Cómo prevenir las humedades en casa

Cómo evitar las humedades en casa
Compartir

Las humedades en pisos, locales y comunidades de vecinos son un problema más común de lo creemos y pueden condicionar notablemente la compraventa de una vivienda. Por eso, tanto si quieres vender tu casa como si estás a punto de comprar o alquilar una, es importante que sepas detectar si tiene humedades o de qué tipo son para encontrar una solución rápida y efectiva. 

¿Influyen los problemas de humedades en el precio de una casa? 

Cuando buscamos una casa, los compradores siempre pensamos que su valor es inferior al que nos piden; si nos ponemos en el lado opuesto, es decir, como vendedores, ocurre lo contrario,  y pensamos que nuestro hogar “vale más”. 

Por este motivo, antes de realizar la compraventa de una casa es importante que un profesional cualificado realice una tasación del inmueble. Una tasación es, simplemente, un informe que permite establecer el valor de una la propiedad en función de su ubicación, superficie, antigüedad, calidad de los materiales u orientación. 

Otro aspecto valorado positivamente a la hora de tasar una casa es su estado, que puede aumentar o disminuir hasta un 25% su precio. De ahí que, cuando se busca una vivienda de segunda mano, los compradores estén especialmente atentos al estado de ventanas, puertas, suelos, cocina o baño, los elementos que suelen requerir reformas. 

Las humedades no son una excepción. De hecho, evitar las humedades en una casa supone todo un reto, pues su presencia o aparición puede devaluar el precio de una vivienda hasta un 40% según datos del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid). Pero, ¿cuál es el motivo? 

Fundamentalmente, la presencia de humedades se relaciona con una mala ventilación y con un ambiente insano, perjudicial para nuestra salud debido a la aparición de  hongos, manchas de moho o ácaros. 

Además de afectar a nuestra salud, no saber cómo arreglar las humedades de una casa en venta también se relaciona con un aislamiento deficiente que puede incrementar hasta un 15% la pérdida energética. Y es que las humedades están íntimamente ligadas con la certificación energética de una vivienda. Por ejemplo, en pisos o casas con problemas por filtraciones de agua, arreglar las humedades en casa es fundamental para obtener buena calificación energética y mantener su precio en el mercado

Por último, las humedades pueden llegar dañar considerablemente la estructura del edificio, las fachadas e incluso las instalaciones, de ahí la importancia de tomar medidas cuanto antes. Solo así  podremos mantener la vivienda en buenas condiciones para la venta y que su valor no se vea reducido. 

Identificar las humedades para saber cómo evitarlas 

Antes de explicar cómo combatir las humedades en casa, explicaremos qué tipos de humedades son las más habituales y cómo identificarlas. 

Humedades por condensación

Son las más comunes y, aunque arreglar este tipo de humedades en casa es fundamental, sus efectos secundarios no son excesivamente graves. La principal causa de aparición de humedades por condensación es un ambiente cargado: cuando el aire con exceso de humedad entra en contacto con superficies frías (por ejemplo una pared, un cristal, el marco de una ventana, etc.) el vapor se condensa, pasando de gas a líquido y transformándose en agua. Este tipo de humedades se relacionan con problemas de aislamiento y son habituales en baños y cocinas. Además de problemas en nuestro día a día, las humedades por condensación causan corrosión de materiales (por ejemplo la mampara de la ducha) y aumentan el gasto energético.

Humedades por filtración

Este tipo de humedades son más graves y se producen por deficiencias en el aislamiento de la casa o por el deterioro de sus muros y paredes. Si al visitar una casa vemos este tipo de humedades, debemos replantearnos seriamente su compra. Posiblemente se trate de una casa vieja, ya que las humedades por filtración aparecen con el paso del tiempo, pero también son sinónimo de mala impermeabilización en pisos o viviendas más nuevas. Además, para evitar estas humedades es necesario invertir más dinero, por lo que hay que valorarlo antes de formalizar la  compraventa.

Humedades por capilaridad

La aparición de humedades por capilaridad está condicionada por el terreno y por los materiales de construcción. Lo habitual es que estas humedades aparezcan en sótanos y garajes, por un exceso de agua en la capa freática del suelo, y que vayan ascendiendo hasta alcanzar los muros y paredes de primeras plantas y pisos. Este tipo de humedades están ligadas al subsuelo, y muchas veces se relacionan con fuertes lluvias y con averías por fugas de agua. Por este motivo, antes de comprar un piso es importante consultar con la Comunidad de Vecinos para no llevarnos sorpresas por gastos de obras o derramas comunitarias.

Cómo combatir las humedades en casa: consejos prácticos 

¿Buscas las claves para evitar la aparición de humedades? ¿Quieres un método efectivo para quitar las humedades en una casa vieja? Si es así, estos consejos pueden ayudarte.

Generalmente, el principal problema de las humedades es que no se detectan inmediatamente, sino que es necesario ver signos evidentes que delaten su presencia. Aún así, podemos realizar algunas cosas para evitar las humedades o, al menos, detectarlas en sus primeras fases y arreglarlas cuanto antes. Estas pequeñas acciones son: 

  • Revisar periódicamente (anual o bianualmente) fisuras o grietas en fachadas y paredes que puedan suponer una vía de filtración de agua.
  • Comprobar que las tejas están bien colocadas y que no hay roturas. Normalmente, cuando hay problemas de humedad relacionados con el tejado, la primera manifestación son goteras pequeñas. Si las detectamos debemos poner remedio para evitar problemas en el futuro. 
  • Limpiar una vez al año desagües, bajantes y/o canalones.
  • Cuidar posibles fisuras en ventanas o puertas. También es importante sellar ambos elementos, especialmente en zonas de alta concentración de humedad como la cocina o el baño. 
  • Verificar la presencia de humedades. Las filtraciones por lluvia se manifiestan como manchas, delimitadas, que aumentan con las precipitaciones. Respecto a la humedad exterior, su signo más evidente son las eflorescencias blancas en la fachada. Puedes comprobar la presencia de humedades por condensación pegando con cinta adhesiva un trozo de papel de aluminio sobre la pared afectada. Si en la cara visible del aluminio hay vaho, existen problemas de condensación. 

Algunos consejos sencillos para evitar las humedades en casa son:

  • Ventila bien. Una buena ventilación permite una buena circulación del aire y hace que la humedad no se quede estancada. 
  • Usa extractores de aire. Sobre todo cuando cocines o te duches. Utiliza la campana extractora en la cocina y, si tu baño no tiene un sistema de ventilación autónomo, abre un poco la ventana después de la ducha.
  • Tiende fuera de casa. La ropa recién salida de la lavadora está cargada de humedad que se transfiere fácilmente al ambiente. 
  • Aumenta la temperatura de las paredes frías. De esta forma, mejorarás su capacidad aislante y reducirás la humedad. 
  • Si debes cambiar las puertas de vivienda, elige las de PVC, ya que retienen menos la humedad que las de aluminio.
  • Instala doble acristalamiento en las ventanas. Posiblemente, ésta es una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vivienda, tanto para evitar humedades como para aislar la casa y eliminar los puentes térmicos y pérdidas energéticas. 

La presencia de humedades se percibe como un gasto añadido y como un aumento en las facturas energéticas. Por eso, y como expertos en el sector inmobiliario, desde Deplace siempre recomendamos reparar las humedades antes de poner una vivienda en venta. 
¿Buscas un piso que se adapte a las necesidades de tu familia? ¿Deseas poner tu casa en venta y quieres el asesoramiento de profesionales que te ofrecezcan consejos prácticos? Contacta con nosotros.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR