Ladrillos de vidrio en paredes exteriores: por qué incluirlos en tu vivienda

ladrillos de vidrio
Compartir

Los ladrillos de vidrio tienen muchos usos: podemos ponerlos en vertical y en horizontal, y tanto en el interior de la vivienda como en paredes exteriores, formando amplios muros de cristal que aportan a la vivienda un toque moderno que no está reñido con la privacidad o la seguridad.

Algunas viviendas «míticas» han hecho de los ladrillos de vidrio su principal seña de identidad. El mejor ejemplo es la Maison de Verre, diseñada por el arquitecto francés Pierre Chareau. Esta casa se construyó en 1930 y fue el primer edificio residencial en cubrir todas sus paredes con pavés.

Pero, ¿en qué casos conviene poner ladrillos de vidrio en paredes exteriores? ¿Qué ventajas tiene usar este material? ¡Te lo contamos!

Qué debes saber sobre los ladrillos de vidrio: características, usos y tipos

Sabemos que no es una decisión fácil y que puede parecer demasiado arriesgada. Sin embargo, al instalar ladrillos de vidrio en paredes exteriores o interiores de tu casa puedes obtener muy buenos resultados.

Para empezar, describiremos qué son los ladrillos de vidrio, conocidos popularmente como pavés o vidrio block. 

A grandes rasgos, son piezas de vidrio moldeado que se fabrican a temperaturas elevadas para generar en su interior una cámara de aire que facilita el aislamiento térmico y acústico.

Además de esta característica, los ladrillos de vidrio son resistentes, robustos y lo suficientemente gruesos para crear estructuras verticales compactas y seguras. Por eso son una opción cada vez más utilizada por arquitectos y diseñadores de interiores.

Físicamente, los vidrio block tienen forma cuadrada (los formatos habituales son 19 x 19 y 11.5 x 11.5) y plana. Su grosor promedio está entre los 5 y los 8 centímetros, y casi todos tienen pequeños orificios para garantizar la ventilación.

En todo caso, los fabricantes tienen en su catálogo bloques de vidrio con superficies curvas, formas rectangulares y en diferentes grosores y colores.

Respecto a su fabricación, es algo más compleja que la de los ladrillos «convencionales», de ahí que su precio sea también más elevado: los bloques tienen dos capas de vidrio que se unifican, gracias a un mortero, con fino perfil de látex sintético permitiendo la creación de una cámara de aire de diferente amplitud. 

Entre los diferentes tipos de pavés, destacamos:

  • Ladrillos de vidrio incoloros o neutros.
  • Bloques de vidrio con texturas.
  • Ladrillos de vidrio con colores.
  • Vidrio block metalizados.

6 razones para poner ladrillos de vidrio en las paredes exteriores de tu vivienda

  1. Resistencia. Los ladrillos de cristal son muy resistentes a los cambios de temperatura. Por este motivo, los muros construidos con pavés son una buena opción para espacios interiores como el baño, pero también para paredes exteriores en zonas geográficas con climas más extremos. 
  1. Transmisión luminosa. La transparencia es una de las características más destacadas de los ladrillos de vidrio. Sin embargo, esta es menor que la de los cristales normales (alrededor del 85%). Lejos de ser un defecto, esta diferencia en la entrada de luz es una ventaja, ya que con los muros de pavés la privacidad está garantizada sin usar persianas o cortinas. Además, existen modelos con distintos grados de transparencia para adaptarse al uso de las diferentes estancias de la casa. 
  1. Aislamiento. Su cámara de aire interior garantiza el alto valor de aislamiento acústico del pavés, que es incluso mejor que el de los bloques macizos de cemento o de hormigón. Pero, además, el vidrio tiene la capacidad de reducir la transmisión de calor, lo que evita que las habitaciones revestidas con muros de este material se calienten en días calurosos. Por otra parte, en los últimos años se han desarrollado bloques de vidrio que han mejorado sus prestaciones térmicas, lo que se traduce en una mayor eficiencia energética en la vivienda.  
  1. Sencillez. Los muros de vidrio son un recurso sencillo para dotar a tu vivienda de estilo propio. Sus posibilidades son prácticamente infinitas: puedes usarlos en tus paredes exteriores y fachadas, y son una muy buena opción para separar total o parcialmente las estancias interiores de manera sencilla. 
  1. Valor decorativo. A diferencia de los ladrillos convencionales y de los cerramientos de cristal, los muros de pavés aportan valor estético a la vivienda gracias a los juegos de luces o a la disposición de las piezas en forma reticular o de tablero de ajedrez. 
  1. Mantenimiento. Los ladrillos de vidrio no requieren un mantenimiento específico: únicamente es necesario hacer ocasionalmente una limpieza con agua y jabón para que su aspecto se mantenga prácticamente inalterable durante años. Esto, unido a su impermeabilidad, hacen de los bloques de vidrio el mejor material para paredes exteriores de baños, cocinas, lucernarios, garajes o solados interiores. 

Respecto a los inconvenientes elegir ladrillos de vidrio para las paredes exteriores de tu vivienda, destacamos dos: 

  • Este material no tiene soporte para cargas estructurales. Por lo tanto, no podemos integrarlos como un «muro» más de la vivienda, sino como un tabique independiente que se aísla de las paredes contiguas con juntas de dilatación.
  • Los bloques de vidrio no se pueden cortar. Básicamente, esto quiere decir que la extensión de la pared estará condicionada por las medidas de los bloques y no al contrario. 

Dónde colocar ladrillos de vidrio: algunas ideas 

Los bloques de vidrio otorgan estilo al espacio y tienen muchas ventajas físicas y estéticas. Respecto a sus opciones de uso, son muchas, entre ellas.  

  • Recibidor. Los muros de pavés son una gran alternativa para separar la entrada de la vivienda del área del salón sin restar iluminación a ninguna de las dos estancias.
  • Salón. Crear un espacio delimitado por un muro de vidrio en el salón es una buena idea si quieres conseguir que esta zona de la casa rezuma tranquilidad.

Te puede interesar: Casas con espacios abierto, demanda tras el covid

  • Cocina. Los tabiques de separación de pavés son habituales. Su principal ventaja es que sirven como tragaluz para cocinas pequeñas o poco iluminadas. 
  • Baño. Los ladrillos de vidrio son perfectos para hacer mamparas de obra en la ducha, o para separar la zona del inodoro del resto de áreas del baño. 
  • Zonas exteriores. Gracias a su capacidad aislante, a su transparencia y a la privacidad que ofrecen, podemos usar los ladrillos de pavés en terrazas, jardines o balcones. 
  • Escaleras. En espacios interiores de varios niveles, como por ejemplo en las escalares, puede ser interesante salvar los desniveles sin perder la visión del conjunto y llevar la máxima cantidad de luz natural a todos los rincones. El uso de los ladrillos de vidrio es una de las mejores formas de conseguirlo. 
  • Fachadas. Los paneles elaborados con bloques de vidrio son la máxima representación de la unión entre la vivienda y su entorno, garantizando en todo momento la iluminación, el aislamiento y la resistencia térmica.
Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR