Comprar una casa para vivir en Cuenca: barrios y zonas que más te interesan

Cuenca
Compartir

Considerada una de las ciudades más bonitas de España y con un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996, Cuenca es una capital de provincia perfecta para vivir: su tamaño pequeño y su cercanía con Madrid, sumados a su historia, el buen precio de la vivienda y su extraordinaria gastronomía, la convierten en una ciudad ideal para invertir en vivienda

¿Cuáles son las mejores zonas para vivir en Cuenca? 

Barrios del Centro histórico 

Al igual que ocurre en otras ciudades de España, el centro histórico de Cuenca ha sufrido un deterioro constante, que ha derivado en un progresivo abandono. 

Sin embargo, cada vez más vecinos destacan las ventajas de vivir en el centro de Cuenca. De hecho, la nueva Asociación de Vecinos Centro de Cuenca ha nacido para aunar esfuerzos y convertir esta parte de la ciudad, delimitada entre las calles Colón, Calderón de la Barca, Ramón y Cajal, Las Torres y Tintes, en una zona residencial moderna y atractiva para las parejas jóvenes

Algunas de estos barrios en los que es posible comprar una casa para su rehabilitación son: 

Ciudad alta 

Cuenca es el prototipo de ciudad-fortaleza medieval y su casco urbano está organizado en varios niveles. En la zona conocida como «Ciudad Alta» estuvo situada la Alcazaba musulmana en la Alta Edad Media. 

Aunque en los últimos años la oferta de vivienda en esta zona ha crecido, en la mayoría de los casos se trata de inmuebles antiguos que requieren reformas. Por eso, si buscas un piso nuevo o una vivienda unifamiliar, debes decantarte por otros barrios de la ciudad.

Barrio de San Pedro

El barrio más antiguo de Cuenca está situado en la parte alta, al lado del castillo y de la plaza del Trabuco, y fue la zona más popular de la ciudad prácticamente hasta el siglo XX. La zona conserva numerosos vestigios de la historia de la ciudad, además de las ruinas del castillo, la iglesia de San Pedro, el antiguo convento de las Carmelitas Descalzas, la capilla de Caballeros, el antiguo convento de las Angélicas o los restos del colegio de Jesuitas.

Barrio de San Juan

El Barrio de San Juan está situado en la zona de intramuros de Cuenca, articulado en torno a dos calles paralelas: la calle de San Juan y la calle Palafox. 

Uno de los grandes atractivos del barrio son sus vistas, llamativas y sorprendentes, donde la naturaleza aparece en plena armonía con la arquitectura, formada en su mayoría por casas de varias plantas independientes.  

Barrios residenciales de nueva construcción

A lo largo de los últimos cincuenta años, Cuenca ha sufrido una transformación urbana y muchos de sus habitantes han «abandonado» los barrios históricos para instalarse en zonas residenciales que, aunque cerca del centro, les permitieran disfrutar de una serie de servicios y comodidades. 

Entre estos barrios destacamos: 

Parquesol

Parquesol es una de las mejores zonas para vivir en Cuenca. Formada en su mayoría por casas adosadas y chalets, cuenta con todo tipo de servicios a sus alrededores, diversos centros educativos, centros deportivos, zonas ajardinadas, un gran parque y múltiples zonas de ocio. Esta zona también se encuentra a menos de 5 minutos del Centro Comercial «El Mirador»

Sin duda, si buscas un lugar donde vivir en Cuenca con niños, Parquesol puede ser una buena alternativa. 

Paseo San Antonio-Reyes Católicos

Este barrio a las afueras de la ciudad está formado por bloques de pisos y urbanizaciones en torno a grandes zonas comunes y jardines que se alternan con bloques de pisos más antiguos, calles de casas independientes y adosados. Esta variedad hace que la oferta de inmuebles sea alta, y que sea más fácil encontrar una vivienda que se ajuste más a tus necesidades. También tiene actividad comercial y de ocio (hay restaurantes, bares, tiendas, etc.). 

Una de las zonas más interesantes si quieres comprar un piso o una casa en Cuenca. 

San Fernando – Carretera de Valencia

Otro de los barrios nuevos de Cuenca capital. Algo más alejado del centro histórico, la zona está compuesta por grandes bloques de pisos (puedes encontrar buenas oportunidades tanto en nueva construcción como de segunda mano), calles anchas, zonas de aparcamiento, parques y zonas verdes, y es una de las más demandadas por familias jóvenes y con niños pequeños.

3 razones para vivir en Cuenca con niños 

Su tamaño, población (54.690 habitantes, según datos del INE del 2019), seguridad y tranquilidad convierten a Cuenca en una ciudad perfecta para vivir con niños: la ciudad dispone de una amplia oferta en cuanto a infraestructuras y servicios de ocio, sanidad y educativos, tres factores clave para ofrecer altos estándares de calidad de vida a sus ciudadanos. 

La ciudad de la comunidad de Castilla-La Mancha permite disfrutar de una vida asequible a tan solo 55 minutos del centro de Madrid y con conexión directa en tren (el precio medio del AVE ronda los 40€), siendo una alternativa para invertir o para instalarnos con nuestra familia.

Una de las principales ventajas de Cuenca es que «todo está cerca» y que sus calles son densas y transitables, por lo que podemos prescindir del coche para desplazarnos por ella. 

Otras razonas por las que debes plantearte vivir en Cuenca con niños son:

Oferta inmobiliaria 

Castilla-La Mancha es una de las pocas regiones que ha presentado índices de crecimiento muy positivos en el mercado inmobiliario en los últimos años, llegando a alcanzar el 27% en el 2017. De hecho, tanto los precios como el movimiento del mercado de compraventa de viviendas hacen de Cuenca una ciudad interesante para comprar una casa. 

Una ciudad «viva» y en contacto directo con la naturaleza 

Cuenca está en contacto con la naturaleza, lo que ofrece una gran calidad de vida. Las increíbles vistas que se vislumbran desde el Parador, un antiguo convento ubicado en un emplazamiento único, o sus famosas casas colgadas, bañadas por los ríos Júcar y Huécar y doradas por el sol, confieren a Cuenca una imagen de postal y la convierten en un atractivo destino turístico con una amplia oferta de restauración

Además, Cuenca se levanta en la parte central del país, y está rodeada de montañas y bosques con una belleza natural increíble, como es la famosa “Ciudad Encantada”. De hecho, ciclistas, corredores, escaladores y excursionistas son una estampa habitual a lo largo de los muchos senderos que salen de la ciudad hacia el campo para conocer los alrededores. Segóbriga, Belmonte o Huete son algunas de las localidades cerca a la capital que no te puedes perder. 

Platos de «toda la vida»

Cuenca es una provincia conocida por su rica gastronomía tradicional. Posiblemente, el plato típico más conocido de la cocina conquense es el morteruelo, elaborado a partir de hígado de cerdo con otros tipos de carne. También forman parte de la rica cultura gastronómica de Cuenca los zarajos, el ajo arriero, el resolí o las carnes de caza, como el venado, el jabalí, la perdiz o el conejo, cocinadas de diferentes formas. 

Si estás pensando en comprar una casa en Cuenca, contacta con Deplace. Te asesoraremos desde el primer momento y te ayudaremos a encontrar una vivienda que se ajuste a tus necesidades. 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR