¿Cuáles son las mejores hipotecas para autónomos y cómo conseguirlas?

hipotecas para autónomos
Compartir

Cuando un banco analiza el riesgo de firmar una hipoteca con un cliente, tiene en cuenta varias cuestiones que determinarán el tipo de préstamo y la cantidad concedida. Las más importantes son su estabilidad laboral y el esfuerzo que la cuota del préstamo supone respecto a sus ingresos.

En el caso de los trabajadores/as por cuenta ajena, esto no suele ser un problema: con presentar una nómina es suficiente para que el banco pueda corroborar estos datos. 

Sin embargo, en el caso de los trabajadores por cuenta propia, nos encontramos ante un perfil profesional con unas características muy concretas, ya que normalmente los autónomos no tienen unos ingresos fijos. Esto quiere decir que, para solicitar un préstamo, los autónomos deben acreditar de manera más específica que tienen capacidad de pago suficiente

Requisitos para solicitar una hipoteca si eres autónomo/a

En caso de cumplir ciertos requisitos, algunos bancos ofrecen hipotecas más ventajosas para sus clientes autónomos, con financiación de hasta el 90%, sin avales, con periodos de amortización más elevados y con bonificaciones en seguros de hogar y de vida.

Aunque inicialmente los requisitos generales para solicitar hipotecas para autónomos son los mismos que para trabajadores por cuenta ajena, las entidades pueden ser algo más exigentes con los primeros. 

Entre estos requisitos, destacamos: 

  • Ingresos estables. Para los bancos tiene un mejor perfil financiero un emprendedor con ingresos recurrentes y constantes, que un autónomo que, con mayor facturación, tiene ingresos estacionales. 
  • Antigüedad. Uno de los requisitos habituales de los bancos para conceder hipotecas a autónomos es tener una antigüedad mínima del alta en la Seguridad Social de tres años. El recorrido del  negocio también es importante. De hecho, la solidez del mismo y su sector pueden condicionar la concesión de la hipoteca.
  • Ahorros. Por norma general, los bancos no financian más del 80% del valor de tasación de la vivienda. Además, los gastos de compraventa suelen rondar el 10% del coste total de la misma. Esto quiere decir que, aunque el banco puede financiar un porcentaje más elevado con las hipotecas para autónomos,  conviene tener unos ahorros equivalentes al 30% del valor de la propiedad que estamos pensando adquirir.
  • Cuentas saneadas. Esto implica, básicamente, no tener deudas pendientes, ya que un mayor endeudamiento es sinónimo de mayor riesgo de impago para el banco. Igualmente, es fundamental estar al corriente de pagos con Hacienda y la Seguridad Social, pero también con clientes, proveedores y prestamistas. Además, las posibilidades de conseguir una hipoteca siendo autónomo son mayores si no tienes otros préstamos vigentes. En caso de tenerlos, debes estar al día en el pago de las cuotas y estas no deben superar el 35% de tus ingresos (incluyendo la mensualidad de la nueva hipoteca). 

Documentación para solicitar una hipoteca para autónomos

Los autónomos que desean pedir una hipoteca deben presentar más documentos que los trabajadores por cuenta ajena. Algunos de ellos son: 

1. Dossier informativo

Aunque no es obligatorio, si quieres pedir una hipoteca siendo autónomo conviene elaborar un dossier para presentar tu actividad y el día a día de tu negocio. En este documento puedes añadir la historia de tu empresa, su situación actual, la evolución en los últimos años, tu proyección de futuro, si tienes proveedores o clientes de especial relevancia, etc. En definitiva, se trata de verificar la estabilidad de tu negocio.  

2. Información fiscal

Antes de concederte una hipoteca, el banco necesita comprobar las finanzas de tu empresa y cuáles son tus ingresos. Lo normal es que, para realizar este estudio de idoneidad financiera, debas presentar las dos últimas Declaraciones de la Renta. 

3. Resumen contable de tu empresa

Estos documentos servirán para completar la información fiscal de tu solicitud, e incluyen modelos trimestrales del IVA y el IRPF, resúmenes anuales, etc. 

4. Vida laboral actualizada

Presentar la vida laboral es obligatorio cuando pedimos una hipoteca. En el caso de los autónomos, es especialmente importante porque de esta forma el departamento de riesgo de la entidad puede revisar el recorrido profesional del autónomo y la antigüedad de su negocio.

5. Capacidad de ahorro

Otra de las maneras de mejorar tu perfil financiero para pedir una hipoteca siendo autónomo es demostrar cierta capacidad de ahorro a través de los movimientos de tus cuentas en los últimos meses, tanto personales como profesionales. Si el banco comprueba que cubres con solvencia los gastos de tus tarjetas, todas las domiciliaciones (agua, teléfono, luz, gas, Internet, etc.) y además ahorras dinero, tu solvencia quedará demostrada. 

Además de esta información, los bancos suelen solicitar datos sobre préstamos vigentes. Por ejemplo, si dispones de otros préstamos, debes adjuntar con tu solicitud el justificante de pago de los 4 últimos recibos y, si tienes gastos de alquiler (tanto de vivienda como de un local comercial) en la información fiscal debes incluir los justificantes de pago de los últimos tres meses. 

Las mejores hipotecas para autónomos actuales

Antes de solicitar una hipoteca, conviene informarse de los requisitos exigidos por cada banco. Por supuesto, nuestra recomendación es contactar con varias entidades para negociar las condiciones según nuestras posibilidades. Para ello, puede ser interesante solicitar la ayuda de expertos que te ayuden a encontrar la financiación hipotecaria que mejor se ajuste a tu situación actual.

Algunos de los bancos que ofrecen mejores hipotecas para autónomos son: 

  • Hipoteca Negocios BBVA. Hipoteca exclusiva para la adquisición de locales, naves u oficinas. Financiación de hasta el 70% del valor de tasación de inmueble, con un periodo de carencia de 24 meses y plazo de amortización hasta 20 años, tanto a tipo fijo como a tipo variable.
  • Hipoteca de autoconstrucción o reforma de vivienda Banco Santander para autónomos. Hasta el 100% de financiación para la ejecución de la obra (límite máximo del 70% del valor de reposición de construcción terminada). Plazo de amortización máximo de 30 años (vivienda habitual) o 25 años (segunda residencia).
  • Hipoteca otras finalidades Banco Santander. Para la compra de viviendas. Financiación de hasta el 60% del valor de tasación, en viviendas libres de cargas. Plazo de amortización de 25 años (primera vivienda) o hasta 15 años (resto de inmuebles). 
  • Hipoteca adquisición local comercial Banco Santander. Condiciones a pactar según la situación financiera del autónomo.

Qué más saber sobre hipotecas para autónomos

Las hipotecas para autónomos suelen adaptarse a los ingresos de este colectivo profesional. Esto quiere decir que, si cumples un perfil financiero que se ajuste a lo que el banco solicita, tendrás una mayor flexibilidad, incluyendo el pago de las cuotas con distintas periodicidades. Por ejemplo, algunas hipotecas para autónomos permiten el pago de las cuotas por trimestre o anual para ajustarse al balance de cuentas del negocio y a trabajadores con ingresos estacionales. 

Generalmente, las hipotecas para autónomos también tienen periodos de carencia más largos. Esto permite aplazar el pago de las cuotas si tu negocio pasa por un bache o por una época de pérdidas. 
Igualmente, ten en cuenta que las hipotecas para comprar locales comerciales o inmuebles para desarrollar tu actividad profesional (por ejemplo una oficina), aunque ofrecen buenas condiciones, tienen plazos de amortización más cortos. Por este motivo, ante este tipo de inversiones conviene tener una mayor cantidad de dinero ahorrado.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR