¿Qué diferencia las hipotecas verdes de las tradicionales?

Qué son las hipotecas verdes
Compartir

Una hipoteca verde es un préstamo bancario diseñado para promover la eficiencia energética de edificios y viviendas cuyas instalaciones facilitan un bajo consumo de electricidad. 

Generalmente, estas hipotecas son más baratas y ofrecen mejores condiciones de financiación, pues su finalidad es promover infraestructuras sostenibles, luchar contra el cambio climático y favorecer el ahorro.

¿Quién puede pedir una hipoteca verde y para qué? 

Cualquier persona física o empresa puede solicitar una hipoteca verde para comprar una vivienda o un local comercial, o para hacer reformas y rehabilitaciones en casas o negocios. Estos préstamos también pueden destinarse a la autopromoción, la promoción y la reforma de instalaciones eficientes.

En todos los casos, la concesión de la hipoteca verde en España está condicionada a la eficiencia y sostenibilidad del inmueble, siguiendo estas bases.

  • La calificación del mismo debe ser A+, A o B.
  • Cuanto mayor sea dicha calificación, menores serán los intereses del préstamo.
  • La vivienda debe construirse de forma sostenible
  • En el caso de viviendas antiguas, las reformas financiadas por este tipo de préstamo deben garantizar una mejora de la eficiencia energética de, al menos, el 30%

¿En qué se diferencia de una hipoteca verde de una convencional?

El funcionamiento de una hipoteca verde es prácticamente el mismo que el de cualquier hipoteca “convencional”. 

El banco te pedirá información sobre tus ingresos (nóminas, declaraciones de la renta, etc.) y sobre presupuestos y proyecto de obra (en el caso de autopromociones y reformas). En el caso de compra, también tendrás que aportar el Certificado Energético de la vivienda. 

Cuando el banco te pase la oferta vinculante, esta incluirá información detallada sobre importe y forma de entrega del préstamo, amortización (número de cuotas, periodicidad/importe/fecha de pago, etc.), comisiones e intereses, así como de otros gastos como impuestos, tasaciones o vinculaciones con el banco.

Al igual que ocurre con cualquier otra hipoteca, esta información, una vez revisada, se presentará en la notaría para preparar la escritura que ambas partes (banco y cliente) firmaréis para inscribir la hipoteca en el Registro de la Propiedad. En el caso de los promotores, las hipotecas verdes pueden subrogarse a los futuros compradores. 

Si los pasos para solicitar una hipoteca verde y su registro son los mismos, ¿en qué se diferencia de una hipoteca convencional? Pues, básicamente, en las condiciones, que suelen ser más beneficiosas para los clientes.

Para empezar, las hipotecas verdes tienen intereses más bajos. Un ejemplo: si el diferencial de una hipoteca variable es del 1% para casas con una certificación A+ (la más alta), en las casas con certificación G (la más baja), será del 1,30%. Según algunas comparativas, una hipoteca verde puede mejorar hasta 10 puntos el global de una hipoteca convencional. 

Otra de las ventajas de las hipotecas verdes es que las entidades exigen menos ahorros a sus clientes: mientras que para una hipoteca «normal» debes acreditar ahorros de, al menos, un 20% del valor del inmueble (el banco financia únicamente el 80% de la compraventa), con una hipoteca verde las entidades pueden requerirte únicamente un 5%. Aun así, el banco te pedirá que acredites solvencia suficiente para devolver el dinero del préstamo.

Por lo demás, tanto las vinculaciones (domiciliación de recibos o ingresos, aportación a planes de pensiones, contratación de seguros, etc.), como los plazos de hipotecas verdes y convencionales son similares, y dependen de cada entidad bancaria.

Ventajas de la hipoteca verde

Las hipotecas verdes son más baratas porque se considera que el ahorro de consumo de energía en la vivienda será tan elevado que garantizará el propio pago de la hipoteca. Además, comprar una vivienda eficiente o realizar una reforma para mejorar la calificación energética de una casa aumenta su valor en el mercado. 

De forma genérica, las ventajas de las hipotecas verdes para comprar un piso o una casa son tres: 

  • Ahorro económico. La hipoteca verde permite a compradores o propietarios conseguir préstamos con menos intereses y con mejores condiciones, entre ellas una menor aportación de capital inicial.
  • Menos riesgo de impago. Esta cuestión que beneficia a ambas partes, es decir, tanto a los usuarios como a la entidad bancaria. Según algunos portales financieros, este tipo de hipotecas tienen una tasa de impago un 30% menor que las hipotecas convencionales.
  • Revalorización del inmueble. Las viviendas eficientes tienen mayor valor en el mercado inmobiliario, por lo que, en un futuro, podrás recuperar tu inversión de manera más fácil. 

¿Quieres pedir una hipoteca verde?

Aunque las hipotecas verdes todavía no son muy populares en nuestro país, desde 2018 existe un Plan de Acción sobre Hipotecas Energéticamente Eficientes (EeMAP) para garantizar que los bancos ofrecen préstamos hipotecarios que respaldan las actuales políticas sobre clima y energía de la UE.

El objetivo de EeMAP es que, entre 2018 y 2020, los bancos puedan valorar el impacto de este tipo de hipotecas para empezar a comercializarlas de manera habitual. Actualmente, las mayoría de las hipotecas verdes se conceden a promotoras que construyen viviendas con calificación energética alta, o que rehabilitan inmuebles para mejorar su eficiencia. En todo caso, cada vez más entidades ofrecen este producto a clientes particulares.

Algunos de los bancos donde puedes solicitar una hipoteca verde en España son:

Cajamar

Cajamar ha sido un grupo financiero pionero en ofrecer “hipotecas verdes” en España usando como base su antigua “Hipoteca variable Wefferent”

La hipoteca verde Cajamar actual reduce el diferencial de sus hipotecas un 0,05% para la construcción, rehabilitación o compra de viviendas sostenibles.

Bankia

Bankia es otra de las entidades que permite solicitar una hipoteca verde gracias a su línea específica para la compra de casas sostenibles

Esta hipoteca de Bankia ofrece una bonificación de 25 puntos básicos frente a los préstamos habituales de esta entidad, es decir, que la hipoteca verde es un 0,25% más barata que una hipoteca fija, variable o mixta “normal”.

Banco Santander

Actualmente, el Banco Santander bonifica en 10 puntos (un 0,1%) el tipo de interés por la compra de viviendas sostenibles

La oferta de la entidad es de 0,99% + Euríbor en el caso de los préstamos verdes variables, y de un 1,9% en las hipotecas verdes a tipo fijo.

BBVA

El BBVA es uno de los bancos que mayores incentivos ofrece a los compradores que se decantan por una hipoteca verde gracias a su línea de crédito especial para promotores. 

La hipoteca verde del BBVA permite bonificar 10 puntos básicos el diferencial y exige menor aportación inicial para clientes que quieren comprar un piso o una casa eficiente.

Triodos Bank

Hasta la fecha, este banco holandés ha concedido casi 1.700 hipotecas verdes en toda Europa. ¿Su principal ventaja para convertirse en referencia con este producto? Un aumento del diferencial de intereses del 2% entre viviendas con calificación energética A y G, tanto en hipotecas verdes variables como mixtas.

Si decides comprar una casa con certificación energética alta tendrás un gran ahorro en tus facturas. Y si además contratas una hipoteca verde para financiarla, el ahorro será mayor porque disfrutarás de intereses más bajos en tu préstamo. 

Sin embargo, las hipotecas verdes también tienen sus propias comisiones y vinculaciones, así que nuestro consejo es compararlas con las hipotecas convencionales para saber si realmente te interesan.

¿Buscas la mejor financiación para comprar tu casa? Contacta con Deplace. Somos tu inmobiliaria online de confianza.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR