¿Por qué comprar una casa en la sierra?

comprar casa en la sierra
Compartir

La vivienda siempre es una buena opción para invertir nuestros ahorros. Por eso, tradicionalmente, muchas personas se planteaban comprar una segunda residencia para convertirla en su casa durante el verano, para pasar los fines de semana y los días festivos, o para alquilarla con el objetivo de obtener una rentabilidad económica.

Sin embargo, la llamada «nueva normalidad» y la implantación del teletrabajo han provocado que el concepto “·segunda residencia” haya dado un giro de 180 grados para pasar a convertirse en un segundo hogar alejado de la ciudad y cerca de espacios al aire libre. 

Por eso, y aunque hasta ahora parecía ser suficiente con un pequeño apartamento en la playa o en la montaña, en la actualidad las necesidades que nos planteamos a la hora de comprar una segunda residencia son muy diferentes en cuanto a tamaño, ubicación, instalaciones, etc.

La pregunta es: ¿estamos en buen momento para hacer este tipo de inversiones? Lo cierto es que sí, ya que el precio de la vivienda en nuestro país sigue bajando y ahora es posible encontrar buenas oportunidades de compra.

7 razones para comprar casas en la sierra 

¿Alguna vez te has preguntado por qué comprar una casa en la sierra es una buena idea? Aquí te explicamos algunas de las ventajas de esta inversión: 

  • Están adaptadas a la nueva normalidad. Las limitaciones de aforo y de movimiento, junto con el toque de queda, nos han hecho replantearnos nuestro modo de vida, y cada vez vemos más importante encontrar viviendas que, además de ofrecernos espacio para descansar, nos permitan teletrabajar y estar cerca de emplazamientos tranquilos, en contacto con la naturaleza.
  • Puedes obtener rentabilidad a medio-largo plazo. comprar una casa de vacaciones como inversión es una gran idea, ya que alquilar una casa en una zona rural o en la sierra para desconectar de la rutina y practicar deportes al aire libre es una opción  al alza para pasar las vacaciones y el tiempo de ocio, y por eso las viviendas en zonas de montaña están cada vez más cotizadas.
  • Los impuestos son más bajos. Generalmente, las casas en la sierra están ubicadas en poblaciones de pequeño tamaño en las que impuestos como el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) o el impuesto de circulación son más bajos que en las grandes ciudades.
  • Son una alternativa para pasar largas temporadas. El teletrabajo ha llegado para quedarse. Este cambio nos ha permitido modificar algunas de nuestras rutinas y nos ha abierto los ojos respecto a nuestras necesidades residenciales. También nos ha permitido dar un nuevo uso a las segundas viviendas, en las que pasar largas temporadas ahora es mucho más fácil. ¿Lo único que necesitamos? Tener un buen acceso a Internet y disponer de servicios básicos (tienda, colegios, centro de salud, farmacias, etc.) cerca. 
  • Venderlas es más sencillo. Las casas en la sierra tienen mucha demanda y, si necesitas vender tu propiedad para obtener liquidez, podrás hacerlo en poco tiempo. También podrás recuperar tu inversión a través del alquiler: los beneficios pueden ser de entre un 8% y un 10% al año. Esto quiere decir que, en unos 10 años, puedes recuperar tu inversión inicial, aunque los beneficios pueden ser mayores si compras una casa en la sierra cerca de zonas de escalada o senderismo, estaciones invernales, parques nacionales o balnearios.
  • Estarás en contacto con la naturaleza. Las recomendaciones actuales incluyen la realización de actividades en espacios abiertos, con menos aglomeraciones y con el menor contacto social posible. Las segundas residencias en la sierra son ideales para ello: normalmente se ubican en núcleos de población más pequeños y están en contacto con la naturaleza. 
  • Están adaptadas a los nuevos hábitos de vida. Los inversores y compradores ya priorizan que sus viviendas tengan espacios exteriores como terrazas, garajes, porches o jardines, habitaciones extra o mucha luz natural. Por norma general, las casas en la sierra son muy espaciosas y disponen de este tipo de espacios y zonas al aire libre. 

¿Qué debo tener en cuenta antes de comprar una casa en la sierra? 

Comprar una casa en la sierra es una decisión muy importante, ya que supone una inversión económica considerable. Las ventajas son muchas, tal y como hemos explicado. Pero, aun así, antes de iniciar la búsqueda conviene que evalúes el coste y el mantenimiento que exigen este tipo de inmuebles, tanto para uso residencial o temporal como para vivienda habitual.

Para empezar, si vas a comprar una casa en la sierra, debes calcular el tiempo que necesitas para llegar hasta ella desde tu residencia habitual, tu lugar de trabajo o la zona comercial más cercana. Esto, que puede parecer algo secundario, es muy importante antes de adquirir una segunda residencia, independientemente de su ubicación.

Otro de los aspectos que debes valorar antes de comprar una casa en la sierra son las vistas. Puede que al adquirir una en la ciudad no las tengamos tanto en cuenta y prioricemos otros aspectos, pero son uno de los principales encantos y ventajas de las casas de campo y de montaña. 

Además, en este tipo de viviendas son especialmente importantes los accesos y las características del entorno (paisajes, servicios, pueblos cercanos, comunicaciones, etc.), ya que ambos no solo influyen notablemente en tu comodidad, sino que acabarán condicionando el precio de la vivienda y su posible revalorización en el mercado.

Por otra parte, ten en cuenta que la rehabilitación puede ser un trámite obligatorio para acondicionar una casa en la sierra y convertirla en un lugar más cálido y acogedor. En este caso, tendrás que tener en cuenta el gasto que estás dispuesto a asumir o el tipo de reforma que quieres hacer. Eso sí, piensa también que la inversión aumentará mucho el valor de tu propiedad. 

Por otra parte, y aunque la mayoría de las casas de campo resisten bien el paso del tiempo, conviene revisar el estado general de la vivienda antes de hacer una oferta definitiva por ella. En este caso, debes prestar especial atención al estado de las instalaciones, sobre todo de climatización y calefacción. Actualmente, la tendencia es apostar por las energías limpias, como paneles solares, sistemas de aerotermia, estufas de biomasa o soluciones similares que, además de ser sostenibles y respetuosas con el medioambiente, nos permiten ahorrar en nuestras facturas energéticas (luz, gas, combustible, etc.).

La demanda de segundas residencias y de alojamientos de turismo rural es una realidad, y las casas en la sierra cumplen esa doble función. Además, la compra de una segunda vivienda siempre es una buena inversión.

Si estás buscando una vivienda en la sierra o en un enclave natural con encanto, contacta con Deplace. Somos tu inmobiliaria de confianza, y te ofrecemos el mejor asesoramiento para encontrar una segunda residencia adaptada a tus necesidades. ¿Hablamos?

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR