la liquidación del IBI, pago de servicios, compromisos con la comunidad de vecinos, seguros, etc.

Aceptar la herencia: compromiso irrevocable

Es necesario tener presente que, tanto la aceptación como la renuncia a una herencia son irrevocables, lo que significa que una vez establecidos no pueden anularse.

Al ponderar este hecho, aunado a la posibilidad de adquirir también obligaciones inesperadas que pesen sobre los bienes heredados, muchos herederos dudan y dedican mucha energía en conocer detalladamente los beneficios e inconvenientes que les acarrearía aceptar los bienes que el fallecido deseaba transmitirles.

Por tales razones, el Código Civil establece que todos aquellos que estén llamados a heredar, puedan reservarse el derecho a deliberar. Este derecho les confiere la potestad de no pronunciarse sobre si aceptan su herencia hasta que haya concluido el inventario de bienes y obligaciones del fallecido.

El derecho a deliberar le confiere al interesado un plazo de 30 días para manifestar su voluntad, contados a partir del día siguiente al de la finalización del inventario. Si no se pronuncia se entiende que acepta la herencia sin condiciones.

Pasos para vender un piso heredado

A la hora de vender un piso heredado, los pasos a seguir son:

  1. Obtener los documentos necesarios. En todos los casos requerirás del certificado de defunción. También deberás presentar el certificado de últimas voluntades, documento que emite el Registro General de Actos de Última Voluntad.
  2. Formalizar la escritura de adjudicación de la herencia. Se hace firmando ante notario público. Para este trámite necesitarás la presentación de las escrituras del piso.
  3. Convertirte en el titular de la propiedad. Ya sea que el inmueble sea una oficina, una finca o un piso, debes gestionar el cambio del titular en el Registro de la propiedad. Los trámites para efectuar este cambio dependerán del caso particular: si eres heredero con testamento, si se ha pactado el reparto de patrimonio entre los herederos, si existe un procedimiento legal abierto por desacuerdo entre los herederos, etc.
  4. Liquidar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). Su cuantía variará dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que haya vivido el fallecido. El plazo para pagar este tributo es 6 meses y se podrá solicitar prórroga del pago por 6 meses adicionales.
  5. Liquidar el impuesto de plusvalía municipal. La plusvalía municipal es el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana y, en caso de herencia, lo paga el heredero. Es importante recordar que si la venta posterior del piso sucede más allá de los doce meses en que hayas pagado este impuesto, deberás volverlo a pagar; esta vez en calidad de vendedor. Antes de 12 meses no tendrás esta obligación.
  6. Debes acudir al Registro de Propiedad para inscribir el inmueble a tu nombre. Tras esto, ya habrás cumplido con las condiciones para poder vender la propiedad cuando lo desee.

¿Cómo se declara la venta de un piso heredado?

Una vez que hayas concretado la venta de tu piso heredado, el ingreso de esta venta ha venido a incrementar tu patrimonio y está sujeta a declaración y tributo por el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

Esta declaración debes realizarla el año en el que hayas realizado la venta. El cálculo de total de la ganancia patrimonial lo constituye la diferencia entre el precio de venta o valor de transmisión y el valor de adquisición, que es el valor declarado en el Impuesto de Sucesiones.

Es totalmente legal restarle al precio de venta todos los gastos derivados de la operación de la venta que puedas justificar ante Hacienda. Del mismo modo, al precio de adquisición le puedes sumar gastos como el de impuesto de sucesiones.

Muchos herederos tienen miedo a no poder afrontar las obligaciones que derivan de aceptar una herencia. Existen salidas para evitar que a efectos fiscales el patrimonio del heredero y de la persona fallecida queden separados. De este modo, el heredero podrá responder a las deudas que deriven de la herencia tan sólo con los bienes que por ella reciba, resguardando así su propio patrimonio.

Si tienes dudas sobre cómo vender un piso heredado, u otro tipo de dudas generadas a partir de la herencia, en Deplace contamos con un servicio de asesoría experta. Por lo tanto, no solo te ayudamos a vender un piso heredado, sino que te guíamos durante todo el proceso. ¡Contáctanos y aprovéchate de todos nuestros servicios!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR