¿Para qué sirve el Certificado de Idoneidad Técnica?

¿Para qué sirve el certificado de idoneidad técnica?
Compartir

El Certificado de Idoneidad Técnica (CIT) es el trámite final para resolver un informe negativo en la Inspección Técnica de Edificios (ITE), un procedimiento por el que deben pasar todas las construcciones (bloques de pisos, viviendas unifamiliares, oficinas, etc.) y cuyo objetivo es corroborar que los diferentes elementos del inmueble que afectan a la seguridad y a la calidad de vida de las personas que los habitan están en buenas condiciones

La ITE y el correspondiente Certificado de Idoneidad Técnica también son importantes a la hora de comprar o vender un edificio. De hecho, uno de los primeros aspectos que valoran los futuros compradores es el estado en el que se encuentra la vivienda. Esto no solo repercutirá en su precio final, ya que no “aprobar” esta inspección puede ser un problema en el banco para que nos conceda una hipoteca o para tramitar la escritura pública de compraventa en el Registro de la Propiedad. En algunas ocasiones, carecer del CIT y no pasar la ITE incluso puede acarrear una sanción económica por parte de la Administración. 

A continuación te contamos qué es el Certificado de Idoneidad Técnica, dónde y cómo conseguirlo, y en qué casos es necesario. 

Sobre la Inspección Técnica de Edificios (ITE)

Antes de abordar las cuestiones relacionadas con el Certificado de Idoneidad Técnica, hablaremos de la Inspección Técnica de Edificios. Este trámite es obligatorio para todos los edificios a partir de los 50 años, aunque algunas Comunidades Autónomas lo exigen a partir de los 30 años. Una vez conseguida la primera ITE, deberán realizarse revisiones periódicas en función de las características y estado del edificio cada 3, 6 o 10 años.

¿Qué aspectos analiza la ITE?

La ITE analiza cuestiones técnicas de una construcción como la situación de la estructura y la cimentación del edificio. También el estado de fachadas interiores y exteriores, elementos de accesibilidad, cornisas, salientes o azoteas y redes generales de fontanería, saneamiento y electricidad.

¿Quién puede hacerla?

La Inspección Técnica de Edificios es un trámite oficial y, por tanto, debe ser realizado por un profesional técnico cualificado. Puede encargarlo cualquier particular, es decir, el propietarios de un edificio o vivienda, a un arquitecto, un aparejador o un ingeniero en edificaciones.

La inspección se realiza de forma visual, desplazándose el profesional a la vivienda. Durante la visita, éste puede solicitar al propietario documentos e informes relacionados con otras ITE o con aspectos técnicos de la construcción como el Informe de Evaluación del Edificio (IEE) o el Certificado de Eficiencia Energética.

Una vez comprobados todos los datos, el técnico emitirá, a través de una plataforma online, un informe con una calificación y una serie de anotaciones que enviará a la Administración competente,  desde donde se tramitará y aprobará el certificado oportuno.

¿Cuánto cuesta la ITE? 

El precio de una Inspección Técnica de Edificios es relativo, ya que depende del tipo de inmueble, de su tamaño y de su antigüedad. Aun así, por norma general su coste medio es de unos 500€.

¿En qué casos es necesario presentar un Certificado de Idoneidad Técnica?

Cuando un edificio no pasa la ITE, obtiene un informe desfavorable que puede ser «apto provisional» o el «apto cautelar». En ambos casos, la Administración competente abre un expediente, puesto que se considera que el edificio no cumple con las condiciones de seguridad, salubridad o estructura mínimas previstas por la legislación. 

La única opción en los dos casos es contratar a un arquitecto para realizar las obras de rehabilitación oportunas. El plazo máximo para realizar estas obras oscila entre los 3 y los 6 años, en función del estado del edificio y del tipo de intervención a realizar. Una vez esté todo arreglado, podrá solicitarse de nuevo pasar la ITE.

Se realizarán obras mayores cuando los fallos detectados en la revisión afecten a partes fundamentales del edificio, como por ejemplo los muros de carga, los pilares o la fachada principal. Estas reformas, que pueden durar varios meses, requieren la elaboración de un proyecto firmado por un arquitecto y la obtención de las licencias de obras municipales oportunas. Una vez realizada la obra y arregladas todas las carencias y defectos señalados por la ITE, y ya con el Certificado de Final de Obras, el propietario podrá solicitar pasar la Inspección Técnica de Edificios para obtener un informe positivo. 

En caso de que el edificio necesite obras menores, no relevantes y que únicamente supongan mejoras superficiales (refuerzo de paredes, cambio de suelos, sustitución de ventanas y puertas, cambio de instalaciones de agua y electricidad, etc.), se deberá conseguir un Certificado de Idoneidad Técnica suscrito por un técnico experto.. 

¿Qué información aparece en el Certificado de Idoneidad Técnica?

El Certificado de Idoneidad Técnica sirve para acreditar que las deficiencias de un edificio detectadas durante la Inspección Técnica de Edificios han sido corregidas y subsanadas

El procedimiento oficial contempla que, una vez realizadas las obras pertinentes, un Técnico cualificado (el mismo aparejador o arquitecto, u otro profesional cualificado) visitará el edificio para comprobar que se han realizado las modificaciones previstas. Aun así, conviene saber que para conseguir este documento no es obligatorio el visado del colegio profesional, por lo que el técnico actúa a nivel individual. El precio del Certificado Idoneidad Técnica suele oscilar entre los 300 y los 400 €

Una vez revisado el edificio, el técnico enviará sus valoraciones al Ayuntamiento o a la dependencia municipal correspondiente para la expedición del Certificado de Idoneidad Técnica y la obtención definitiva de la ITE. En el informe aparecerá la siguiente información, según el modelo estándar: 

  • Datos del edificio (dirección, año de construcción, superficie, etc.).
  • Datos del técnico que elabora el informe (nombre, apellidos, titulación, número de colegiado, etc.)
  • Declaración de certificación. Mostrando la corrección de las deficiencias expuestas en el Informe de Inspección Técnica no favorable, incluyendo la fecha de finalización de las obras y el número de expediente.

¿Y una vez tengo el Certificado? 

Con la obtención del Certificado de Idoneidad Técnica se cierra el expediente desfavorable del Ayuntamiento sobre el inmueble. A priori,con este trámite tu edificio o vivienda no deberá pasar ninguna inspección técnica hasta pasados diez años, aunque si tiene más de 50 este periodo puede reducirse a la mitad (5 años).

Por otra parte, sin el Certificado de Idoneidad Técnica no podrás conseguir la ITE en el periodo de tiempo impuesto por el Ayuntamiento y, sin este documento, podrías enfrentarte a multas de hasta 6.000 €.

Cuando un edificio no cuenta con los requisitos establecidos de seguridad, higiene o de ornato público y decoro según la normativa vigente, sus propietarios son los responsables de realizar las reparaciones oportunas. De ahí la importancia de dejarse asesorar por profesionales antes de realizar las obras y reformas que no solo mejorarán tu calidad de vida y seguridad, sino que también aumentarán el valor de tu vivienda.

¿Estás pensando en comprar o en vender un piso o una casa? ¿Quieres saber qué documentos y certificados necesitas? Contacta con Deplace. Somos expertos en el sector inmobiliario.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR