¿Cómo es vivir en un ático?

Cómo es vivir en un ático
Compartir

Los áticos son una de las joyas del mercado inmobiliario. Considerados un lujo al alcance de pocos bolsillos, que sus precios sean entre un 20 y un 40% superiores a los de viviendas de idéntica superficie y características, incluso estando en el mismo edificio, no reduce su demanda, sino que, al contrario, ésta crece continuamente. Pero, ¿cuáles son los motivos? 

El encanto de vivir en las alturas 

Los áticos están ubicados, generalmente, en los barrios más céntricos de las ciudades y en zonas privilegiadas de las periferia. En muchos casos se trata de antiguas casas destinadas al servicio, al portero o a trasteros de las comunidades de propietarios. Por este motivo, apenas un 3% de los áticos en venta de nuestro país están nuevos o a estrenar, ya que generalmente se trata de viviendas reformadas.  

La exclusividad es otro de los aspectos asociados a los áticos. Sin embargo, más bohemios o de lujo, vivir en un ático no es únicamente una cuestión de imagen. Muchas personas buscan este tipo de viviendas para disponer de mayor privacidad (al estar en el último piso el número de vecinos se reduce), para no tener ruidos del exterior o para disfrutar de sus terrazas y de sus vistas. 

Aún así, y como no siempre es oro todo lo que reluce, alquilar o comprar un ático también puede tener algunos inconvenientes además de su precio elevado. Para muchas personas vivir en un ático implica más gastos de mantenimiento y una mayor inversión en climatización. 

A continuación vamos a explicar cuáles son las principales ventajas y desventajas de vivir en un ático.

¿Cuáles son las ventajas de comprar un ático?

Una inversión segura 

Para empezar, los áticos son una inversión inmobiliaria fiable y segura. Se trata de viviendas con una alta demanda que podrás alquilar o vender tu casa sin problemas, y cuya revalorización en el mercado es continua. Si tu intención es comprar una vivienda para invertir, un ático es una opción segura. 

Más luz natural 

Una de las ventajas más destacadas de vivir en un ático es su luminosidad.  Al estar situados en la parte más alta de los edificios, en los áticos se puede disfrutar de más luz natural, un «bien preciado» tanto para futuros compradores como para inquilinos. En invierno esto puede traducirse, en zonas de climas templados, en un ahorro en calefacción y en electricidad.

Vistas de película

Vivir a cierta altura tiene una ventaja a nivel visual. Y es que vivir en el último piso de un edificio puede permitirte disfrutar de un skyline de tu ciudad sin obstáculos, un paisaje privilegiado y muy distinto al que tendríamos en una vivienda «convencional».  

Terrazas privadas 

Disponer de una o varias terrazas es una de las características más habituales de los áticos y una de las cuestiones que más aumentan su valor en el mercado. Estos espacios al aire libre, sobre todo en el centro de las ciudades, son auténticos oasis para montar un jardín, un espacio chill out, una zona de lectura o un cenador. 

En algunos casos, y si las características de la terraza lo permiten, incluso es posible construir una piscina siempre que se garantice la seguridad y la impermeabilización.

Viviendas independientes y tranquilas 

El hecho de no tener vecinos en el piso superior y, en muchas ocasiones, ni siquiera en el mismo rellano, implica mayor sensación de intimidad e independencia. Por eso, al valorar las ventajas y desventajas de vivir en un ático y su sobrecoste, también debes tener cuenta los beneficios de estar en un espacio más tranquilo, libre de ruidos y de miradas de curiosos.

Desventajas de vivir en un ático

Pisos más pequeños y más caros 

Los áticos son más caros por ser un tipo de vivienda muy demandado y con poca oferta. De hecho, apenas un 7,8% de la oferta de pisos en España son áticos. Precisamente por esto, al analizar las ventajas y desventajas de vivir en un ático es importante saber que pagaremos el precio metro cuadrado a un precio superior y que tendremos menos espacio que el resto de nuestros vecinos. Además, a veces una parte de la vivienda se desaprovecha por inclinaciones del tejado, así que tendremos que renunciar a metros cuadrados de interior. Para hacernos una idea, la diferencia de precio entre viviendas de las últimas plantas y las plantas intermedias en ciudades como Sevilla es del 56,2%, mientras que en Valencia o en Granada es del 53,4% y del 48,2% respectivamente.

Terraza propia vs. terraza comunitaria

Quienes sueñan con vivir en un ático dan por hecho que disfrutarán de su propia terraza y que podrán disponer de ella como consideren. Pero no siempre es así. Muchas veces las terrazas de los bloques de pisos se consideran zonas comunitarias, por lo que no podrás hacer obras ni reformas, ni disfrutar de ellas a tu libre disposición. Y en el caso de que la terraza sea propiedad del ático, implicará responsabilidades como las filtraciones a los pisos de abajo. Además, tanto en el primer como en el segundo caso, la Ley te obligará a facilitar el acceso a los profesionales que tengan que ver o trabajar en zonas comunes para reparar antenas, leer contadores, hacer instalaciones de fibra óptica o aire acondicionado, etc. 

Más inversión en climatización

Una de las principales desventajas de vivir en un ático es el gasto energético en climatización. Piensa que en los áticos no tenemos vecinos encima y tampoco ninguna barrera que corte el viento frío o caliente, así que estaremos más expuestos a las inclemencias del tiempo. En invierno, la pérdida de calor será mayor. Y en verano, al recibir luz continuamente, éste se concentrará más y el gasto en aire acondicionado puede dispararse.  

Riesgo de goteras y humedades

Si vives en un ático tu vivienda será la primera en notar los efectos de la lluvia, puesto que serás el único de tus vecinos con todo el tejado descubierto. Así que, si la tela asfáltica se degradada o se rompe, sufrirás las goteras y la humedad antes que nadie. En estos casos tienes más posibilidades de generar averías en los vecinos de abajo, por lo que antes de comprar un ático conviene estudiar la contratación de un seguro más completo o específico para este tipo de viviendas.  

Adquirir una vivienda siempre es un «deporte de riesgo». Antes de realizar esta operación es importante valorar muchos aspectos, y no solo las ventajas y desventajas de vivir en un ático a nivel práctico. Debes tener en cuenta el aislamiento de la vivienda y del edificio, si se han hecho reformas recientes en el tejado o en la terraza y, por supuesto, las dimensiones, tipo y antigüedad del ascensor. Otro de los puntos «flacos» de los áticos es la inseguridad, sobre todo en edificios urbanos que están pegados unos a otros. En este caso, será necesario aumentar la seguridad con alarmas y rejas en ventanas y puertas para minimizar posibles riesgos. 
¿Estás pensando en comprar un piso en tu ciudad? ¡Contáctanos! Somos tu inmobiliaria online de confianza.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR