¿Qué hace un personal shopper inmobiliario?

Qué es un personal shopper inmobiliario
Compartir

Si te interesa el mercado inmobiliario, o si estás pensando en comprar una casa es fácil que últimamente hayas oído hablar de los personal shopper inmobiliarios (PSI), profesionales que asesoran a quienes desean adquirir una vivienda en propiedad.

Los PSI suelen ofrecer las mejores oportunidades de inversión porque conocen perfectamente el mercado inmobiliario, lo que ahorra tiempo y dinero a la hora de comprar un piso o una casa. Pero, ¿en qué casos conviene contratar este servicio? ¿Para quién está recomendado? ¿Cuánto cobra un personal shopper inmobiliario? ¿Merece la pena recurrir a este tipo de profesionales?

¿Qué es un personal shopper inmobiliario?

La figura de personal shopper o comprador personal es una tendencia en alza en muchos sectores. En el caso del mercado inmobiliario, el trabajo de un PSI es similar al de un asesor inmobiliario personal, aunque con algunos matices: mientras que un asesor inmobiliario convencional trabaja tanto para vendedores como para compradores, un personal shopper únicamente trabaja para particulares que quieren comprar.

El personal shopper inmobiliario independiente comenzó a ganar relevancia en el mercado de la vivienda norteamericano en la década de los años 80 y, su importancia, ha ido creciendo con el paso del tiempo. El principal motivo es que cada vez queremos casas más personalizadas y acordes con nuestras necesidades, y estos profesionales saben perfectamente qué es lo que buscan sus clientes.  

El trabajo del personal shopper inmobiliario

Algunas de las fases del trabajo de los PSI son: 

Entrevista personal 

En una primera fase, el personal shopper inmobiliario se entrevista con sus clientes para conocer sus gustos y, sobre todo, sus necesidades. En este primer encuentro, el PSI informa a los futuros compradores sobre la viabilidad de su propuesta, ya que muchas veces los clientes tienen expectativas muy altas con un presupuesto limitado. 

El personal shopper también aprovecha esta entrevista para elaborar una “check-list” con los requisitos imprescindibles que la futura vivienda debe tener (ubicación, número de habitaciones, instalaciones, zonas comunes, equipación, etc.). 

Estudio de la situación del sector 

Los personal shoppers inmobiliarios conocen perfectamente la situación de su sector. La segunda fase de su trabajo consiste en estudiar todas las opciones para sus clientes, tanto de particulares como de inmobiliarias, y hacer una primera criba en función de los criterios pactados con el cliente.  

Visitas

Antes de presentar una primera selección de inmuebles a sus clientes, el personal shopper visita in situ aquellos que le parecen más interesantes. Gracias a este «trabajo de campo», el profesional puede transmitir a sus clientes impresiones precisas y valorar de primera mano cuestiones interesantes sobre instalaciones, presencia de humedades, servicios del barrio, estado de las zonas comunes (garajes, jardines, etc.) y del edificio en general, etc. 

Negociación 

Una vez encontrado uno o varios inmuebles que se adapten a lo que su cliente busca, llega el momento de pactar un precio. Esta es la fase donde el PSI pone sobre la mesa su experiencia y su habilidad para negociar, buscando siempre el beneficio de su cliente.

Búsqueda de financiación

Tras elegir la vivienda y pactar un precio, llega el momento de buscar financiación para realizar la compra. Por este motivo, los PSI también deben ser conocedores de las tendencias del mercado hipotecario y de las ofertas de los bancos. Solo de esta forma podrán ofrecer a sus clientes las hipotecas y  opciones de financiación más ventajosas en cada caso. 

Validación técnica y tramitación de documentos 

Antes de formalizar la compra, el personal shopper encargará a los profesionales pertinentes los informes que servirán para la validación técnica del edificio (certificado energético, ITE, etc.) y pondrá en marcha todas la gestiones asociadas a la compraventa (contrato de arras, gestiones en la notaría y en el registro de la propiedad, pago de impuestos, etc.). 

¿Cómo elegir un personal shopper? 

Elegir un personal shopper inmobiliario no siempre es sencillo, ya que este profesional nos ayudará a tomar una de las decisiones de inversión más importantes de nuestra vida y debe gozar de nuestra total confianza.

Una de las principales dudas de muchas personas es cuándo contratar a un PSI. Según nuestra experiencia profesional, el momento depende de tus necesidades, sobre todo si buscas una vivienda muy concreta. En ese caso puede ser recomendable asesorarte por PSI desde el principio, es decir, desde el momento en que tomes la decisión de comprar. También hay personas que contratan los servicios de los personal shopper cuando ya han seleccionado varias casas y quieren decantarse por la que más las convenga. Ambas opciones son válidas. 

Respecto a las actitudes, habilidades y conocimientos que suelen definir a este tipo de profesionales, destacamos: 

  • Trato amable y correcto.
  • Buena presencia.
  • Paciencia y empatía.
  • Capacidad de escucha activa para identificar los deseos de sus clientes.
  • Conocimientos sobre el mercado inmobiliario.
  • Conocimiento sobre gestión de contratos, asesoría legal, etc.
  • Formación en coaching y negociación.

En cualquier caso, al contratar los servicios de un personal shopper inmobiliario estarás adquiriendo, de manera indirecta, el asesoramiento de diferentes profesionales para agilizar la selección y el proceso de compra (gestores inmobiliarios, asesores financieros, arquitectos, etc.). 

¿Cuánto cobra un personal shopper inmobiliario? ¿Merece la pena contratar este servicio?

Los honorarios de un personal shopper inmobiliario deben verse como una inversión más que como un gasto, pues gracias a su trabajo es más fácil encontrar un inmueble que encaje dentro de lo que buscamos y con un precio más ajustado. De hecho, gracias a los SPI el precio de salida de una vivienda puede reducirse hasta un 20%. 

Sin embargo, y precisamente por tratarse de un servicio muy personalizado, la tarifa de los personal shopper inmobiliario puede variar mucho. Y es que, a diferencia de los asesores y de las inmobiliarias «tradicionales», estos profesionales no suelen cobrar un porcentaje de la operación de compraventa, sino una cuota fija, lo que permite a sus clientes saber cuánto van a pagar desde el primer momento

Respecto a si merece la pena, aquí te damos algunas razones para contratar un personal shopper para comprar una casa: 

Ahorro de tiempo

Tanto de tiempo invertido en búsquedas y en visitas, como de tiempo total para cerrar una operación adaptada para ti: entre 4 y 6 meses como media. Visitar inmuebles durante un largo periodo de tiempo puede llegar a ser agotador. El personal shopper hará este trabajo y, además, agilizará toda la parte burocráctica y de papeleo. 

Ahorro de dinero

Una de las ventajas de contratar un personal shopper es su capacidad para negociar un mejor precio de compra, pues conoce el mercado y la oferta/demanda en cada zona, barrio o ciudad.

Tranquilidad y control

Los PSI suelen tienen experiencia en su sector y conocen la situación del mercado en tu ciudad, así que pagarás un precio ajustado por tu vivienda. Además, tu personal shopper inmobiliario trabajará exclusivamente para ti, por lo que no habrá conflictos de interés con otros vendedores.

En Deplace trabajamos sin comisiones y ofrecemos un servicio personalizado y completo a nuestros clientes. ¿Buscas piso o casa en tu ciudad?  ¡Conoce todos nuestros servicios para particulares!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR