¿Para qué sirve la certificación LEED?

Qué es la certificación LEED

La certificación LEED (Leadership un Energy & Enviromental Design o, traducido al español, Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) es sinónimo de excelencia, sostenibilidad y eficiencia en construcción.

Este método de evaluación, basado en criterios científicos, certifica que algunos proyectos, edificios (tanto viviendas como locales de nueva construcción y/o rehabilitados) e incluso barrios enteros son ecoeficientes.

A diferencia de otros documentos como el Certificado de Eficiencia Energética, necesario para realizar transacciones de compraventa o para alquilar un local o una vivienda, la certificación LEED no es obligatoria

Sin embargo, debido a su reconocimiento tanto en Europa como en EE. UU., su obtención garantiza, a través de un organismo no gubernamental e independiente (el Green Building Council o USGBC® – Consejo de Edificios Sostenibles de EE. UU. – ), la aplicación de ciertos estándares de calidad en la ejecución de un proyecto constructivo.

¿En qué consiste la certificación LEED?

A grandes rasgos, la certificación LEED reconoce el uso de estrategias sostenibles en todos los procesos de construcción de un edificio: desde la elección de una parcela al aprovechamiento de la misma, pasando por el uso de materiales sostenibles, la ejecución y orientación de la obra, la optimización de recursos o el consumo de agua o electricidad. 

En este sentido, obtener la certificación LEED no solamente es «válido» para la constructora o el propietario del inmueble, sino también para todos los profesionales (arquitectos, ingenieros, albañiles, electricistas, carpinteros, fontaneros, etc.) que intervienen en el proceso de construcción o rehabilitación.

¿Cuáles son los requisitos para obtener este certificado?

Los seis criterios o categorías evaluadas para obtener la certificación LEED son:

  1. Sustainable Sites (Sitios sostenibles, emplazamiento). Sostenibilidad en la localización del inmueble, respeto al entorno y eficiencia en los procesos de construcción.
  2. Water Efficiency (Eficiencia y aprovechamiento del agua). Tanto durante la construcción como cuando el edificio está terminado.
  3. Energy and Atmosphere (Energía y atmósfera). Eficiencia energética e impacto sobre la atmósfera mínima.
  4. Materials and Resources (Materiales y recursos). Uso de materiales sostenibles, reutilizables y respetuosos con el medioambiente.
  5. Indoor Environmental Quality (Calidad del aire interior). Este aspecto afecta sobre todo a la climatización de la vivienda. Obtendrán mayor calificación aquellos edificios que no tengan que recurrir al uso de energía para climatización (calefacción o refrigeración).
  6.  Innovation and Design (Innovación en el diseño). En esta última categoría se observarán todas aquellas mejoras de diseño para que el rendimiento del edificio y de sus instalaciones esté por encima de los estándares o requisitos LEED.

Te puede interesar: Cómo conseguir el Certificado de Idoneidad Técnica

Beneficios de la certificación LEED

La certificación LEED implica que un edificio cumple ciertos estándares de eficiencia y respeto al medioambiente

En esta evaluación se tienen en cuenta diferentes factores, entre ellos la ubicación de la vivienda o el tipo de edificio, ya que no es lo mismo analizar una casa construida en una región que en otra. 

Los criterios de eficiencia tampoco serán los mismos en viviendas unifamiliares que en edificios comunitarios o en locales comerciales.

Aun así, obtener la certificación LEED siempre tiene beneficios. Algunos de los más importantes son: 

  • Ahorro en la construcción. Los gastos relacionados con todas las fases de desarrollo del proyecto son menores (se reutilizan materiales, se optimiza el uso de recursos y de personal, etc.).
  • Menos residuos. Esto se traduce menos gastos de traslado a vertederos, plantas de reciclaje, empresas de recogida de residuos especializadas, etc.
  • Respeto al medioambiente. Una edificación certificada como LEED reduce los efectos negativos de la construcción en el entorno. Esto quiere decir que las emisiones de gases emitidas a la atmósfera son mínimas, y que se ha respetado el entorno y la biodiversidad de la zona.
  • Mayor valor del inmueble. Los edificios diseñados siguiendo las pautas de la certificación LEED ahorran entre un 30% y un 50% de energía. Este tipo de edificios tienen mayor demanda y, además, su valor en el mercado es mayor.
  • Edificios saludables. Los edificios verdes son más saludables y seguros. Como la eficiencia y el diseño van de la mano, se busca obtener espacios habitables con mucha luz natural, ventilación suficiente, niveles acústicos adecuados y control térmico. En líneas generales, vivir en un edificio sostenible mejora la calidad de vida de sus habitantes.
  • Beneficios fiscales. Algunas autoridades y gobiernos subvencionan la construcción o rehabilitación de edificios altamente eficientes. Sus propietarios también cuentan con beneficios fiscales y con incentivos económicos o mejoras en la calificación del suelo.
  • Mejor imagen empresarial. Para las empresas, colaborar en edificios con certificación LEED es beneficioso en cuanto a imagen como muestra de su compromiso con el medioambiente.

Tipología y niveles de certificación LEED

El primer edificio que obtuvo la certificación LEED fue construido en EE. UU. en 1998. En la actualidad, se estima que alrededor de 14.000 viviendas e inmuebles de todo el mundo cumplen con estos estándares de calidad y eficiencia asociados a este documento.

Según el tipo de edificio, encontramos las siguientes certificaciones LEED:

  • LEED NC. Para edificios nuevos.
  • LEED CS. Para edificios y plantas de uso flexible.
  • LEED EB BD. Para edificios e inmuebles rehabilitados.
  • LEED CI. Para interiores comerciales.
  • LEED H. Para viviendas particulares.
  • LEED NB Barrios. Para la valoración global de zonas urbanas.

De la misma forma, y en función de los puntos obtenidos en los diferentes parámetros evaluados (mínimo de 40), los niveles de certificación LEED pueden ser:

  • LEED Platinum. Para edificios que obtienen 80 o más puntos en la evaluación.
  • LEED Gold. Para edificios que obtienen entre 60 y 79 puntos.
  • LEED Silver. Para edificios que consiguen entre 50 a 59 puntos.
  • LEED Certified. Para edificios que obtienen entre 40  y 49 puntos.

¿Quieres obtener la certificación LEED?

Ahora que ya sabes qué es la certificación LEED, cuáles son sus ventajas o qué tipos de certificados LEED existen, es posible que quieras saber cuáles son los pasos que debes seguir para obtener este certificado.

Si aspiras a conseguir la certificación LEED debes empezar a trabajar en él desde la primera etapa de tu proyecto e incluir a todos los actores y profesionales implicados en su desarrollo. 

Para la Spain Green Building Council, las fases para obtener la certificación LEED para un edificio, local o vivienda son: 

  • Comprueba que cumple todos los requisitos técnicos.
  • Recopila toda la documentación.
  • Registra tu proyecto en la sede nacional de la GBC. 
  • Prepara la solicitud.
  • Presenta toda la documentación y cumplimenta correctamente la solicitud según los criterios y estándares del Green Building Council.
  • Revisa los criterios de evaluación.

Si el edificio cumple todos los requisitos, recibirás una placa y un certificado acreditativo.

Actualmente existen diferentes criterios para la certificación energética de edificios. El certificado LEED es uno de los más importantes, ya que cada vez tiene un mayor reconocimiento internacional.
¿Buscas una vivienda con certificación energética? En Deplace podemos ayudarte a encontrar la casa de tus sueños. ¡Contáctanos!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR