¿Me conviene invertir en un piso con opción a compra?

¿Valen la pena los pisos con opción a compra?

Aunque no es una opción habitual en nuestro país, algunas personas ven en el alquiler con opción a compra una forma interesante de adquirir su primera vivienda. Una de sus ventajas es la posibilidad de vivir en la casa o el piso antes de comprarlo y comprobar su funcionalidad. Si se adapta realmente a lo que buscamos por ubicación y vecindario, cuáles son sus gastos de mantenimiento, etc. 

El contrato de alquiler de pisos y casas con opción a compra también se considera una forma de inversión en nuestro día a día, ya que las mensualidades que pagamos o una parte de ellas se consideran a cuenta del precio final del inmueble. Es decir, que se descontarán del importe final en el momento de la venta. 

Son varias las preguntas más habituales sobre el alquiler con opción a compra. Sin embargo, en este artículo, desde Deplace te explicamos si vale la pena o no invertir en un alquiler con opción a compra.

Ventajas de los pisos con opción a compra para inquilinos y propietarios 

Aunque existen diferentes variables de contratos de alquiler de pisos y casas con opción a compra, en todos los casos queda patente una realidad: el propietario quiere vender la propiedad y el arrendatario quiere invertir en una casa

Entre las ventajas directas de los pisos con opción a compra destacamos fundamentalmente dos: 

  • La posibilidad de disfrutar de la vivienda antes de comprarla.
  • Buscar financiación para compra-venta durante más tiempo. 

En el primer caso, el inquilino puede comprobar si los vecinos son de su agrado, si hay mucho ruido en la zona, o si el barrio le gusta antes de tomar la decisión final. 

Por otra parte, un piso con opción a compra da a los inquilinos más tiempo para buscar las opciones hipotecarias que más les interesen. 

Además de estas dos claras ventajas directas, alquilar un piso con opción a compra tiene otras ventajas «relativas»

No hay compromiso

La primera es que, si nuestras circunstancias laborales o personales cambian de forma abrupta, no nos hemos comprometido a comprar una vivienda de la que quizá no podamos asumir la hipoteca. Simplemente tendremos más tiempo para valorar la transacción inmobiliaria

El único contra es que podemos perder dicha opción y, entonces, las cantidades aportadas para la compra pasarán a ser las de un alquiler usual. En todo caso, tampoco tendremos que pagar una indemnización ni aportar más dinero si finalmente no compramos el piso.

Fijar un precio

Por otra parte, en un piso con opción a compra podemos fijar el precio de la operación en el momento de la firma del contrato, es decir, con mucha antelación sobre la venta. Esto puede ser positivo o negativo, ya que el importe no se fijará según el estado del mercado. 

Esto son ventajas para los futuros compradores pero, ¿obtiene el propietario alguna ventaja con este tipo de alquileres? La respuesta es que sí. 

Los pisos con opción a compra tienen ventajas a nivel fiscal, sobre todo para el propietario, quien amplía su gama de clientes interesados y recibe un alquiler mensual sin perder la propiedad sobre el inmueble. Además, los inquilinos cuidarán la vivienda, ya que su intención es comprarla en el futuro.

Desventajas de los pisos con opción a compra

El alquiler de pisos con opción a compra presenta algunos contras o inconvenientes, tanto para los propietarios como para los inquilinos. El principal es que el precio de la compra-venta se fija por adelantado, algo que puede ser perjudicial para ambas partes: 

Desventajas de los pisos con opción a compra para los propietarios

El alquiler de pisos con opción a compra es una fórmula poco beneficiosa para los propietarios que desean deshacerse de su vivienda pronto

El motivo es que se comprometen a no vender la propiedad durante el tiempo que dure el contrato de alquiler y, si finalmente la venta no se realiza, siguen sin deshacerse del piso y han perdido ofertas más atractivas. Además, si los precios de la vivienda suben tras la firma del contrato, el propietario no tiene margen para aumentar sus beneficios. Es decir, que puede perder dinero. 

Desventajas de los pisos con opción a compra para los inquilinos

Aunque se trata de una buena opción para «ir invirtiendo» en la vivienda a la vez que pagamos el alquiler, si finalmente no se activa la opción a compra el inquilino pierde cualquier prima abonada. Además, los pisos con opción a compra suelen tener un alquiler más alto.

Por otra parte, si este tiempo encontramos un piso en mejores condiciones o con mejor precio, ya nos habremos comprometido, y quizá tengamos que esperar y dejar pasar una buena oportunidad.

Si los precios en la zona bajan mucho en el tiempo que estamos alquilados, no podremos negociar una rebaja en el precio fiscal.

La carga fiscal es otra de las grandes desventajas de los pisos con opción a compra para los inquilinos.  Piensa que los contratos de casas con opción a compra están sujetos a una doble tributación por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, por alquiler y por compra. Así, llegado el momento de la transacción, el impuesto de Transmisiones Patrimoniales a abonar será el correspondiente al abono del precio íntegro, aunque hayamos pagado una parte antes. 

¿Me interesa realmente un alquiler con opción a compra? 

El alquiler con opción a compra puede ser interesante tanto para los propietarios como para los futuros compradores: los primeros incentivan la decisión de compra y los segundos comprueban de primera mano cómo es la vivienda antes de adquirirla definitivamente.

Gracias a los contratos de alquiler con opción a compra, el inquilino-futuro comprador tiene cierto margen hasta asumir la propiedad del inmueble. Esto puede ser beneficioso para jóvenes que quieren acceder a una primera vivienda pero tienen problemas para conseguir la financiación actualmente; así como para personas que desean comprar una vivienda pero no tienen ahorros para cubrir impuestos o gastos hipotecarios. 

En ambos casos, el tiempo de alquiler les da margen para buscar una hipoteca acorde a sus ingresos o para ahorrar con la seguridad de invertir ese dinero en su futura vivienda. Aún así, en algunos pisos con opción a compra es necesario adelantar una pequeña prima que se perderá en caso de no activar la opción de compra. 

En el caso de los propietarios, ofertar su piso en alquiler con opción a compra es una buena idea para quienes desean vender una propiedad pero no tienen prisa inminente. También es una buena opción para quienes llevan varios meses comercializando un inmueble pero no reciben ofertas: de esta forma mantienen la oferta de venta a la vez rentabilizan la propiedad.

Como siempre que estamos pensando en adquirir un inmueble, antes de firmar un contrato de alquiler con opción de compra es fundamental que el futuro propietario se haga con un certificado de cargas o una nota simple en el Registro de la Propiedad. También es aconsejable consultar con un abogado  para redactar este doble contrato, tener claro exactamente a qué nos comprometemos y evitar conflictos en el futuro.
¿Buscas asesoramiento profesional para comprar una vivienda? Contacta con nosotros. Somos líderes en servicios inmobiliarios online.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR