Llegada de un bebé a casa: consejos para una buena adaptación

Llegada del bebé a casa
Compartir

La llegada de un bebé a casa está marcada por la alegría, la ilusión y la felicidad. Pero también es el inicio de algunos cambios que pueden afectarnos a nivel emocional, en nuestros horarios, en nuestras rutinas… y también en nuestro entorno doméstico. 

Prepararnos para este momento repercutirá en la disposición y en la practicidad de nuestro hogar. No olvides que la llegada de un bebé a casa no implica únicamente añadir una cuna en el antiguo despacho o en el cuarto de invitados: los cambios son mucho más importantes y transformarán los diferentes espacios de la vivienda, adaptada desde entonces a nuestra nueva situación familiar.

El primer paso siempre es estudiar las diferentes estancias de nuestro piso o casa para encontrar la mejor habitación para el bebé, tal y como te explicamos a continuación.

Cómo elegir la habitación para tu bebé

Aunque es habitual que durante los primeros meses de vida el bebé duerma en la habitación principal con sus padres, para facilitar las tomas nocturnas y tenerle cerca cuando llore, con el paso del tiempo el nuevo miembro de la familia necesitará su propio espacio. Encontrarlo depende de diferentes cuestiones, aunque la más importante será la disponibilidad. 

Si tenemos la suerte de tener un piso o una casa con varias habitaciones libres, algunas de las cosas que podemos valorar en esta elección son:

La situación

Por una cuestión de comodidad, una buena alternativa para elegir la habitación de nuestro bebé es intentar que esté cerca de la nuestra para que sea más fácil atenderle por la noche, cuando llore o cuando esté enfermo.

La luz

Otro de los consejos para elegir el cuarto para nuestro hijo es apostar por una estancia luminosa. Cuanta más luz tenga la habitación, más sol le dará y más calor retendrá en los meses de frío. 

El espacio

Los niños necesitan espacio para guardar sus cosas. Si podemos elegir, conviene que la habitación de nuestro hijo tenga espacio suficiente. Además, a la hora de planificar la llegada de un bebé a casa también hay que valorar la posibilidad de tener más hijos para, llegado este caso, saber si queremos que los hermanos compartan habitación (al menos mientras sean pequeños), o que cada uno tenga su propio cuarto.

La ventilación y la climatización

Una buena ventilación nos permite controlar la humedad en las diferentes estancias de la casa. Por eso, es fundamental que la habitación de nuestro hijo, más allá del tamaño, tenga una ventana para que entre aire limpio y podamos renovar el ambiente enrarecido. También es importante que la habitación tenga una temperatura suave tanto en invierno como en verano. Para conseguirlo, tendremos que revisar el estado de las ventanas (para evitar corrientes de aire) y buscar un sistema de climatización que nos permita controlar la temperatura y la humedad grado a grado.

¿Es la casa segura para el bebé? Enchufes, esquinas y ventanas 

La llegada de un bebé a casa nos hace plantearnos y cuestionarnos cómo es la seguridad en nuestra vivienda

En muchos casos, los padres primerizos ven peligros en todos los rincones aunque, evidentemente, no los hay. Sin embargo, siempre debemos tener en cuenta la seguridad tanto de las habitaciones como del resto de la vivienda para convertir nuestra casa en una «fortaleza a prueba de bebés»

Tendremos que prestar especial atención a todos los elementos clavados en la pared como apliques, cuadros o espejos. También conviene tener cuidado con las lámparas de pie y con la ornamentación ubicada en el suelo. 

Enchufes

Uno de los principales elementos de seguridad cuando planificamos la llegada de un bebé a casa son los enchufes. El primer paso es comprobar que la instalación eléctrica cumple con todas las normas y requisitos de seguridad. Después comprobaremos que los enchufes están bloqueados y que es necesario ejercer bastante presión para desbloquearlos. Una opción que algunos padres toman para evitar accidentes de este tipo es cubrir los enchufes con un protector de plástico especial.

Escaleras 

El otro elemento indispensable para comprobar la seguridad antes de la llegada de un bebé a casa son las escaleras. Si vives en una vivienda unifamiliar, un chalet de dos o más plantas o un dúplex, valora la posibilidad de instalar barreras tanto en su parte superior como en su parte inferior

En el mercado existen barreras homologadas, adaptadas a las diferentes anchuras y con los barrotes suficientemente estrechos como para que el niño o niña no pueda encajar la cabeza entre ellos. 

Ventanas

La protección de ventanas es el tercer elemento que debemos valorar antes de la llegada de un bebé a casa. Aunque muchas disponen de sistema de bloqueo que hace su apertura inaccesible a los niños, las barandillas y barreras de seguridad son indispensables en ventanas altas y balcones.

Por último, te recomendamos proteger las esquinas, recurrir a sistemas de seguridad para limitar la velocidad de cierre y/o amortiguar los portazos, y ocultar los productos de limpieza y medicinas en cajones independientes que puedan cerrarse con un pestillo o una llave. 

Otros consejos para preparar la llegada del bebé a casa 

Limpieza profunda

Aunque muchos padres se centran en la compra o en el acondicionamiento de la habitación de su hijo, el primer paso para preparar la llegada de un bebé a casa es limpiarla a fondo, algo especialmente importante cuando el bebé comience a gatear. Aunque la limpieza no debe ser una obsesión, debemos desinfectar todos los rincones de la casa, así como lavar a fondo o guardar alfombras y moquetas, pues son una fuente de ácaros y de polvo.

Organización planificada 

El orden es importante en cualquier vivienda, pero lo es más en aquellas en las que hay bebés. El mejor consejo es establecer un método de ordenación, básico y funcional, que permita sacar y guardar las cosas de manera cómoda. Las cajas y cestas con tapa nos ahorrarán tiempo y son una buena alternativa para mantener en orden en casa. 

Mobiliario mínimo 

Para que la llegada del bebé a casa sea cómoda debemos apostar por tener un mobiliario mínimo en la habitación. Así, tendremos mayor capacidad de almacenaje, y la limpieza de la habitación será más fácil. Aún así, en la habitación tendremos que instalar algunos muebles básicos como la cuna, la cómoda, el cambiador y, si tienes algo más de espacio, un ropero. 

Decoración funcional 

Los y las amantes de la decoración viven la llegada de su bebé a casa como un momento perfecto para poner en práctica sus inquietudes creativas. Sin embargo, una decoración bonita no está reñida con la funcionalidad. Por eso, te recomendamos usar en las paredes pintura plástica que puedas limpiar con agua, así como cortinas para controlar la entrada de luz. Si lo deseas, también puedes reutilizar algunos muebles para ahorrar dinero en la habitación de tu bebé: buscar el equilibrio entre la decoración antigua y  la moderna siempre es una buena idea.

Para terminar, la llegada de un bebé a casa también puede hacer que nos planteemos cambiar de vivienda. Si buscas un piso o una casa con varias habitaciones en tu ciudad o un inmueble en un barrio residencial que se adapte a las nuevas necesidades de tu familia, contacta con Deplace. Somos líderes en el sector y ofrecemos nuestros servicios en todo el territorio español. 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR