Impuesto sobre Bienes Inmuebles: ¿Cómo se calcula el IBI?

Calcular el IBI

La vivienda propia, además de representar un desembolso importante para la economía familiar, genera anualmente una factura bastante onerosa para el grupo familiar, se trata del IBI o impuesto a la vivienda.

Las Entidades Locales poseen competencias fiscales, pudiendo establecer y recaudar tributos de acuerdo a la constitución y las leyes españolas.  La Ley reguladora de Haciendas locales (LRHL) dispone que los impuestos y los recargos sobre los impuestos constituyen entre otros recursos, la hacienda de estas Entidades.

El impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) es uno de los tres tributos obligatorios a recaudar por los Ayuntamientos; un impuesto directo y anualEl devengo del IBI se produce el 1 de enero de cada año y, el responsable de pagarlo, es el propietario para esa fecha. Debe pagarlo todo aquel que posea la titularidad o derecho de una propiedad, ya sea una persona física o jurídica. Este impuesto grava el valor de la propiedad, la titularidad de bienes inmuebles de carácter rústico o urbano, así como de inmuebles de características especiales, gravando la titularidad de derechos de propiedad, de usufructo o de superficie de aquellos bienes inmuebles situados en cada localidad.

Ante el pago obligatorio anual de este tributo, te resultará fundamental conocer cómo se calcula el IBI. Y, en este artículo, desde Deplace te enseñamos con hacerlo correctamente.

¿Cómo se calcula el IBI?

No existe una norma general que permita calcular cuánto se paga de IBI en cada ciudad. El importe a pagar por el IBI es establecido por cada Ayuntamiento. Para cada ejercicio fiscal el tipo de gravamen será el aprobado en cada Consistorio y se reportará en la Ordenanza Fiscal correspondiente. La base imponible del IBI la constituye el valor catastral.

La base liquidable de este impuesto resulta de aplicar a la base imponible las reducciones a que hubiera lugar. A la base liquidable se le aplica el tipo de gravamen y bonificaciones legalmente previstas.

Así, para calcular el IBI de una vivienda se toma el valor catastral, teniendo en cuenta tanto el valor del suelo como el valor de la construcción. Dependiendo de si se trata de un bien inmueble de naturaleza rústica o urbana, al cálculo se le aplica un tipo impositivo diferente. Además, en los inmuebles de naturaleza urbana pueden existir diferencias en el tipo impositivo dependiendo del uso o valor del inmueble.

En 2018, un total de 1830 municipios españoles esperan que se efectúen cambios en los valores catastrales. Se conoce que 1296 municipios lo verán cambiado al alza, pero las 534 restantes registrarán un descenso. No todas las localidades sufrirán el mismo incremento o disminución. Esto dependerá de su ponencia de valores.

También puedes leer información sobre:

¿Qué es una ponencia de valores?

Es el procedimiento por el que se actualizan los valores del catastro en un municipio. En principio este proceso de actualización debería realizarse cada 10 años pero, debido a su altos costes, es habitual que sufra retrasos.

Es común que se valoren a la alza y que se aplique un coeficiente de reducción al nuevo valor catastral. Este coeficiente de reducción se va reduciendo anualmente durante nueve años, y por consiguiente, la cuota anual va subiendo hasta alcanzar el décimo año cuando alcanza el aumento pleno que se planteó en la ponencia de valores.

La actualización de los valores catastrales se realiza en base a factores como la localización del inmueble que se puede acometer por zonas. Sin embargo, otros factores particulares de cada propiedad son: el valor de mercado, el coste de ejecución de las construcciones, la antigüedad del edificio, o la calidad de construcción, entre otros.

¿Puedo hacer algo estando en contra de la valoración catastral?

Es común encontrar discrepancias en las valoraciones catastrales de los bienes inmuebles que se asientan en el Catastro Inmobiliario, incluso se detectan errores en los parámetros.

Tales discrepancias son importantes de corregir, pues pueden generar un importante ahorro en el pago de los tributos asociados al valor catastral y, también puede dar lugar a la devolución de ingresos indebidos por hasta 4 años no prescritos. Las normas reguladoras del Catastro Inmobiliario es la legislación que determina, regula y permite impugnar el valor catastral de los bienes inmuebles.

Al calcular el IBI, ¿qué bonificaciones aplican?

Las ordenanzas fiscales municipales contemplan bonificaciones potestativas, en los casos por ejemplos que el inmueble posea instalaciones para la gestión de energías alternativas, también en los casos de familias numerosas, o cuando las viviendas sean de protección oficial y/o equiparables.

Procurar el ajuste en el cálculo del IBI es algo más que un simple ahorro, puede representar una oportunidad para crecer, por lo que es necesario entender cómo se calcula el IBI.

Para llevar a cabo un proceso de discrepancia catastral es fundamental asesorarte y rodearte de los mejores profesionales. En Deplace te ofrecemos la asesoría que necesitas en los puntos fundamentales del Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR