¿Cómo se comparan las hipotecas?

Comparador de hipotecas
Compartir

Las hipotecas son productos bancarios que condicionan nuestra economía familiar durante años.  Por eso, antes de contratar una, es vital saber cuál es más barata o la que mejor condiciones nos ofrece en función de nuestras necesidades y de nuestra situación personal y económica.

Por suerte, y gracias al desarrollo de Internet, actualmente disponemos de aplicaciones que nos permiten analizar productos hipotecarios desde nuestra casa. De hecho, hoy en día prácticamente todas las entidades bancarias tienen en sus páginas web un comparador de hipotecas. 

¿Cuál es el problema de los comparadores de los bancos? 

El problema es que, a veces, estas herramientas de los bancos no son del todo transparentes y nos ofrecen información parcial o muy genérica, por lo que debemos consultar directamente en una oficina las condiciones reales del producto y las cláusulas específicas de la letra pequeña. 

Aún así, algunos bancos, especialmente los que comercializan sus productos online, suelen presentar la información de manera muy clara y transparente, conscientes, precisamente, de que éste punto juega a su favor frente a su competencia. 

Por otra parte, al utilizar estas herramientas encontramos otra limitación y es que se centran únicamente en los productos de una entidad y, generalmente, lo que nosotros necesitamos es comparar la oferta de varios bancos para conocer todas nuestras opciones. Y no solo las hipotecas del Banco Santander, o las hipotecas del BBVA, por ejemplo.

En estos casos la mejor opción es buscar un comparador de hipotecas externo, es decir, que no sea de ningún banco. Aún así, para consultar las condiciones específicas, deberemos recurrir a las web e las entidades bancarias. 

Ventajas de utilizar un comparador de hipotecas: 

A pesar de todo, utilizar un comparador de hipotecas también tiene muchas ventajas. Un comparador de hipotecas es una herramienta online, generalmente gratuita, que permite comparar los productos hipotecarios de diversas entidades bancarias. Su funcionamiento es sencillo e intuitivo, y no requiere conocimientos específicos sobre finanzas. 

Los datos que debemos introducir en un comparador de hipotecas son los siguientes: 

  • Para qué solicitamos el dinero (comprar una vivienda habitual, adquirir una segunda residencia, cambiar la hipoteca de banco, reunificar deudas, etc.). 
  • Que tipo de interés buscamos (fijo, variable o mixto). 
  • Cuál es valor del inmueble que queremos comprar. 
  • Qué cantidad de dinero necesitamos (importe del préstamo hipotecario). 
  • Cuál es el plazo de amortización que nos conviene (es decir, tiempo en que queremos pagar la hipoteca). 

En algunos casos, la herramienta también nos permite introducir otros datos como la provincia donde queremos comprar el inmueble o si la vivienda es de nueva construcción o de segunda mano. 

Las principales ventajas de usar un comparador de hipotecas son: 

  • El usuario conoce todas las alternativas según sus intereses. 
  • Son “neutros”. Muchos comparadores de hipotecas no dependen de los bancos y suelen contar con opiniones de otros usuarios, por lo que se detallan aspectos de la letra pequeña relevante. Para quien quiere contratar una hipoteca, esto es sinónimo de transparencia y seguridad
  • Para los bancos, un comparador de hipotecas online es una herramienta muy útil, pues se convierte en un escaparate en el que sus productos pueden resaltar sobre el resto. 

Como ya sabes, contratar una hipoteca no siempre es fácil y únicamente los clientes con solvencia económica acceden a las mejores ofertas de las entidades. Por eso son cada vez más las personas que analizan estas ofertas en Internet. Y aunque actualmente se trata más de una cuestión de información, las cosas pueden cambiar en el futuro. De hecho, en los mercados online maduros el 54% de los usuarios ya contratan productos online incluyendo seguros y productos bancarios como las hipotecas. 

En todo caso, para comparar hipotecas de manera más segura te recomendamos que utilices todos los medios a tu alcance, es decir, recopilar la información con un comparador de hipotecas, visitar las páginas web de las diferentes entidades y analizar las ofertas que más te interesen de manera específica en una sucursal. 

Elementos a tener en cuenta para comparar hipotecas 

Cuando comparamos hipotecas debemos valorar una serie de aspectos: 

El importe mínimo y máximo que ofrecen y el porcentaje de financiación 

Por norma general, los bancos no financian el 100% del importe de una vivienda. En el caso de las residencias habituales cubren como máximo hasta el 80% del valor de tasación y, en el caso de las segundas residencias, hasta el 70%. 

Esto quiere decir que, para pedir una hipoteca, debemos tener algunos ahorros que garanticen el pago por completo de la propiedad, un importe que puede ir desde el 20% al 40% dependiendo de cada caso.

Por otra parte, los bancos suelen poner límites mínimos y máximos a sus hipotecas. Por ejemplo, hay productos en los que préstamo mínimo es de 30.000€ y el máximo de 300.000 €. Esto quiere decir el banco no nos va a conceder una hipoteca por más valor.  Conocer este límite de dinero es importante, ya que no sirve de nada barajar una hipoteca que no nos conceda el dinero que necesitamos para comprar una casa. 

El plazo de amortización

Este plazo determina la cuota mensual que vamos a pagar y durante cuánto tiempo. A menor cuota, más largo será el plazo de amortización del préstamo y, por tanto, más intereses pagaremos. Lo ideal es contratar la hipoteca para el menor plazo posible, aunque siempre debemos tener claro cuál es el importe mensual máximo que podemos asumir para cumplir los pagos con solvencia. 

El tipo de interés

El tipo de interés condiciona el coste final de la hipoteca y determina el importe de las cuotas mensuales. También es uno de los pocos aspectos que puedes negociar con tu entidad bancaria para obtener mejores condiciones para tu préstamo. 

Existen tres tipos de interés: 

  • Fijo. Es el más fácil de comparar. La mejor opción es elegir aquella que tenga un TIN más bajo. Esto quiere decir que pagarás menos intereses y que la cuota será la misma durante todo el tiempo de amortización. 
  • Variable. Con el tipo de interés variable es más complicado comparar varias hipotecas. Aunque todas utilizan como referencia el Euribor más un diferencial y lo normal es elegir la hipoteca en el que éste sea más bajo, debemos tener en cuenta otros elementos como el TAE. 
  • Mixto. Comparar hipotecas de tipo de interés mixto es difícil porque debemos comparar el periodo de tipo fijo (3, 5 o 10 años), y el de tipo variable. 

Las comisiones

A la hora de comparar hipotecas debemos valorar si el banco nos cobra comisiones por apertura, por desistimiento total o parcial, por subrogación o por novación. Aunque no es un factor determinante hay que tenerlo en cuenta: si dos hipotecas nos ofrecen las mismas condiciones, lo normal es elegir aquella que tenga menores comisiones. De hecho, hay hipotecas totalmente libres de comisiones.

Los productos vinculados 

Muchas veces, la concesión de una hipoteca está sujeta a la contratación de otros productos vinculados a la entidad bancaria como seguros, planes de pensiones, domiciliación de ingresos, etc. Estos productos también deben valorarse a la hora de comparar hipotecas, ya que pueden encarecer mucho el importe del préstamo hipotecario. 

Comparar hipotecas no siempre es fácil. Antes de contratar una, debemos valorar muchos aspectos y un comparador de hipotecas es una buena forma de hacerlo. En algunos casos, conviene valorar la opción de contratar los servicios de un asesor hipotecario o de una empresa especializada en el sector.  
Si tienes dudas sobre cuál es la hipoteca que más te conviene o sobre el tipo de vivienda que mejor se adapta a ti, contacta con nosotros. ¡Desde Deplace podemos ayudarte!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR