Qué es el crowdfunding y en qué se diferencia del crowdlending

crowfunding
Compartir

Los términos crowdfunding y crowdlending están de moda y han pasado a formar parte de nuestro vocabulario cotidiano. 

De hecho, es fácil que hayas oído que muchos proyectos solidarios o culturales (ediciones de libros, publicaciones de disco, celebración de festivales de música o recitales de poesía, etc.) recaudan fondos o se financian, total o parcialmente, a través de la cooperación colectiva y en red mediante plataformas de Internet. Es lo que se conoce popularmente como «micromecenazgo«. 

Pero el crowdfunding y el crowdlending también puede aplicarse al mundo empresarial, incluidos aquellos negocios vinculados al sector inmobiliario. 

Hablamos de nuevas fórmulas que tienen dos objetivos: obtener financiación para desarrollar un proyecto o poner en marcha una empresa, o realizar una inversión que nos reporte beneficios a largo plazo. 

A continuación te contamos con más detalle qué es el crowdfunding, cuál es la diferencia entre crowdfunding y crowdlending y qué opción es más interesante para ti. 

¿Qué es el crowdfunding? 

El crowdfunding o micromecenazgo es una red de financiación colectiva, normalmente online, que sirve para financiar un determinado proyecto a través de donaciones económicas o de otro tipo. 

Actualmente, existen diferentes tipos de crowdfunding. 

El más habitual y conocido es el modelo de donación/recompensa. Es decir, que quienes realizan aportaciones no esperan beneficios a cambio o reciben una recompensa por su contribución. En estos casos, el dinero no se invierte: se utiliza para desarrollar el proyecto.

Pero el crowdfunding también puede ser una forma de inversión. En este caso, distinguimos entre  «equity crowdfunding«, que consiste en comprar parte del capital de una empresa para convertirse en accionista de la misma, y «crowdlending«, un tipo de financiación en masa, a través de préstamos, a cambio de un tipo de interés por el dinero prestado.

Modelos crowdfunding: definición de equity crowdfunding y crowdlending

Equity Crowdfunding: conviértete en accionista de una empresa 

El equity crowdfunding es uno de los métodos de financiación alternativa que más relevancia está ganando en los últimos años. 

Al igual que el crowdfunding convencional, la esencia del equity crowdfunding es la financiación colectiva. Sin embargo, en este caso, el dinero no se invierte en un proyecto innovador o en una start up, sino en una empresa ya consolidada. De esta forma, los particulares pueden realizar inversiones, a priori rentables, sin necesidad de poner en riesgo su dinero. 

En este sentido, el equity crowdfunding es interesante porque no es necesario disponer de un gran capital para convertirse en accionista de una empresa. 

Además, esta fórmula facilita la diversificación y permite realizar pequeñas inversiones con las que podemos obtener beneficios en un breve periodo de tiempo

El equity crowdfunding también tiene algunos riesgos, ya que no tienes ninguna garantía adicional que te asegure la recuperación de los fondos invertidos. La compra de capital se hace sin un horizonte temporal fijo, y solo tendrás beneficios si decides vender tu participación. Sin embargo, si la empresa va bien, puedes llegar a multiplicar tu inversión en poco tiempo.

Crowdlending: préstamos financiados con capital privado

Por otra parte, tenemos el crowdlending, una fórmula de inversión completamente diferente. 

En este caso, el inversor (por ejemplo, tú) presta dinero a una persona, empresa o proyecto que tiene la obligación de devolvérselo con un calendario de pagos definido y concreto, añadiendo al importe invertido un tipo de interés fijo.

Básicamente, de lo que hablamos es de un préstamo financiado con capital privado, ya que la devolución de la inversión se hace en cuotas mensuales desde el momento de la formalización del préstamo.

El crowdlending surgió como una alternativa cuando, tras la última crisis económica, los bancos comenzaron a solicitar demasiadas garantías, y los emprendedores, empresas y particulares tuvieron que buscar nuevos métodos para conseguir dinero. Además, gracias a Internet, se han creado comunidades online que ponen en contacto a particulares que quieren invertir y a empresas que necesitan financiación, y que facilitan que el proceso sea transparente.

Normalmente, el crowdlending es una fórmula válida para empresas o proyectos desarrollados o que ya están generando beneficios con su actividad. El motivo es que muchos proyectos nuevos no cumplen esta regla y no podrían asumir el pago de las cuotas mensuales a los inversores.

Diferencias entre crowdfunding y crowdlending

Equity crowdfunding y crowdlending son dos formas de invertir/obtener financiación que, pese a sus similitudes, tienen muchas diferencias. A continuación, analizamos las más importantes: 

Riesgo de la inversión: elevado vs. mínimo 

Las inversiones a través de crowdfunding tienen un riesgo alto: solo recuperarás tu inversión  si el proyecto en el que has «colocado» tu dinero consigue tener éxito. Es más, el retorno de la inversión, de existir, se produce a largo plazo

En el crowdlending, por contra, el riesgo es más bajo. Desde el primer mes el inversor recibe los pagos acordados y la posibilidad de impago es mínima, asociada únicamente a resultados del proyecto muy negativos.

Beneficios: variables vs. fijos 

Siempre que el proyecto en el que has invertido funcione, obtendrás beneficio. En el caso del crowdfunding, tus beneficios son variables y dependerán del éxito del proyecto: pueden ser elevados o nulos. En el caso del crowdlending, tendrás beneficios fijos y seguros que serán  los intereses que se hayan pactado al firmar el préstamo. 

Garantías: nulas vs. elevadas 

En el caso del crowdfunding, no existen garantías de recuperación de la inversión, y el inversor debe fiarse de su intuición y de las posibilidades del proyecto. En el crowdlending, existen todas las garantías pactadas previamente por contrato.

¿Qué alternativa me interesa? 

Normalmente, para la creación de empresas o start up se solicita el equity crowdfunding, mientras que el crowdlending se ajusta a proyectos consolidados o con generación de beneficios predecibles. 

En todo caso, tanto si estás buscando financiación como si quieres invertir, debes tener en cuenta varios aspectos antes de decantarte por uno u otro. 

Por ejemplo, el crowdlending permite llevar un control más detallado de cómo funciona el proyecto, ya que mensualmente hay una relación entre la empresa y sus inversores. 

Por eso, en los proyectos financiados por crowdfunding es especialmente importante tener un buen plan de comunicación y marketing, perfectamente detallado, para que los inversores conozcan los potenciales beneficios del negocio del que van a formar parte sin que estos sean todavía tangibles.


Esta es otra de las grandes diferencias entre equity crowdfunding y crowdlending: en el primer caso, el inversor forma parte de la empresa al invertir su dinero y puede intervenir (en la parte proporcional) en el desarrollo del proyecto, mientras que en el crowdlending el inversor recibe dinero pero nunca será propietario y, por tanto, no podrá tomar decisiones relacionadas con el funcionamiento de la empresa. 

Si buscamos financiación por crowdlending, tendremos que demostrar que somos solventes y que vamos a devolver el préstamo en el tiempo y en la forma que hemos pactado.

Tanto el crowdfunding como el crowdlending son dos buenas alternativas para invertir en el sector inmobiliario de manera rentable, fácil, accesible y transparente. Las dos permiten utilizar la tecnología para juntar a pequeños inversores que, unidos, generan un «músculo financiero» capaz de invertir en proyectos normalmente reservados para inversores profesionales. Esto ha supuesto una auténtica revolución en el sector inmobiliario y ha abierto camino a nuevos proyectos interesantes. 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR