¿Qué es lo que debemos entender al hablar de vivienda habitual?

Qué son las viviendas habituales

Seguro que más de una vez has escuchado hablar de las atribuciones fiscales que se aplican a la vivienda habitual. Aunque, si no conoces el concepto, es posible que tengas confusión. Es importante saber qué se considera vivienda habitual puesto que este concepto tiene repercusiones tributarias.

Desde Deplace, te contamos en este artículo qué se considera vivienda habitual de cara a tus obligaciones tributarias.

Ante Hacienda, ¿qué se considera vivienda habitual?

Para ser considerada vivienda habitual del contribuyente ante el fisco, debe ser habitada por éste de manera efectiva y con carácter permanente. La vivienda debe cumplir con una serie de requisitos:

El tiempo de ocupación

El domicilio que se considera vivienda habitual la constituye aquella en la que has habitado durante al menos tres años. Esta consideración admite las siguientes excepciones:

  1. El atributo de vivienda habitual no se pierde si tuviste que cambiar de domicilio y no has cumplido tres años en tu nueva residencia, por circunstancias como enfermedad o discapacidad, matrimonio o ruptura matrimonial, exigencia laboral, cambio de empleo etc.
  2. Que la vivienda sea nueva y la hayas ocupado por un lapso de 12 meses, contados a partir de la fecha de adquisición o de la terminación de las obras.
  3. Que el contribuyente haya residido durante más de 183 días al año, en el caso de posea más de una vivienda.

La cercanía a la edificación que constituye la vivienda habitual

La consideración de vivienda habitual se extiende a los anexos, tales como las plazas de garaje hasta un máximo de dos, los trasteros, las piscinas, etc. Para esto, los citados anexos tendrán que estar ubicados en el mismo edificio que la vivienda y su adquisición deberá realizarse en el mismo acto junto con la vivienda.

¿Qué uso se le da a la figura de vivienda habitual?

Anualmente, miles de personas deducen un importe en su ejercicio fiscal de IRPF por la compra (pago de hipoteca), alquiler o rehabilitación de su vivienda habitual. Con frecuencia se ve que, por desinformación, los contribuyentes pueden fallar en la aplicación correcta de los desgravámenes, exponiéndose a los reclamos de Hacienda.

A efectos fiscales, se considera construcción de vivienda habitual, y por lo tanto son deducibles, los pagos que se hagan a la agencia promotora a la que le compras sobre plano. En este caso, el plazo de ejecución de la obra no deberá superar los cuatro años.

También son deducibles los gastos de obras de rehabilitación de la vivienda habitual, siendo esta obra declarada de actuación protegida en materia de rehabilitación. La actuación protegida la tiene que determinar cada Ayuntamiento.

La deducción por adquisición de vivienda se practicará hasta el momento en que se den las circunstancias que forzosamente impidan la ocupación de la vivienda. Con la excepción de cuando el contribuyente no habite su vivienda habitual por razón de cargo o empleo, en cuyo caso podrá seguir practicando las deducciones por este concepto.

¿Puede Hacienda negar la aplicación de deducciones por vivienda habitual?

Sí, sí que puede. La Ley General Tributaria se remite a la regla general de que cada parte debe probar los hechos que le beneficien. Por tanto, en materia tributaria se exige al contribuyente la prueba de los hechos que justifiquen la aplicación de deducciones, exenciones, bonificaciones y, en general, cualquier beneficio fiscal.

Por su parte, Hacienda puede negar la deducción basándose en indicios tales como:

  1. El empadronamiento del contribuyente.
  2. El consumo de los principales suministros de la vivienda como agua, luz, gas…etc.
  3. La distancia entre la vivienda habitual y el centro de trabajo. Cuando el contribuyente tiene dos viviendas Hacienda toma como un indicio de habitual, la cercanía al lugar de trabajo.
  4. La distancia respecto al centro de salud. Hacienda registra como indicio que la vivienda habitual sea la más cercana al centro de salud al que acude con más frecuencia el contribuyente.

Hacienda puede realizar una comprobación de vivienda habitual al contribuyente, y negarle el derecho a aplicar la deducción. Hay que tener en cuenta que dicha comprobación puede ser extendida a los últimos cuatro ejercicios fiscales no prescritos.

¿Existen un importe máximo para las inversiones deducibles?

En el caso de inversiones en la adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de la vivienda habitual, el importe máximo con derecho a deducción es de 9.040 euros anuales. Este importe engloba la totalidad de los conceptos establecidos. En caso de haber superado este importe, el exceso no podrá ser trasladado a ejercicios futuros.

En el caso de gastos destinados a la adecuación de la vivienda habitual en razón de adaptarla a una condición de discapacidad, el importe máximo con derecho a deducción se establece en 12.080 euros anuales. En caso de haber superado este importe, el exceso no podrá ser trasladado a ejercicios futuros.

¿Qué implicaciones tiene la venta de la vivienda habitual en la declaración de la renta?

Si has vendido tu vivienda habitual, las ganancias patrimoniales obtenidas en la transmisión pueden resultar exentas. Esta excepción aplica si el importe total obtenido por la transmisión, se reinvierte en la compra o la rehabilitación de otra vivienda habitual.

Se denomina exención por reinversión de la vivienda habitual. Existe un plazo para efectuar la reinversión del importe obtenido que consta de un período no superior a dos años, posteriores o anteriores a la venta.

Para efectuar tus obligaciones fiscales es necesario tener presente qué se considera vivienda habitual ante Hacienda. En Deplace estaremos encantados de atender esta y otras dudas que tengas en relación al manejo de tus bienes inmuebles.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR