Cuánto cuesta un chalet

¿Cuánto vale un chalet en España?

Desde Deplace analizamos los elementos que condicionan cuánto cuesta un chalet. Los más importantes son ubicación, tamaño, características de la superficie exterior (extensión, si tiene garaje, terraza o piscina, etc.) y antigüedad. 

¿Qué es un chalet?

Según la RAE, un chalet (o chalé) es una edificación para uso residencial dotada al menos de una planta con jardín. Los chalets son viviendas amplias rodeadas, además de por una zona de jardín,  por un patio. No son habituales en los centros urbanos de las ciudades, especialmente de las de gran tamaño, porque requieren de una zona adyacente; siendo un tipo de vivienda más habitual en zonas residenciales y urbanizaciones periféricas. 

Normalmente, los chalets se diseñan en función de las condiciones climáticas de cada zona, un hecho que condiciona la forma de su tejado, o los materiales utilizados en su construcción. Dependiendo de esta combinación y de la estética en nuestros pueblos y ciudades encontramos chalets de estilo americano, suizo, anglosajón, normando o italianos, entre otros. 

¿Cuánto cuesta un chalet? ¿Cómo se calcula su precio? 

El precio de la vivienda está condicionado por el precio del metro cuadrado. Este valor es diferente en cada provincia, localidad e incluso barrio. Así, un chalet no tendrá el mismo precio de tasación en la provincia de Madrid (1822€/m2), que en la de Valencia (1.065€/m2), o en la de Albacete (815€/m2). Tampoco será igual en una gran ciudad que en una zona de costa, en una urbanización o en una población pequeña de unos pocos miles de habitantes. 

A su vez, el precio de un chalet también varía si es de nueva construcción, de segunda mano o de si lo construimos nosotros mismos (autopromoción). El precio medio del metro cuadrado construido en España en el primer trimestre de 2019 fue de 1.636,3€. En viviendas de hasta cinco años de antigüedad este valor se situó en 1.869,1€, y en las de más de cinco años alcanzó los 1.628,7€. El precio del metro cuadrado sin construir es más bajo, pero deberás añadir los gastos de material y mano de obra. 

Para saber cuánto cuesta un chalet de autopromoción debes tomar como referencia el valor del suelo en función de su calificación. En las parcelas de suelo rústico el precio del metro cuadrado es más barato pero en ellas no podrás construir una vivienda. Si la parcela está en una zona calificada como urbanizable no  podrás edificar hasta hacer un Plan Parcial, que depende del Ayuntamiento. En este caso para construir un chalet un particular debe disponer de un mínimo de metros cuadrados. Por último están los solares, parcelas ubicadas en zonas urbanas. En este caso el precio del metro cuadrado está condicionado por la edificabilidad, que es la superficie total de construcción  permitida en esta parcela en cuestión. La edificabilidad se expresa en m2/m2. Por ejemplo, en un solar de 100m2 y con edificabilidad 2 m2/m2, el máximo que puede construirse son 200 m2. 

Además del precio del metro cuadrado, para saber cuánto cuesta un chalet debes tener en cuenta otros aspectos: los metros cuadrados habitables, el tipo de parcelas colindante, si está en una zona residencial o en una urbanización o la cantidad de elementos que incluya (jardín, piscina, zona de aparcamiento, garaje, terraza, etc.). 

Ventajas de vivir en un chalet 

  • Una casa más grande. La mayoría de chalets son viviendas muy espaciosas. 
  • Más iluminación. Como viviendas independientes los chalets no tienen edificios “pegados”, por lo que tienen más luz natural. 
  • Ambiente tranquilo. Los chalets suelen estar alejados de las zonas céntricas de las ciudades. Esto es sinónimo de un ambiente más tranquilo y familiar. 
  • Independencia y privacidad. Residir en una vivienda unifamiliar con parcela tiene otra ventaja: poder disfrutar de mayor intimidad e independencia especialmente importante en el día a día, pero también a la hora de realizar obras o remodelaciones en la vivienda, ya que no necesitarás la aprobación del resto de vecinos. 
  • Zona exterior. La mayoría de chalets disponen de una zona exterior de jardín, huerto o piscina, ideal tanto para niños como para mascotas. 

Chalet nuevo, chalet de segunda mano o autopromoción: ¿cuál es la mejor opción?

Actualmente la compra de vivienda usada es la principal opción para aquellos que desean vivir en el centro de las ciudades. Para quienes prefieren vivir en las afueras o disponer de mayor espacio, una casa familiar o un chalet es la mejor opción. 

En lo que respecta a la concesión de una hipoteca, el banco no decide sus condiciones o concesión en función de si el chalet es nuevo o de segunda mano. Este aspecto sí que condicionará su valor de tasación, es decir, cuánto cuesta un chalet. 

Ventajas de comprar un chalet nuevo 

Comprar un chalet nuevo es comprar una vivienda en perfectas condiciones, moderna, construida con materiales óptimos y dotada de sistemas eficientes. La principal ventaja de un chalet nuevo es que no necesita reformas, y que gracias a su aislamiento y diseño nos permitirá ahorrar energía y agua desde el primer momento. 

El principal inconveniente de comprar un chalet nuevo es que a veces se hace durante el tiempo de construcción. En estos casos la entrada y los primeros pagos de la hipoteca se hacen cuando el chalet está sin acabar, así que pagamos antes de disfrutar de él. 

Ventajas de comprar un chalet de segunda mano

Los chalets de segunda mano suelen ser más baratos que los de nueva construcción. En función del tiempo de construcción es posible que necesiten una reforma para adaptarla a nuestros gustos estéticos, mejorar su aislamiento térmico o reparar el sistema eléctrico y las tuberías, algo que condicionará cuánto cuesta un chalet. 

Las principal ventaja de comprar un chalet usado es que podremos entrar a vivir casi de manera inmediata. Desde el punto de vista fiscal, la compraventa de una casa de segunda mano está gravada por el Impuesto de transmisiones patrimoniales (entre el 5 y el 11%), un importe que puede ser inferior al del IVA de un chalet nuevo. 

Ventajas de construir tu propio chalet

Según el EUROSTAT, alrededor de un 34% de españoles viven en una casa y más de la mitad de ellos (59%), optan por la autopromoción en un terreno de su propiedad o adquiriendo una parcela. Las entidades bancarias contemplan hipotecas específicas para estos «promotores particulares» que cubren el 80% del valor del proyecto de construcción. En estos casos, también es habitual que los bancos apliquen periodos de carencia de entre 1 y 3 años, el tiempo que suele durar la obra. 

Entre las ventajas de la autopromoción destacamos:

  • Ahorro de costes del promotor.
  • Ahorro de coste de la inmobiliaria.
  • Grado de personalización máxima.
  • Posibilidad construir una vivienda sostenible. 

El principal inconveniente en estos casos es la compra del terreno, que supone entre un 40-50% del presupuesto del proyecto. Otro 40% se destina a la compra de materiales y a la construcción. El resto, a impuestos y tramitaciones que incluyen estudio topográfico y geotécnico, proyecto del arquitecto y licencias del Ayuntamiento.
En Deplace somos expertos en vivienda y buscaremos la casa que mejor se ajuste a tus necesidades. ¿Quieres saber cuánto cuesta un chalet en tu ciudad? ¿Buscas una casa independiente para tu familia? Contacta con nosotros.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR