Cuáles son los requisitos para vender un piso

requisitos para vender un piso
Compartir

Has decidido vender tu piso y te asalta un mar de dudas de por dónde empezar, dudas de si hacerlo como particular o no. Hoy te explicamos exactamente de qué va este proceso y los requisitos para vender tu piso en un santiamén.

Requisitos para vender un piso

Lista de documentos para vender tu piso de segunda mano

El primer paso para vender tu piso es recopilar ciertos documentos que necesitarás para el proceso de venta.

  1. Título de propiedad o escritura de compraventa. Este documento determina quién es el propietario del inmueble. Puede ser la propia escritura de compraventa, una aceptación de herencia o de una donación. En caso de haber copropietarios, es importante que todos ellos estén de acuerdo en vender.
  2. Documento Nacional de Identidad en vigor de todas las partes involucradas en la compraventa.
  3. Último recibo de la contribución o pago del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles).  Con este recibo podrás solicitar un certificado con los datos catastrales.
  4. Prueba de estar libre de pago en la comunidad de propietarios. Para la firma de la escritura de compraventa nos hará falta el certificado de corriente de pago de los gastos comunitarios, que nos entregará, previo pago, el administrador de la finca. Es también tu obligación informar si se han aprobado el pago de cuotas o reparaciones extraordinarias que vayan a ser a cargados al nuevo propietario. Si la comunidad de propietarios tuviera estatutos, es necesario que poseas una copia.
  5. Certificado de eficiencia energética del inmueble. Este puede ser una de los requisitos para vender un piso que te parezca más complejo. En realidad, es bastante sencillo: el certificado energético es el estudio que prueba el consumo de energía en tu vivienda. Es un requisito relativamente nuevo. Actualmente es obligatorio en toda España. El consumo energético del inmueble se clasifica desde la A (menor consumo) a la G (los menos eficientes). Con el certificado se indican además medidas correctoras para reducir las emisiones de CO2. Existen inmuebles que no lo precisan y también, en algunos casos, se emite el certificado del edificio completo. Este documento es de obligatoria exposición no solamente para la venta, sino también para alquilar. Esta información es un índice de la calidad de los materiales, acabados e instalaciones del inmueble. Si todavía no dispones de tu certificado, encuentra un técnico especializado para obtenerlo.
  6. Certificado de deuda pendiente, si sobre la vivienda pesa un crédito hipotecario que no se canceló registralmente. Nos hemos de asegurar de que, si no ha prescrito la inscripción, esa carga se cancele a la vez que la compraventa.
  7. Cédula de habitabilidad, en vigor. En edificios de más de 45 años se deberá anexar a la escritura pública. Este documento debe ser preparado por un arquitecto y certifica que una vivienda es habitable o se debe hacer algún tipo de mantenimiento. El documento lo expide la comunidad autónoma y el trámite suele tardar aproximadamente un mes. Debe estar en vigor o renovarse para poder escriturar. Puede haber inmuebles muy antiguos que jamás hayan tenido cédula.
  8. Recibos de suministros del inmueble. El inmueble ha de disponer de suministros según la normativa actual o en su defecto, se deberán entregar los correspondientes boletines de suministro. Se necesitarán para poder realizar los cambios de nombre.
  9. Calificación urbanística. ¿Hay alguna afectación a tener en cuenta? ¿Podemos ampliar la vivienda?
  10. Nota simple del Registro de la Propiedad. Nos permite comprobar la existencia de otras cargas, como servidumbres, censos, cargas fiscales, embargos que puedan afectar la venta del inmueble.

Contrato de arras

De entre los requisitos para vender un piso, el contrato de arras es uno de los documentos que admite cierta flexibilidad. El contrato de arras es una forma que sirve tanto para el vendedor como para el comprador y, de cierta manera, “reserva” el inmueble. Esta no es la única forma de efectuar esta reserva; también puede hacerse un contrato de compra-venta.

El contrato de arras es lo más seguro y lo más frecuente en el sector inmobiliario. En este contrato se establece que el comprador le entrega cierta cantidad de dinero al vendedor, comprometiéndose a entregarle el resto en el plazo establecido. Por su parte, el vendedor está obligado a no vender el inmueble a otro comprador dentro del periodo de tiempo estipulado.

La redacción del contrato suele ser complicada porque dependerá de las circunstancias particulares de cada inmueble. Por la importancia de este paso, te recomendamos que acudas a un profesional que te ayude en este aspecto. En Deplace tenemos años de experiencia redactando contratos de arras efectivos y adecuados a las necesidades de todas las partes involucradas. Resumiendo, los principales asuntos que debe resolver el contrato de arras son:

  • Identificación del comprador y del vendedor.
  • Identificación del inmueble y certificado de libre de cargas. En caso de no ser así, identificación de las cargas que posee.
  • El objeto del contrato: de compraventa del inmueble.
  • El precio de venta final y las formas de pago. Si existe hipoteca, ésta deberá estar reflejado en el contrato.
  • Fecha de entrega de llaves y de otorgamiento de escritura pública del contrato de compraventa.
  • Derechos y obligaciones tanto del comprador como del vendedor, así como los efectos jurídicos ante el posible incumplimiento del contrato.
  • Fecha de celebración del contrato y firma de los contratantes.

Escritura pública

La escritura notarial es un documento público que es otorgado ante un notario autorizado y que ofrece la máxima seguridad jurídica en nuestro Derecho. Éste es uno de los últimos requisitos para vender un piso, puesto que se firma una vez hayas conseguido comprador. La escritura pública certifica oficialmente la venta del inmueble y asegura que la transacción sea legal y válida.

Una vez que hayas conseguido comprador, ambas partes, tanto comprador como vendedor, deberéis acudir ante un notario. Ellos te solicitan la documentación necesaria para vender el piso, redactan el contrato para elevarlo a escritura pública y te aclaran todas las dudas que puedas tener.

El comprador -siendo quien paga los honorarios del notario- es quien suele elegir la notaría con la que firmarán. En este documento se detallarán todos los entresijos de la operación y cualquier información falsa que pueda estar contenida en la escritura está considerado como delito penal. Quedará fijada una fecha para la firma de las escrituras y el pago de la misma, y con la escritura pública de la vivienda, ya firmada, se inscribirá el piso en el Registro de la Propiedad para que conste de forma oficial el cambio de titularidad. Antes de ir al Registro de la Propiedad hay que pagar unas tasas que varían según la Comunidad Autónoma.

Finalmente, para poder inscribirlo en el Registro, deberás liquidar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). El tipo de gravamen varía de una Comunidad Autónoma a otra y consiste en gravar las transmisiones de viviendas de segunda mano.

La venta de un piso puede llegar a ser un asunto más o menos complicada por lo que consultar a un experto que te asesore sobre todo ello agiliza la operación y es garantía para tanto para comprador como para vendedor.

En caso de dudas, nos ponemos a tu orden para ofrecerte nuestra experiencia y ayuda. En Deplace estamos complacidos de contar con un equipo altamente capacitado que llevará las negociaciones de compra-venta de tu inmueble a buen puerto.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR