¿Cuál es la evolución del Euribor 2020 y las previsiones para el 2021?

evolución euribor 2020

El Euribor tiene un papel muy importante en nuestra economía, ya que afecta a las tasas de interés y al precio de muchos productos financieros como las cuentas de ahorro, los planes de pensiones y, por supuesto, las hipotecas

De hecho, en España más del 90% de las hipotecas están referenciadas al Euribor. Esto quiere decir que las cuotas mensuales de los hipotecados suben o bajan conforme lo hace este valor. 

La “montaña rusa” de las hipotecas: ¿por qué sube o baja el Euribor? 

Una de las características del Euribor es su variabilidad. Pero, ¿por qué es un elemento tan volátil?

El Euribor está determinado por la Federación Bancaria Europea y depende del precio medio del dinero establecido, periódicamente, por los 64 bancos más importantes de Europa.

Calcular este valor referencial es bastante complejo, ya que deben tenerse en cuenta factores macroeconómicos como la evolución de las bolsas más importantes del mundo, el precio del petróleo o  la marcha de las diferentes divisas. 

Para garantizar la máxima objetividad, de todos los datos ofrecidos por los bancos europeos, se elimina el 15% más alto y el 15% más bajo, calculando la media con los 70% valores restantes.

Aunque el Euribor se obtiene diariamente, para calcular el interés de las hipotecas se utiliza una media anual. Así, se establece el Euribor medio del mes correspondiente a la firma de la hipoteca y se revisa justo un año después. 

Cuando hay poco dinero en circulación, el precio del Euribor sube porque el dinero se considera un «bien escaso». Si, por el contrario, la economía está en un momento dinámico y el dinero fluye entre los bancos, el Euribor tiende a bajar.  

De la misma manera, si los bancos perciben un riesgo bajo en prestar dinero, el Euribor tiende a bajar. Sin embargo, si perciben un riesgo elevado, incrementa el precio del dinero y, por lo tanto, el Euribor sube. 

Por este motivo, el Euribor es uno de los valores más afectados en tiempos de crisis, haciendo que en estos periodos las hipotecas sean más caras o más baratas.  

Pongamos un ejemplo: en el año 2008, tras el estallido de la «burbuja inmobiliaria», el Euribor se situaba en un 5,393%, un valor muy alto debido al incremento del precio del dinero, lo que hacía que pedir una hipoteca fuera prácticamente imposible. Por contra, en 2016, en pleno proceso de expansión económica, el Euribor se situó en mínimos históricos (-0,008%), lo que se tradujo en hipotecas mucho más baratas, ya que había mucho dinero en circulación y los bancos tenían más garantías en la devolución de  sus préstamos. 

Evolución del Euribor en 2020: ¿Cómo afectó el Covid-19 a este valor?

La crisis provocada por la pandemia del coronavirus ha afectado a todos los sectores y, por supuesto, también al precio del dinero. Y, aunque los efectos de la pandemia en la economía todavía no son cuantificables de manera objetiva,  ya podemos ver algunas de sus consecuencias en el Euribor. 

A pesar del gran impacto que ha tenido el coronavirus en los mercados mundiales, el Euribor estuvo bajo cero  durante todo el 2020 siguiendo la tendencia de los últimos años. Esto supuso un beneficio para las personas con hipotecas variables, quienes tuvieron pequeñas rebajas en sus cuotas mensuales.

Según la OCU, los motivos por los que el Euribor, lejos de dispararse a la baja, se ha mantenido relativamente estable pese a la incertidumbre del último año, han sido dos: 

  • El Banco Central Europeo decidió no bajar más los tipos de interés (pese a la caída de las bolsas mundiales) debido a las tensiones en los mercados monetarios. 
  • Las autoridades monetarias europeas apostaron por mantener una política de tipos bajos a corto-medio plazo como una estrategia para estimular la economía e intentar superar los efectos de la crisis del coronavirus. 

Los datos confirman esta situación de estabilidad: el Euribor comenzó 2020 en un -0,253%. Cuando estalló la crisis sanitaria, en marzo de este mismo año, descendió levemente, hasta un -0,266%. Durante los meses de confinamiento en España, este valor experimentó leves subidas (-0,108% en abril y -0,081% en mayo) para volver a bajar durante el verano (-0,147% en junio, -0,279% en julio y -0,359% en agosto) y experimentar fuertes bajadas en el último trimestre de 2020, con un importante desplome en diciembre, cuando llegó a caer hasta un -0,497%. 

Euribor 2021: ¿Cómo está actualmente y qué previsiones hay para los próximos años?

En los últimos años, nos hemos acostumbrado a convivir con un Euribor negativo como consecuencia de la crisis económica, los tipos de interés bajos y la necesidad de espolear la economía.  Según todas las previsiones, la tendencia será similar en los próximos años, con un Euribor entre el -0,2% y el -0,4% a medio plazo.

Durante la primera mitad de 2021, el Euribor ha tenido una evolución bastante dispar: el año comenzó con valores especialmente bajos (-0,505% en enero y -0,501% en febrero) siguiendo la tendencia del año anterior, pero en la primavera creció en positivo de manera progresiva (-0,487% en marzo, -0,484% en abril y -0,481% en mayo). 

Llama especialmente la atención que estos datos son muy bajos si los comparamos con los registrados en el mismo periodo de 2020, cuando el Euribor se situó en -0,253% en enero, -0,288% en febrero,  -0,266% en marzo,  -0,108% en abril y -0,081% en mayo, estos dos últimos meses en plena explosión de la pandemia del COVID-19,

En contra de esta tendencia en positivo de los primeros compases del año, en junio de 2021 el Euribor ha vuelto a experimentar una ligera bajada (-0,484%), situándose en una cifra muy por debajo del valor en el mismo mes de 2020, cuando se encontraba casi tres puntos por encima (-0,147%). La caía del Euribor se ha confirmado este mes de julio, que ha cerrado con -0,49%. 

La evolución del Euribor en los últimos seis meses confirma la fase de fluctuaciones en la que se encuentra este indicador. Y, aunque se espera que suba después del verano, los expertos se muestran cautelosos: el último informe de Estrategia trimestral de Bankinter sitúa el Euribor anual de 2021 estimado en –0,45% y pronostican una media de -0,42% para el Euribor estimado anual de 2022

En líneas generales, las previsiones actualizadas de los analistas prevén que el Euribor no volverá a situarse en cifras positivas hasta finales de 2029 y principios de 2030, y calculan que este índice interbancario emprenderá un tímido camino ascendente a partir de 2026, recuperando una media de una décima por año.

¿Cómo afectará la situación actual del Euribor a quienes decidan pedir una hipoteca? 

Durante los meses de confinamiento más severo, en nuestro país se siguieron firmando hipotecas, aunque a un ritmo más reducido. Es más, a partir del verano del año 2020, el interés por la contratación de hipotecas se disparó porque muchas personas decidieron cambiar de casa

Pese a ello, la inestabilidad laboral y la situación de muchos autónomos, que han visto reducidos significativamente sus ingresos, son las principales dificultades para acceder a financiación hipotecaria, muy por encima de los tipos de interés o del Euribor a la baja, que pueden ser beneficiosos para compradores e inversores.   

Estos datos indican que estamos en un buen momento para solicitar hipotecas variables

Sin embargo, son las hipotecas fijas las que más crecen

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), de todas las hipotecas firmadas en 2019, un 64,5% eran a tipo de interés variable y un 35,5% a tipo fijo. En enero de 2020, el 58,7% de las hipotecas eran a tipo de interés variable y el 41,3% eran a tipo fijo. 

Si nos trasladamos al último año, el porcentaje de hipotecas fijas constituidas en los dos primeros meses de 2021  también ha superado al de las variables: en enero las hipotecas fijas representaron el 51,2% del total de hipotecas solicitadas frente al 48,8% de las variables; en febrero, las cifras fueron similares (55% de hipotecas fijas y 45% de hipotecas variables). 

Si las estimaciones desde el sector financiero apuntan a que el Euribor se mantendrá por debajo de cero en los próximos años, ¿por qué la gente contrata más hipotecas fijas? 

El principal motivo es que las entidades bancarias están contrarrestando la evolución a la baja del Euribor encareciendo su oferta hipotecaria a tipo variable, con el objetivo de potenciar la contratación de hipotecas fijas.

Por ejemplo, el Banco Santander ha subido  el interés de sus variables desde Euribor + 0,79% hasta Euribor + 1,29% en menos de un año. Lo mismo ocurre con entidades como MyInvestor, que también ha aumentado sus hipotecas variables referenciadas con el Euribor del Euribor + 0,69% hasta el Euribor + 0,79%. 

En todo caso, los valores negativos del Euribor nos indican que estamos en un buen momento  para subrogar nuestra hipoteca, tanto a fija como variable, si hemos comprado una casa en los últimos diez años, ya que podemos conseguir intereses mucho más beneficiosos.

NOTA DE PRENSA 

Evolución del Euribor 2020 y previsiones para el 2021 

  • El Euribor ha despedido julio en un -0,49%, una caída respecto al mes anterior que confirma la fase de fluctuaciones constantes a la baja en la que se encuentra el indicador. 
  • Las previsiones de los expertos apuntan a que el Euribor se mantendrá estable durante los próximos años, con valores entre el -0,2% y el -0,4% y sin superar el 0% durante la próxima década.

El Euribor tiene un papel muy importante en la economía global y es fundamental si queremos pedir una hipoteca para comprar una casa. 

Una de las principales características del Euribor es su variabilidad, que viene condicionada por factores macroeconómicos que afectan al precio del dinero como la evolución de la Bolsa, el precio del petróleo o la marcha de las diferentes divisas: cuando hay poco dinero en circulación, el precio del Euribor sube porque el dinero se considera un «bien escaso», mientras que si la economía está en un momento dinámico y el dinero fluye entre los bancos, el Euribor tienda a bajar.  

¿Ha afectado la crisis del COVID-19 al Euribor? 

La pandemia del coronavirus ha provocado una crisis global que ha afectado a todos los mercados y sectores. Sin embargo, sus consecuencias en el Euribor han sido mínimas, ya que tanto el BCE como las autoridades monetarias han apostado por mantener este valor lo más estable posible. 

El Euribor lleva desde 2016 en negativo, y parece que esta tendencia se va a mantener también después de la crisis del coronavirus: el Euribor comenzó 2020 en un -0,253% y en marzo de este mismo año descendió, levemente, hasta un -0,266%. Durante los meses de confinamiento en España, experimentó un leve crecimiento (-0,108% en abril y -0,081% en mayo) para volver a bajar durante el verano (-0,147% en junio, -0,279% en julio y -0,359% en agosto). 

En el último trimestre de 2020,  el Euribor cayó en picado, sufriendo un importante desplome en diciembre (-0,497%) que nos hizo entrar en 2021 en mínimos históricos: -0,505% en enero y -0,501% en febrero. 

Pese a las progresivas subidas de los siguientes meses (-0,487% en marzo, -0,484% en abril y -0,481% en mayo), en junio de 2021 el Euribor ha vuelto a experimentar una ligera bajada (-0,484%) que se ha confirmado en julio, que ha cerrado con este índice referencial en el -0,49%

¿Cuál es la previsión para los próximos meses?

Si estás pensando en pedir una hipoteca en los próximos meses, debes saber que se espera que el Euribor se mantenga a la baja a medio plazo. 

La evolución del Euribor en los últimos seis meses confirma la fase de fluctuaciones en la que se encuentra este indicador y, aunque se espera que su valor suba después del verano, los expertos se muestran cautelosos al respecto: el último informe de Estrategia trimestral de Bankinter sitúa el Euribor anual de 2021 estimado en –0,45% y pronostican una media de -0,42% para el Euribor estimado anual de 2022. 

En líneas generales, los analistas prevén que el Euribor no volverá a situarse en cifras positivas hasta finales de 2029 y principios de 2030, y calculan que este índice interbancario emprenderá un tímido camino ascendente a partir de 2026, recuperando una media de una décima por año.

Este es el principal motivo por el cual las entidades bancarias están contrarrestando la evolución a la baja del Euribor encareciendo su oferta hipotecaria a tipo variable, con el objetivo de potenciar la contratación de hipotecas fijas. 
En todo caso, los valores negativos del Euribor nos indican que estamos en un buen momento  para subrogar nuestra hipoteca, tanto a fijo como variable, si hemos comprado una casa en los últimos diez años, ya que podemos conseguir intereses mucho más bajos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR