Pasos para vender un piso de segunda mano y conseguir el mejor precio

¿Qué trámites hacen falta para vender un piso?

Las necesidades que nos pueden llevar a la venta de nuestra vivienda pueden ser muy diversas. Desde que estemos pensando en mudarnos a una vivienda mejor, hasta que necesitemos liquidez o que nos cambiemos de ciudad.

Las circunstancias personales de cada uno son tan diferentes que analizarlas nos podría llevar años. Sin embargo, lo cierto es que sin importar su naturaleza, los trámites para vender un piso de segunda mano siempre deben de estar claros. Debido a la dificultad que desprende este proceso, unido a la gran cantidad de desinformación que hay en torno a él, la venta de un piso de segunda mano es uno de los mayores retos a los que vamos a tener que enfrentarnos en nuestra vida.

Si quieres que esto no se convierta en un problema y seas capaz de enfrentarte a él con las mayores garantías posibles, debes ser consciente de todos los trámites para vender un piso de segunda mano.

Antes de llegar a ellos, es importante que tomes conciencia de la opacidad que rodea al mercado inmobiliario. Precisamente por ello, es un ámbito en el que confiar en los profesionales del sector es una de las mejores decisiones que puedes llevar a cabo. Y en Deplace estamos dispuestos a ayudarte..

Trámites para vender un piso de segunda mano, ¿por dónde empiezo?

Cédula de habitabilidad

Lo primero que debes de hacer si quieres convertir esta transacción en un verdadero éxito es conseguir una cédula de habitabilidad. A través de ella estás garantizando que la vivienda que pones a la venta es susceptible de ser habitada.

Pese a que muchas veces como propietarios se desconoce si la vivienda ya cuenta o no con este trámite, es importante que revisemos si, en caso de tenerla, está en vigor o si ha caducado.

Uno de los mayores errores que se cometen en el mercado inmobiliario en lo referente con este tema es pensar que el hogar dispone de este certificado, sin prestar atención a la fecha de expiración del mismo.

Las cédulas de habitabilidad, al igual que muchos otros parámetros administrativos de nuestra vivienda, tienen que renovarse de manera periódica. De lo contrario, poner tu piso a la venta sin este certificado podría incurrir en una importante infracción.

Acude a una inmobiliaria

Una de las dudas más frecuentes cuando se dispone a vender una casa está relacionada con el precio de salida que se quiere conseguir. En este sentido, es muy importante saber que el precio de salida debe de incluir tanto el precio mínimo que se busca obtener de la transacción como el margen de negociación que se está dispuesto a dejar pasar en caso de cerrar un acuerdo.

Aunque parezca que es un tema carente de dificultad, es importante que sepas que es una de las decisiones que acarrean más dificultad en lo relacionado con la venta del inmueble.

Si quieres ejecutar a la perfección todos los trámites para vender un piso de segunda mano, lo mejor que puedes hacer es confiar en los expertos para que te ayuden en un sector como el inmobiliario. La tasación inmobiliaria debe de realizarla un técnico para que ésta sea real. Además, si lo que temes son las comisiones inmobiliarias, has de saber que en Deplace no las empleamos, sino que sólo en caso de vender tu vivienda pagarás un coste fijo previamente pactado.

Los anuncios en Internet de los pisos tienen un mayor alcance de visitas durante los primeros días, si se empieza con un precio demasiado elevado, aunque luego lo rebajemos a posteriori, puede hacer que el piso pierda interés.

A la hora de tomar una decisión tan complicada como la de fijar un precio, confía en la valoración de Deplace.

Despersonaliza tu vivienda

Éste es uno de los aspectos que se suele dejar en el olvido. Con el paso de los años, lo normal es que la vivienda sea capaz de hablar por sí misma. Debido al tiempo que se pasa en ella, lo normal es que cuando ya lleves un tiempo viviendo en tu casa, ésta adquiera tu propia personalidad.

Es importante tomar conciencia de que no todo lo que te gusta puede hacerlo al resto del mundo. Aspectos tales como el color de las paredes, los elementos decorativos o, incluso, los imanes de nevera, pueden jugarte una mala pasada a la hora de finalizar una transacción.

Uno de los trámites para vender un piso de segunda mano que suscitan un mayor interés es lo relacionado con ocultar todos los detalles que hacen referencia a la personalidad del vendedor. Así, todo lo que se haya instalado en nuestro hogar en los últimos años que esté muy relacionado con ésta, puedes guardarlo dentro de los armarios o debajo de la cama.

Lo ideal es que todas las visitas que reciba el inmueble se sientan cómodas cuando entran. Cuanto más neutro sea nuestro hogar, más fácil será que le entre por los ojos a todo tipo de interesado.

En este sentido, una de nuestras recomendaciones es que trates de ocultar al máximo todas las fotos que hay en el interior de la vivienda. Cuando un comprador se muestra interesado en la adquisición de una vivienda, aunque sea de manera inconsciente, no quiere ver la vida de otras personas en ella.

Arregla todos los desperfectos

Que te vayas de un piso no quiere decir que tengas que desententerde por completo de todo lo que ocurre dentro de él. Especialmente si quieres obtener el máximo valor posible.

Como comprador, los desperfectos que se muestran en una vivienda en el momento de comprarla, es uno de los mayores argumentos para rebajar el precio final del piso.

Si no quieres negociar la cantidad que estás fijando, es importante que cuides hasta el más mínimo detalle. Un último repaso cuando vayas a subir el anuncio a Internet es la mejor manera de transmitir una imagen de seriedad y compromiso a todos los interesados. Si te encuentras con que una puerta está rota, una pared tiene un golpe, o hay algún mueble que no esté en condiciones, lo mejor es invertir algo de dinero en su reforma.

Esta pequeña inversión seguro que la recuperas en el momento de cerrar la transacción.
No pierdas a un posible comprador por no haber estado atento a los detalles. Cada comprador debe de sentir desde el momento que entra la casa como si fuera suya.

Arregla todos los posibles desperfectos que hay en el hogar y consigue que tu futuro cliente se sienta como en casa. ¡No puede haber una decisión mejor!

Vender nuestra casa siempre es uno de los grandes retos a los que vas a tener que enfrentarte en tu vida. Pese a que hace unos años el procedimiento era mucho más sencillo, el auge de Internet y de las nuevas tecnologías ha hecho que de la transacción de vender una casa surjan una serie de detalles que bien merece la pena cuidar.
En un mercado tan competitivo como el actual, solo los profesionales más experimentados del sector van a conseguir cumplir con el objetivo que te has propuesto como vendedor. Planificar una estrategia de venta será mucho más sencillo si cuentas con algunos de los mejores asesores inmobiliarios del mundo. Confía en Deplace e invierte en tranquilidad. Nosotros nos encargamos de todo para que tú solo tengas que preocuparte de elegir tu nuevo hogar.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR