Broker inmobiliario ¿qué es y en qué se diferencia de un agente inmobiliario?

broker inmobiliario qué es

El mercado inmobiliario es un sector con mucho movimiento y en el que trabajan, de manera conjunta, diferentes profesionales. Entre ellos agentes, abogados y «bróker» inmobiliarios. 

Estos últimos son los encargados de coordinar, gestionar y dirigir transacciones de diferente índole, y sus funciones difieren de las de los agentes inmobiliarios, tal y como explicamos a continuación. 

¿Qué es un bróker inmobiliario? 

De manera resumida, un bróker inmobiliario es un «intermediario» entre vendedor y comprador, en el caso de compraventas, pero, sobre todo, entre posibles inversores a la hora de cerrar negocios inmobiliarios.

Aunque no es muy habitual en España, la figura del bróker inmobiliario está muy extendida en otros países como EE. UU., donde estos profesionales suelen trabajar de manera coordinada con los agentes inmobiliarios. Por este motivo, pueden ser una buena alternativa si queremos vender o comprar una vivienda en el extranjero. 

Consultar o contratar los servicios de un bróker inmobiliario también es una opción para pequeños ahorradores o empresas que quieren realizar inversiones inmobiliarias, tanto en su país como en el extranjero.

Funciones de un bróker inmobiliario 

El sustantivo inglés broker, que podemos traducir al español como bróker o corredor, hace referencia a un individuo que organiza las transacciones entre un comprador y un vendedor a cambio de una comisión cuando se ejecuta la operación. 

La principal responsabilidad de cualquier bróker, independientemente de su sector, es unir a compradores y vendedores para que puedan negociar entre sí. Así que, una de sus principales características, es que cuentan con los recursos y herramientas para alcanzar la mayor base posible de compradores y vendedores. 

En el ámbito inmobiliario, el bróker es una persona, natural o jurídica, autorizada para ser intermediaria en procesos de compraventa de inmuebles. 

Respecto a qué hace un bróker inmobiliario, y según esta definición, su principal función es administrar el capital de los inversores y realizar transacciones que puedan ser interesantes para ellos en su nombre. 

Otra de las funciones más importantes de un bróker inmobiliario es la negociación del precio o de las condiciones de compraventa de bienes raíz, siempre en beneficio de quien haya contratado sus servicios.  

El perfil profesional del bróker inmobiliario: experiencia y conocimientos

En muchas ocasiones, los bróker inmobiliarios trabajan con una red de agentes que les ayudan a encontrar las mejores oportunidades de negocio.

En este sentido, la calidad o el éxito de un bróker inmobiliario está relacionada, tanto con su red de contactos, como con los agentes inmobiliarios a través de los cuales efectúa sus transacciones. No se trata únicamente de contar con una amplia cartera de clientes, sino también de que esta sea de calidad y con una buena reputación.  De hecho, las relaciones de los bróker con sus clientes se basan en la confianza. 

Además, para realizar su trabajo con garantías, el bróker inmobiliario debe tener experiencia en el sector y conocimientos avanzados, tanto del sector como de la legislación vigente. 

Por ello, además de saber cómo funciona el mercado inmobiliario, conviene que este tipo de profesionales tengan conocimientos en áreas tan diferentes como estas que detallamos a continuación: 

  • Gestión inmobiliaria.
  • Derecho civil y mercantil.
  • Marketing.
  • Derecho de los consumidores.
  • Registro de la Propiedad.
  • Hipotecas
  • Legislación sobre alquileres y Ley de la Propiedad Horizontal.
  • Tasaciones y valoraciones inmobiliarias.
  • Código deontológico y buena praxis para profesionales inmobiliarios. 

¿Qué es un agente inmobiliario y en qué se diferencia de un bróker? 

Para explicar qué es un bróker inmobiliario de manera práctica, es muy importante que expliquemos qué es un agente inmobiliario, cuáles son sus funciones y en qué se diferencian ambos profesionales. Porque, aunque son diferentes, los dos perfiles conviven en el mercado inmobiliario. De hecho, es bastante habitual que un agente inmobiliario se convierta, con los años y la experiencia, en bróker.

Un agente inmobiliario es un profesional que ofrece servicios de gestión, asesoramiento y mediación en operaciones inmobiliarias relacionadas con la compraventa, alquiler, permuta o cesión de inmuebles.

En este sentido, el agente inmobiliario realiza funciones de gestión (redacción de contratos, solicitud de documentos, programación de la escritura del inmueble, etc.), comerciales (recepción de solicitudes de clientes, programación y atención de visitas, publicación de anuncios en portales inmobiliarios, solución de incidencias, etc.) y de negociación (negociación del precio, ayudar a los clientes a buscar la mejor financiación, etc.). 

Básicamente, la diferencia entre un agente inmobiliario y un bróker es que el primero es un profesional de los negocios y las finanzas que aconseja a compradores y vendedores en la comercialización y la compra de propiedades, mientras que el segundo actúa más como un intermediario en diferentes operaciones inmobiliarias. 

Otra de las diferencias entre un bróker y un agente inmobiliario es el tipo de relación e interacción con el cliente. 

El agente inmobiliario es la primera persona con quien entra en contacto el cliente. Lo hace directamente, y muchas veces a modo de consulta, para recibir asesoramiento sobre qué tipo de inmueble le interesa, dónde puede comprar, etc. Por tanto, los servicios del agente inmobiliario se centran más en el área de las relaciones públicas.  

El bróker inmobiliario, por su parte, únicamente realiza transacciones que son altamente favorables para sus clientes, basándose en aspectos como la plusvalía, el estado del inmueble, la situación legal de la propiedad, etc. Su trabajo, por tanto, no es asesorar,  es llegar a acuerdos para cerrar operaciones.

¿Cuándo conviene contratar un bróker inmobiliario? 

Algunos de los casos en los que contratar los servicios de un bróker inmobiliario puede ser especialmente interesante son: 

  1. Si necesitamos adquirir o vender propiedades o bienes raíces y necesitamos que alguien se encargue de las gestiones legales, negociaciones, etc.
  2. Si queremos iniciarnos en la inversión inmobiliaria y buscamos buenos proyectos de inmobiliarios.
  3. Si una de nuestras actividades habituales es la compraventa de inmuebles, pero no tenemos tiempo para gestionar este tipo de operaciones personalmente y buscamos a alguien de confianza que garantice los mejores resultados.

En Deplace somos expertos en servicios inmobiliarios. ¿Buscas asesoramiento para comprar o vender una casa? ¿Quieres invertir tus ahorros en el mercado inmobiliario? Llámanos. Estaremos encantados de ayudarte.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR