Egue y Seta, la reinvención del interiorismo

Egue y Seta interiorismo
Compartir

En Deplace pensamos que siempre hay una vivienda para cada persona o familia, y esa vivienda puede encontrarse en un golpe de suerte o puede crearse a partir de otra. La clave del éxito es contar con un interiorista que te inspire y te escuche. Un interiorista trabaja en la modificación y distribución de espacios, puede cambiar paredes, modificar instalaciones, seleccionar nuevos materiales… son expertos en crear nuevos espacios a partir del que se encuentran.

Una vez aclarado en qué puede ayudarte un interiorista, tenemos el placer de entrevistar a uno de nuestros favoritos, el estudio Egue y Seta, un estudio de interiorismo liderado por un interiorista Daniel Pérez, y un diseñador gráfico Felipe Araujo.

¿En qué momento empieza el trabajo de Egue y Seta? ¿Cómo es el proceso de trabajo de un estudio de interiorismo en una vivienda de segunda mano?

Nuestro trabajo como Egue y Seta comienza en el momento en que cada potencial cliente nos contacta. No perdemos ninguna oportunidad para hacer briefing. Aunque no sea un encargo en firme o sea una primera toma de contacto, nos gusta decir que nos hemos especializado en escuchar atentamente, y esto lo hacemos desde el primer momento. De ahí en adelante la tarea consiste en “traducir” este briefing, que no son más que necesidades, gustos particulares y limitaciones de tiempo y presupuesto al espacio.

Cada vez que llegamos a una posible “solución”, la presentamos al cliente con sus ventajas y desventajas y es de nuevo entonces momento para escuchar. Poco a poco, y de esta manera conjunta y alterna, vamos configurando un proyecto que atiende primero lo funcional y lo estético para luego abordar lo técnico, lo logístico, lo legal y lo económico, hasta su eventual ejecución y la entrega final del inmueble reformado.

Es un proceso que, en el mejor de los casos, suele tomar unos 9 meses. No sé si ese número les suena de algo, pero la verdad es que solemos acabar teniéndole mucho cariño al fruto de estas colaboraciones.

En qué momento pensáis que es mejor contar con un interiorista, ¿antes de vender un inmueble, o una vez comprado?

Aun cuando la reforma indudablemente genera valor añadido y tiene mucho sentido como inversión, solemos pensar que los proyectos/procesos de reforma son más llevaderos cuando se realizan desde la ilusión de vivir los espacios resultantes. Todo depende de la inversión de tiempo y dinero que hace cada cliente. Si ésta es muy alta, usualmente se hace para disfrute propio y para vivir en la vivienda resultante. En caso contrario, la inversión económica suele ser claramente acotada y la inversión de tiempo del cliente limitada, delegada o compartida.

Egue y Seta

¿Qué puntos fuertes debe tener en cuenta un comprador para elegir una vivienda que quiera convertir en su hogar?

Depende mucho del cliente y del tipo de proyecto en el que se quiera embarcar. A priori, y dado que sobre esto los interioristas no podemos incidir, desde Egue y Seta creemos que es muy importante tener en cuenta a la hora de seleccionar la próxima vivienda, la ubicación del inmueble, su orientación y su ventilación, la incidencia de luz natural y la tenencia de anexos exteriores (balcones, terrazas).

Del mismo modo, es muy importante inspeccionar la propiedad en búsqueda de vicios ocultos, valorar el estado y características de las áreas comunes, y verificar todos los aspectos legales en cuanto las cédulas de habitabilidad, la conformidad con la normativa de las reformas anteriormente practicadas y un largo etc.; que es difícil de describir en toda su extensión.

¿Hay alguna estancia de la casa que os emocione especialmente trabajar?

Ya somos unos cuantos en la ofi, y esto se traduce en que la emoción, los gustos y la motivación ya no responden a un solo perfil personal. Tenemos colegas que disfrutan más diseñando habitaciones y, dentro de ellas, las infantiles. Hay otros que en cambio disfrutan más imaginando cómo ha de ser aquel baño con su vestidor. Típicamente, todo está relacionado con el estilo de vida de cada uno. Los que llevan siempre un bronceado brutal, suelen poner especial esmero diseñando terrazas; y los que nos empleamos a fondo con la cocina y el comedor… solemos tener algún kilito de más… Hablo, ahora sí, muy en primera persona y solo por mí (Felipe Araujo).

Egue y Seta interiorismo

Os definís como un equipo con mucho ojo y orejas grandes, ¿qué le preguntáis a un cliente que quiere que creeis su hogar?

Todo lo que se nos ha ocurrido hasta la fecha. Pasamos unos cuestionarios interminables que hemos venido configurando desde el inicio de Egue y Seta. Todo lo que nos quiera responder el cliente. Preguntamos no sólo sobre aquello que le gusta o disfruta, pero muy especialmente sobre aquello que le desagrada y esto suele ser información muy útil e importante. Solemos interesarnos más por sus rutinas y sobre los protagonistas que por los espacios concretos donde los primeros deben discurrir. Todo puede ser un potencial punto de partida. Un hobby, un libro, un viaje. Si no lo vemos claro, seguimos preguntando.

¿Cuánto tiempo puede durar vuestro trabajo en una vivienda?

Todo depende de la vivienda, claro. No puede llevar lo mismo desarrollar y ejecutar el proyecto de reforma de una vivienda de 40m2 que una de 400m2. Tampoco pueden realizarse en el mismo periodo de tiempo dos obras que, repercutiendo sobre la misma superficie, una afecte de manera importante la estructura; mientras que la otra sólo comporte un cambio de decoración o de mobiliario. El presupuesto suele influir también en los plazos, pero no de una manera tan obvia.

Para una ejecución “express” -generalmente-, se pensaría que debemos redoblar el recurso humano, meter (pagar) más gente para acabar antes. No obstante, la realidad es que los grandes presupuestos suelen invertirse también en materiales, mobiliario e intervenciones muy específicas que, a veces, están sujetos a plazos de entrega prolongados.

Los que tienen un presupuesto muy limitado suelen estar abocados a marcas y materiales de mayor demanda y rotación; y de instalación sencilla o convencional que permite al conjunto ser entregado de forma más expedita. Y es que el tiempo es dinero, ya lo dice el famoso proverbio.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR