¿Qué ventajas tiene comprar una casa en una urbanización?

Ventajas de comprar una casa en una urbanización
Compartir

Tranquilidad, sensación de seguridad, menos tráfico en las calles, infraestructuras para practicar deporte, zonas verdes,… vivir en una urbanización a las afueras de una gran ciudad puede tener muchas ventajas, sobre todo para parejas y familias con hijos y con mascotas. 

Las viviendas en urbanizaciones son una opción cada vez más demandada por quienes pasan el día en la ciudad por cuestiones de trabajo o de estudios pero que buscan un lugar relajado para disfrutar de su tiempo libre. De hecho, es bastante habitual identificar comprar casa en una urbanización con una mayor «calidad de vida«, de ahí que sea una inversión atractiva para muchas personas. 

Por supuesto, también habrá quien asegure que esta afirmación es discutible porque prefiere vivir en el centro de la ciudad a pesar de que sus calles sean más bulliciosas, ya que disfrutan de ventajas como la cercanía con servicios municipales y espacios de ocio y restauración.

En cualquier caso, vivir en una urbanización de la periferia y vivir en el centro de una ciudad no tiene nada que ver.

Desde Deplace, en este artículo vamos a centrarnos en las principales ventajas de comprar casa en una urbanización.

7 Ventajas de comprar una casa en una urbanización

Un entorno más seguro

Las urbanizaciones son espacios de uso exclusivamente residencial. Esto les confiere una seguridad urbana y vial que no encontramos en los barrios céntricos de las ciudades. 

Muchas urbanizaciones, especialmente aquellas privadas, disponen de servicios y espacios de acceso restringido a residentes, e incluso cuentan con seguridad privada.

Calles más tranquilas 

Muchas calles de nuestras ciudades están atestadas de personas. A veces, por auténticas riadas humanas o de tráfico que incluso pueden provocarnos estados de ansiedad y nerviosismo. No es un fenómeno aislado, ya que esto ocurre en prácticamente todos los centros neurálgicos de las ciudades de tamaño medio o grande. 

En las urbanizaciones, por el contrario, el tráfico en las calles es más reducido, por lo que tienen menor contaminación acústica y el ambiente, en general, es más limpio y saludable.  

Descanso asegurado

Para muchas familias, especialmente aquellas con hijos pequeños, el respeto de las horas de descanso es muy importante. También lo es para los adultos, quienes necesitan recargar sus energía para afrontar los retos de su día a día. 

Un buen lugar para hacerlo son las urbanizaciones, libres de ruidos y donde, especialmente por las noches, reina la calma. 

Cercanía con la naturaleza y con zonas verdes 

Muchas urbanizaciones están rodeadas de zonas verdes que, en algunos casos, representan un auténtico «pulmón verde» para las ciudades. 

Estar cerca de parques y zonas verdes facilita un mayor contacto con la naturaleza y nos facilita realizar acciones saludables, como salir a pasear o a correr en entornos seguros, libres de circulación. 

Mayor espacio

Comprar una casa en una urbanización tiene una gran ventaja: el espacio.  

Normalmente los pisos ubicados en las zonas céntricas son pequeños y esto puede suponer un problema de espacio y de intimidad. 

En las urbanizaciones, las viviendas suelen ser más grandes (chalets, viviendas unifamiliares, adosados…), y disponen de elementos como garaje propio, jardín e incluso zonas verdes individuales o comunitarias. 

Tienen servicios exclusivos 

Algunas urbanizaciones disponen de servicios para sus residentes como piscinas o zonas de recreo, e incluso tienen pistas deportivas (tenis, pádel, frontón, etc). 

Muchas también tienen sus propios servicios de limpieza de calles y zonas comunes, recogida de basuras, jardinería o seguridad. 

Las más exclusivas también disponen de guarderías y de colegios, algunos de ellos bastante elitistas. 

Ambiente familiar 

Cuando una familia se plantea comprar una casa en una urbanización, generalmente, busca un ambiente tranquilo para criar y educar a sus hijos. En las urbanizaciones este objetivo es común y  por este motivo es fácil encontrar entre nuestros vecinos/as otras familias afines a la nuestra. 

Este ambiente de cordialidad facilita una convivencia más cercana y un trato más agradable. Además, en una urbanización los niños pueden jugar en las calles y en los jardines. 

¿Tiene alguna desventaja comprar una casa en una urbanización?

Evidentemente, vivir en una urbanización tiene muchas cosas buenas, pero también algunos inconvenientes. 

Para empezar, su precio: algunas urbanizaciones son muy caras, prácticamente un lujo, por lo que comprar una casa en ellas es una inversión únicamente al alcance de unos pocos. Además, vivir en una urbanización, dependiendo de sus servicios, puede ser caro, ya que los gastos de comunidad-mantenimiento suelen ser más elevados. 

Por otra parte, las urbanizaciones están más alejadas de las ciudades. Y aunque a veces tienen una red de transporte público (autobuses y metro) frecuente y ágil, en otras ocasiones los residentes  son muy dependientes de sus vehículos y motos, con lo que eso implica a nivel de gasto y de contaminación. 

Por su carácter exclusivamente residencial, hay que acostumbrarse a ir y venir a la ciudad tanto para acciones básicas del día a día como trabajar o ir al colegio como para  hacer la compra, ir al cine, ir a un restaurante, etc. 

Otra desventaja de comprar una casa en una urbanización es la distancia con servicios municipales como Ayuntamiento, edificios oficiales, centros de salud, etc. 

Elementos a tener en cuenta para elegir una urbanización

Si te estás planteando comprar una casa en una urbanización debes buscar una que encaje con tus necesidades y con tu presupuesto. Pero, además, también debes tener en cuenta otros factores: 

Comunidad y vecindario 

Es decir, el ambiente que buscas. Hay urbanizaciones que son más lujosas que otras y en las que, por lo tanto, encontrarás un tipo de residentes u otros. 

Servicios comunitarios

Es importante que valores si una urbanización dispone de espacios comunes: zonas ajardinadas, piscinas, pista de pádel o de tenis, parques infantiles, seguridad privada, etc. Esto condicionará tu confort  y el precio de la propiedad. 

También es importante que valores si cuenta con servicios cercanos como supermercados o farmacia. 

Conexiones y transporte

Las conexiones y redes de transporte pueden ser un elemento fundamental para comprar una casa en una urbanización o en otra. Lo ideal es disponer de conexiones de transporte público con el centro de la ciudad o con redes, públicas o privadas, a colegios, centros de estudios, etc. 

Es importante que una urbanización tenga buenas carreteras y accesos a vías de entrada a la ciudad, autovías, etc. 

Tipo de vivienda

El tipo de vivienda ofertada en una urbanización es otra de las claves antes de comprar una casa. Todo depende de si quieres una casa nueva o de segunda mano, y de si valoras la opción de tener un jardín o una parcela propia. 

Distancia con el centro

Las urbanizaciones privadas o cerradas más cercanas a las ciudades suelen ser también las más caras por una gran ventaja: a pesar de su aislamiento y privacidad, están lo suficientemente cerca del centro como para aprovechar los servicios municipales. Esto las convierte en una opción muy demandada por quienes desean comprar una casa en una urbanización. 

¿Te planteas mudarte a la periferia con tu familia? ¿Buscas una urbanización que se ajuste a tu presupuesto? En Deplace ofrecemos nuestros servicios de asesoría inmobiliaria a toda España. Llámanos o escríbenos y te ayudaremos a encontrar la casa de tus sueños. 

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR