¿Quieres cambiar la hipoteca de banco y ampliar su cantidad?

¿Puedo cambiar mi hipoteca de banco?

Es una de las dudas más frecuentes que genera la firma de una hipoteca. Por diversos motivos, puede llegar el momento en el que estemos interesados en cambiar nuestra hipoteca de banco. La naturaleza de los mismos puede ser muy diferente, desde un cambio de situación a nivel profesional hasta una pérdida de poder adquisitivo eventual.

Es importante saber que esta solución es real, que existe. Y que es una posibilidad que podemos valorar cuando llegue el momento. Cambiar la hipoteca de banco y ampliar su cantidad puede convertirse en una buena solución. Antes de detenernos ante esta posibilidad, conviene explicar un poco la naturaleza de las hipotecas.

Pese al miedo que pueden llegar a causarnos, a consecuencia de la gran cantidad de años que nos comprometemos a devolver una determinada cuota al banco, es importante conocer que, en el sector bancario, todo es susceptible de negociación. Por lo que no conviene agobiarse demasiado con la firma de este tipo de contratos. Como siempre, todo tiene una solución. Solo tenemos que buscar cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

¿Es posible cambiar la hipoteca de banco y ampliar su cantidad?

Se puede cambiar la hipoteca de banco y ampliar su cantidad. Y es que la compra de un inmueble no permanece inherente a los cambios personales, por lo que ésta puede ser una muy buena opción.

Lo cierto es que pese a que pueda parecer algo raro, es una solución por la que cada vez más gente se está decantando. Por la naturaleza de las hipotecas, cuando firmamos un compromiso a largo plazo no solamente somos nosotros mismos los que podemos cambiar, sino también las condiciones que nos ofrece el sector bancario.

Al igual que ha ocurrido en el sector de la telefonía móvil, en el que somos susceptibles a cambiarnos de compañía siempre que veamos una oferta mejor, el mercado que hace referencia a las hipotecas no podía permanecer inherente a este cambio. Con la aparición de los nuevos cambios, el auge de la tecnología y las nuevas formas de firmar hipotecas que comienzan a aparecer, resulta de vital importancia estar atentos a cómo se están moviendo el resto de bancos que ofrecen préstamos hipotecarios. En algunos casos seguro que podemos encontrar una solución que se adapte a nuestras necesidades y, lo que es más importante, a nuestro bolsillo.

Por lo tanto, si encontramos a algún banco que sea capaz de mejorar nuestras condiciones hipotecarias, es importante saber que podemos negociar un cambio de entidad bancaria.

¿Cómo debo de negociar este cambio de entidad?

Una vez hemos visto que es posible solicitar un cambio de entidad bancaria, conviene comenzar a movernos con el fin de obtener esas mejores condiciones que tanto tiempo llevamos buscando.

En primer lugar, lo que debemos de hacer es iniciar un recorrido por todas las entidades en las que hayamos visto que, a priori, podemos encontrar una oferta mejor a la que tenemos. En este caso, concertar una cita con la persona encargada en cada una de las oficinas por las que nos hayamos sentido atraídas es la mejor opción para garantizarnos una operación en la que salgamos beneficiadas.

Es importante conocer en este punto que no siempre las ofertas que aparecen publicadas en la televisión, en los periódicos o en Internet terminan siendo reales. Por lo que conviene mirar muy bien la letra pequeña, informarse de cuáles son las condiciones y acudir a la cita con todas las dudas que tengamos en nuestra cabeza.

Si una vez hemos hecho esta ronda de visitas ya tenemos claro a dónde nos queremos cambiar, el proceso es muy sencillo. Debemos de presentar una subrogación a nuestro banco. En este punto, una vez hemos detallado a nuestro banco por qué queremos cambiar a hipoteca de banco y ampliar su cantidad o, simplemente, cambiar la hipoteca de banco, es turno decidir si quieren aceptarlo o no.

En la mayor parte de los casos, una vez hemos llegado a este punto, el banco dispone de un total de 7 días para aceptar esta subrogación y presentarnos una nueva oferta.

Si volvemos al símil de las compañías de teléfonos móviles, ambos sectores actúan de una manera muy similar. Con la contraoferta que nos haga el banco, debemos analizar si es suficiente para detener este proceso o si, efectivamente, queremos llevar adelante este cambio de banco. A partir de ahí, los plazos y los procedimientos pueden ir cambiando de acuerdo al banco al que pertenezca la hipoteca firmada años atrás.

Lo único que debemos hacer es esperar a que se inicien todos los trámites. Es importante que nos informemos del tema administrativo, pues cambiar la hipoteca de banco y ampliarla (pese a ser posible), lleva consigo una buena cantidad de papeles a los que debemos de prestar un extra de atención.

¿Qué ventajas puedo obtener de un cambio de hipoteca?

A pesar de que cada persona tiene unas necesidades, sí que es cierto que hay una serie de ventajas que comparten todos aquellos que firman un cambio de hipoteca.

Tipo de interés más bajo

Es uno de los objetivos más buscados a la hora de cambiar hipoteca de banco y ampliar el capital. Los tipos de interés, pese a que en un primer momento no les prestemos la atención necesaria, son una de las partes más importantes en cualquier hipoteca.

De ellos se desprenden una buena cantidad de dinero que puede llegar a agobiarnos cuando han pasado unos cuantos años desde su firma. Por este motivo, cuando buscamos cambiar hipoteca de banco podemos reducir en un amplio porcentaje los tipos de interés.

Conviene prestar mucha atención al mercado inmobiliario actual y a la situación de los bancos. Todos ellos están informando constantemente sobre nuestras ofertas y unas mejores condiciones, con el fin de conseguir atraer más clientes.

Si conseguimos captar una de estas ofertas, podremos obtener unas condiciones mucho mejores a las que tenemos en la actualidad.

No a las cláusulas abusivas

Si hemos firmado la hipoteca con los requisitos que ésta supone hace tiempo, puede que no nos hayamos dado cuenta de que hemos firmado una serie de cláusulas que, con los cambios en el marco legal que han ocurrido a posteriori, han desaparecido por completo.

Si tenemos alguna duda en lo relacionado con este tema, conviene que nos asesoremos con alguna gestoría o un despacho de abogados experto en esta temática. Las leyes que hacen referencia a la concesión de las hipotecas han cambiado de manera significativa en los últimos años, por lo que no está de más que pidamos una revisión de nuestras condiciones.

Si hay algo que pensemos que ya no se enmarca dentro del marco legal, conviene reclamarlo a nuestro banco con la ayuda de un abogado.

Mejora de las condiciones

En muchas ocasiones, cambiar hipoteca de banco y ampliar la cantidad puede no ser específicamente lo que buscamos. Pero sí que puede servirnos de gran ayuda para conseguir que nuestro banco nos ofrezca unas mejores condiciones.

Utilizar esta opción para mejorar las condiciones de nuestra hipoteca puede resultar muy beneficioso para todos. ¿Por qué no aprovecharte de la situación?

Cambiar hipoteca de banco y ampliar su duración puede ser una opción muy a tener en cuenta. Negociar nuestras condiciones con nuestro banco puede ser una muy buena herramienta para garantizar que siempre tenemos las mejores condiciones que hay en el mercado. ¡Aprovéchate y hazte con el control de tu hipoteca!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR