Tips para reformar tu terraza o jardín de cara al verano

cómo reformar una terraza

Con la llegada del calor, muchos nos planteamos qué hacer con nuestras terrazas y jardines. Ambos espacios, que quizá pasan desapercibidos durante el invierno, son perfectos para organizar comidas o cenas, o para disfrutar de nuestro tiempo de ocio.

¿Merece la pena reformar tu terraza o tu jardín?

Cuando reformamos terrazas o jardines, el principal objetivo suele ser convertirlos en espacios más funcionales, algo que puede ser mucho más sencillo de lo que parece.

Por ejemplo, en las reformas de terraza pequeñas, solo necesitas instalar un cerramiento para crear una habitación extra que puedes usar como despacho o zona de juegos.

Por otra parte, si lo que quieres es reformar la terraza de un ático o una azotea, puedes aportar mayor confort simplemente incorporando plantas o un pequeño huerto.

Algo parecido ocurre con los jardines, donde la clave es combinar, de manera equilibrada, elementos funcionales y decorativos.

Pero, además de sacar el máximo partido a estos espacios durante el verano, mejorar tu terraza o jardín tienen otro beneficio importante. Y es que, en un momento en el que valoramos más que nunca las estancias exteriores de la vivienda, convertir estas zonas en el espacio «estrella» de tu casa puede aumentar su valor hasta un 25%.

Como ves, la inversión merece la pena y conviene que te tomes tu tiempo en planificar la reforma.

Cómo reformar una terraza: ideas para aprovechar los espacios de exteriores de tu casa

Suelos y paredes

Reformar una terraza suele ser bastante sencillo. En la mayoría de los casos, ni siquiera tendrás que hacer obras: con algunas modificaciones en la distribución y algunos cambios decorativos puede ser suficiente.

Aun así, al reformar terrazas exteriores siempre conviene revisar el suelo, expuesto a la intemperie, la lluvia y el frío.

Elegir el suelo adecuado para tu terraza o tu jardín es importante. En el primer caso, también es fundamental una buena impermeabilización con tela asfáltica o pinturas hidrófugas, y revisar los desagües, tanto de lluvia como de riego, para prevenir la aparición de humedades y evitar molestias a los vecinos.

Para seleccionar el suelo de tu terraza, debes tener en cuenta el clima. Te aconsejamos decantarte siempre por materiales resistentes y antideslizantes. Las opciones son muchas, tanto en madera como en pavimento.

Otra idea para reformar terrazas es pintar o revestir las paredes con madera o con plaquetas de poliuretano imitando el mármol. Las baldosas hidráulicas también son una buena idea si buscas inspiración sobre cómo reformar una terraza pequeña o un patio interior de manera original. No es necesario que cubras toda la pared: con usarlas en uno de los frontales o en los bordes, será suficiente.

Los jardines verticales son otra alternativa interesante para convertir la terraza en un espacio inspirador.

Distribución y comunicación interior-exterior

Una de las claves para sacar el máximo partido a tu terraza o jardín con tu reforma es conseguir una buena comunicación interior-exterior. Así, ganarás superficie útil, generarás sensación de confort y ampliarás la iluminación en el interior de tu casa, algo especialmente importante al reformar terrazas pequeñas.

Mantener en el exterior un estilo de decoración similar al interior de la vivienda también puede ayudarte a dar fluidez y crear sensación de continuidad entre ambos espacios.

Si tienes pensado cambiar las ventanas o puertas, te recomendamos un planteamiento «abierto» y sin obstrucciones, con puertas correderas o plegables.

A la hora de planificar la distribución de la terraza, conviene tener en cuenta la dirección del viento y la orientación del sol, y el espacio disponible. Por ejemplo, si la terraza es larga y estrecha, ubica en los extremos las áreas fijas (sofás, armarios, etc.) y deja libre la zona central.

 Iluminación artificial

La iluminación juega un papel fundamental al reformar tu jardín o tu terraza para sacarle más partido durante las noches de verano.

El primer paso para planificar la iluminación es identificar las diferentes zonas que quieres iluminar. Para ello, debes visualizar tu terraza o jardín divididos en ambientes (para comer, para leer, para relajarse, etc.): en la zona de la barbacoa puedes usar una luz más blanca, y en la zona chill out una luz menos intensa y más cálida

En los jardines, conviene resaltar lumínicamente la entrada y algunos elementos vegetales como piedras, árboles o flores.

En las terrazas, la iluminación ambiental es fundamental para crear espacios acogedores. Las luces encastradas en el suelo emiten resplandor hacia arriba y pueden ser una buena alternativa en muros o paredes, aunque nuestra recomendación es colocar plafones con la luz hacia abajo para dar claridad al suelo y evitar tropezones.

Si tu terraza tiene escaleras, instala una iluminación que permita subir y bajar sin problema.

Otra buena idea para reformar tu terraza o tu jardín y conseguir una iluminación más eficiente es utilizar luces de fuente solar, es decir, que se cargan con la energía del sol y emiten luz durante la noche.

Los sensores de movimiento también son una buena alternativa para iluminar zonas exteriores de manera práctica y eficiente, y debes tenerlos en cuenta al plantear cómo reformar tu jardín.

Por último, si tienes piscina, delimita el perímetro con luces alrededor para evitar accidentes o caídas.

Muebles

 Los muebles para zona exteriores deben ser «todoterreno».

El consejo, tanto para terrazas como para jardines, es elegir muebles de aleaciones metálicas, fibras sintéticas que imitan a las naturales y tejidos tecnológicos que resistan el sol, la lluvia o las inclemencias del tiempo.

En sectores cubiertos, puedes apostar por materiales más «delicados» como la madera, el bambú o el mimbre, aunque requieren mantenimiento y cuidados porque pueden estropearse.

La elección del tipo de muebles dependerá del espacio disponible y del uso que vayas a dar a tu terraza o jardín,

Actualmente, puedes encontrar muebles auxiliares y muebles plegables que pueden ayudarte a cambiar la decoración de tu terraza y a mejorar su funcionalidad. Otra elección, por su versatilidad, son los bancos para exteriores de madera, forja o acero.

Si tu terraza o tu jardín no cuentan con espacio techado, puedes colocar una sombrilla, un toldo o una pérgola para crear zonas de sombra. Otra opción es techar, aunque esto implica hacer obras y supone una mayor inversión económica.

Plantas

Además de mejorar la estética y armonía de los ambientes, la vegetación ayuda a disipar el calor en verano, por eso las plantas son tan importantes en jardines y terrazas.

Elegir un tipo de plantas u otras depende del espacio disponible, del clima, de la orientación y las opciones de riego. Las posibilidades son prácticamente infinitas, así que conviene hacer una buena planificación en función de las condiciones de cada región o las condiciones del suelo.

Como ya hemos comentado, instalar jardines verticales o colgantes es una buena alternativa para vestir las paredes de azoteas y terrazas en áticos.

Para sacar el máximo provecho a tu jardín, puedes crear un «rincón especial» para relajarte o leer resaltando las líneas de un sendero, plantando árboles o arbustos en zonas pavimentadas e instalando una pequeña fuente. 

¿Buscas una casa con terraza o con jardín en tu ciudad? Contacta con Deplace. Somos tu inmobiliaria online de confianza.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR