5 consejos para comprar vivienda en pareja

comprar vivienda en pareja

Comprar una vivienda en pareja tiene algunas ventajas. Para empezar, este tipo de préstamos se asocian a dos pagadores, siendo más fácil que el banco acepte la solicitud. Además, podréis acceder a una cuantía de dinero superior (la capacidad de endeudamiento es más elevada) y las condiciones de financiación son más beneficiosas, ya que el banco tiene mayores garantías de cobro. 

Todo esto sin olvidar que las cuotas compartidas son más fáciles de asumir y que, en caso de imprevisto (por ejemplo si uno de los dos miembros de la pareja pierde su trabajo) existe más tiempo para reorganizar vuestras finanzas. 

Sin embargo, al comprar una casa en pareja también conviene ser precavido: el amor puede acabarse antes que la hipoteca y en este caso no hay una legislación clara para repartir los bienes en común, como ocurre en un matrimonio. 

Por ejemplo, en un matrimonio casado en gananciales, al firmar una hipoteca tenemos claro que el 50% de la deuda y la mitad del inmueble quedan adjudicados a cada uno de sus miembros. Pero, ¿qué ocurre con la hipoteca o con la propiedad si no estamos casados ni somos pareja de hecho? 

¿Conviene comprar una casa en pareja, sin estar casados? 

Para comprar una vivienda en pareja tendremos que seguir los mismos pasos que estando casados o siendo pareja de hecho, y las condiciones que nos ofrezca el banco serán las mismas. 

Sin embargo, siempre conviene probar que la pareja ya está consolidada, y la mejor manera de hacerlo es presentando un documento oficial. 

¿Por qué? Porque, aunque no se ajuste a la realidad, los bancos consideran que concediendo la hipoteca a una pareja casada es más difícil que haya problemas con la hipoteca en caso de separación y se asume menos riesgo.

Por eso, en casos de parejas que no están casadas y quieren comprar un piso o una casa en común, la recomendación de los expertos es firmar un documento, elevado a escritura pública, en el que se estipulen unas premisas sobre cómo se gestionaría la hipoteca si la pareja finaliza su relación. 

De esta forma, se establece entre ambos un régimen de gananciales, que dará lugar a una situación de comunidad de bienes y que, a su vez, servirá para regular los derechos de esa copropiedad estipulados en el Código Civil.

En este documento se recomienda especificar:  

  • El porcentaje que cada miembro de la pareja aporta a la compra. Esto es especialmente importante si uno de los dos miembros aporta más dinero que otro para asumir los gastos asociados, la entrada, etc. 
  • El porcentaje que cada miembro de la pareja aporta a la hipoteca. 
  • Las pautas a seguir en caso de que la pareja se separe.
  • Qué hacer con la vivienda si, una vez separados, ningún miembro de la pareja quiere quedarse con el inmueble.

El coste de este documento suele ser inferior a 100 €, una inversión rentable si tenemos en cuenta que puede evitarnos problemas en el futuro. 

¿Cuál es la diferencia entre comprar una vivienda en pareja o estando casados? 

Cuando compramos una vivienda estando casados o siendo pareja de hecho, la adquisición y sus condiciones estarán asociadas al régimen de dicha unión, que puede ser: 

  • Separación de bienes.  Los patrimonios de cada miembro de la pareja se mantienen separados, y los bienes pertenecientes a cada uno antes y después del matrimonio siguen siendo suyos. En caso de separación, cada uno será propietario de la parte proporcional de la vivienda que haya pagado, aunque ambos la hayan disfrutado por igual.
  • Régimen de gananciales. Todos los bienes adquiridos durante el matrimonio se reparten al 50%. Los bienes adquiridos antes de formalizar la pareja o sean recibidos por herencia, legado o donación durante el matrimonio, se consideran privativos o propios, y serán propiedad exclusivamente de una de las partes. 

En todo caso, conviene explicar que nuestro Código Civil, en su artículo 1320, otorga especial atención y protección a la vivienda familiar, sobre todo en caso de existir descendencia en común. 

Así, y según nuestra legislación, “para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque tales derechos pertenezcan a uno solo de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial».

Tips para comprar una vivienda en pareja 

Los expertos en derecho inmobiliario recomiendan comprar un piso en pareja cuando la relación está asentada. Por una cuestión legal, aconsejan que se haya formalizado por matrimonio o inscrito en el Registro de parejas de hecho.

Si sois una pareja no casada, tal y como ya hemos explicado, conviene establecer unas premisas que aclaren la situación en caso de separación y elevarlas a escritura pública. 

Desde DEPLACE también os recomendamos: 

Valorar detalladamente vuestras necesidades 

Debéis tener claro qué tipo de casa buscáis para que se ajuste a vuestros planes de futuro en común. También es importante elegir una zona que sea favorable a ambos, así como con servicios que puedan revalorizar el precio del inmueble en caso de venta. 

Hacer un presupuesto conjunto

Esto es muy importante para comprar una vivienda en pareja. Evidentemente, los ingresos de ambos facilitarán la transacción y harán que las cuotas resulten más asequibles. Aun así, es fundamental definir cuánto podéis aportar cada uno a la hipoteca, a los gastos de la casa y a vuestro ahorro personal. La recomendación de los expertos es no destinar a la hipoteca más del 30% del dinero disponible después de pagar todos vuestros gastos fijos mensuales (préstamo del coche, gastos de Internet o teléfono, etc.). 

Calcular todos los gastos asociados 

Muchos gastos asociados a la compra de una casa no son perceptibles a primera vista, como pueden ser comisiones, gastos de notaría etc. A la hora de comprar una casa en pareja es fundamental determinar cuánto dinero tenéis para la entrada o la cuota inicial y calcular el importe de impuestos, suministros, etc. 

Elegir un buen momento para comprar 

Desde el punto de vista personal, conviene que ninguno de los dos tengáis intenciones de mudaros a otra ciudad en un futuro próximo. Desde una perspectiva económica, la estabilidad laboral o la previsión de ingresos fijos a largo plazo son otras cuestiones clave para minimizar el riesgo de impago al comprar una casa en pareja.

No recurrir a un aval 

Si no podéis acceder una hipoteca, nuestro consejo es que esperéis a tener unos ahorros o a que podáis contratar una hipoteca. Solicitar a alguien cercano que sea vuestro avalista es una opción que no siempre es recomendable, sobre todo porque puede tener consecuencias graves en caso de no poder frente a las cuotas o en caso de separación, pues normalmente esto se pide a familiares. 

Contar con el asesoramiento de expertos es fundamental para encontrar una vivienda que se ajuste a tus necesidades, para agilizar el proceso de compraventa y para conseguir una hipoteca en mejores condiciones. ¿Quieres que te ayudemos a encontrar la casa de tus sueños? Contacta con DEPLACE.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR