Los mayores retos del sector inmobiliario tras el covid

retos del sector inmobiliario
Compartir

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha tenido un impacto evidente sobre todos los sectores sociales y económicos, y el inmobiliario no es una excepción. Sin embargo, parece que este mercado no ha sido uno de los más damnificados, y todo apunta a que ha resistido de manera exitosa a la pandemia, al menos a corto plazo.

Y es que, aunque las operaciones prácticamente se paralizaron entre los meses de abril y mayo, coincidiendo con el lock-down más severo en España, las secuelas que la pandemia ha dejado en este ámbito son moderadas por diferentes motivos.

El principal y más evidente es que estábamos prevenidos para una posible recesión desde hace tiempo; el segundo, y no menos importante, es que el mercado inmobiliario se encontraba ya prácticamente recuperado de la crisis de 2008, lo que nos ha dado una mayor solidez para afrontar esta nueva situación.

Por supuesto, no podemos hablar de algo definitivo: aunque esta crisis comenzó siendo coyuntural y sanitaria, sus repercusiones económicas son todavía una incógnita, y la incertidumbre es una realidad. 

De hecho, como todas las crisis, el COVID-19 puede suponer una oportunidad para recuperar inversores o para la llegada de capital extranjero, pero también pone de manifiesto los principales retos a los que se enfrentará el sector inmobiliario en los próximos meses, marcados por un posible endurecimiento de las condiciones para acceder a hipotecas y créditos hipotecarios.

¿Qué se espera que suceda en 2022 en el sector inmobiliario?

Las previsiones al respecto todavía requieren cierta cautela, pero algunas voces ya hablan de un año 2022 con mucho movimiento en el mercado inmobiliario.

Durante la pandemia, muchas personas se han planteado cambiar de casa o comprar una vivienda que se ajuste a las necesidades de una nueva normalidad con el teletrabajo como telón de fondo, algo que, sin duda, aumentará el número de operaciones inmobiliarias.

Pero, ¿cómo afectará esto a los diferentes actores de este mercado?

retos del sector inmobiliario tras el covid

Para empezar, es muy posible que gran parte de estas operaciones se centren en la compra de viviendas de nueva construcción, ya que pueden ajustarse mejor a las necesidades habitacionales de la era “poscovid”.

Aun así, no se trata de una tendencia única: el mercado de la vivienda de segunda mano y las rehabilitaciones, en auge antes de la pandemia y que sufrieron un parón durante esta, tenderán a estabilizarse en 2022, lo que puede hacer que los precios desciendan levemente, creando buenas oportunidades de inversión.

Respecto a los alquileres, parece bajando como consecuencia del fuerte impacto que ha tenido el 2020 en ellos, aunque de manera leve.

Así que, en líneas generales, las previsiones apuntan a que en 2022 el mercado inmobiliario será bastante estable.

Lo que tampoco cambia es la posición del sector inmobiliario como valor refugio para los inversores. Eso sí, parece que el tipo de inmuebles adquiridos con este fin puede variar: los inversores buscan viviendas de mayor tamaño, en buenas condiciones y en zonas residenciales, las más demandadas para alquiler, lo que facilitará una rápida rentabilidad de la inversión.

vivienda

Por último, si algo nos ha enseñado la crisis del coronavirus, es que nada es permanente y que todo puede cambiar: nuestras relaciones, nuestro trabajo y, por supuesto, la forma en que nos movemos en el mundo.

Por este motivo, todo apunta a que 2022 será un año de «revolución» y evolución para las inmobiliarias, que han adaptado su forma de trabajar a la nueva normalidad. Las visitas limitadas por protocolos de seguridad, los tours online y el uso de más recursos visuales (fotos y vídeos) han pasado ya a formar parte del día a día de estos profesionales y de cómo se relacionan con sus clientes.

Principales tendencias y retos para el 2022 en el ámbito inmobiliario

Pese a los buenos pronósticos, la situación provocada por el COVID-19 ha provocado que el sector inmobiliario deba enfrentarse a algunos retos en los próximos meses. Los más importantes son:

1. Escasez de agentes inmobiliarios

Un mayor dinamismo inmobiliario implica una mayor cantidad de profesionales dedicados a este trabajo. El problema es que, según algunos estudios, el número de agentes no se ajusta a las altas demandas del mercado actual. De hecho, las vacantes en los portales de empleo en este sector se han disparado un 139% entre marzo de 2020 (justo antes del inicio de la pandemia) y el mismo mes de 2021, justo un año después.

2. Sostenibilidad en la vivienda

La sostenibilidad se ha convertido, por primera vez en la historia, en uno de los principales requisitos a la hora de comprar una casa: cada vez estamos más convencidos de la necesidad de apostar por viviendas sostenibles que incluyan sistemas que faciliten el ahorro energético y que sean respetuosas con el entorno.

Muchas viviendas de nueva construcción se ajustan a este modelo, aunque todavía no es suficiente. De hecho, conseguir un parque inmobiliario sostenible es un reto y una necesidad a largo plazo para muchos gobiernos, incluido el de nuestro país.

Para superar este reto con éxito, será necesario rehabilitar las viviendas de manera correcta y conseguir una mayor oferta en el mercado. El objetivo final es reducir cada vez más el número de viviendas deterioradas o que no se ajusten a unos criterios básicos de eficiencia.

3. Digitalización

La transformación digital es uno de los grandes retos de nuestro presente, y es fundamental para afrontar con garantías un futuro cada vez más virtual y con mayores servicios digitales. De hecho, durante la pandemia han sido precisamente estos servicios los que han permitido a las inmobiliarias mantener su actividad con cierta normalidad.

La digitalización aporta muchas ventajas al sector inmobiliario, como la agilización de procesos (la digitalización de documentos y la utilización del almacenamiento en la nube permite el acceso desde cualquier lugar y en cualquier momento), la generación de una mayor confianza (las nuevas tecnologías y el uso de Internet crean un canal de comunicación más eficiente y seguro), el aumento de la transparencia en los procesos o el ahorro de tiempo y de dinero, y todas ellas favorecen la productividad.

En la digitalización del sector digital están adquiriendo cada vez mayor valor herramientas como los software de realidad virtual, que permiten simular las visitas presenciales. Estos no solo son fundamentales para adaptarse a los cambios provocados por el COVID-19, sino que también serán una opción muy práctica a largo plazo.

La consolidación del sector Proptech y el uso del Big Data y la inteligencia artificial para realizar tasaciones automáticas o para facilitar la búsqueda de inmuebles son otros retos a los que el sector inmobiliario se enfrenta a lo largo de este año.

4. Agilizar la financiación

Según el Eurostat, los jóvenes españoles se independizan en la treintena. Sin embargo, el elevado precio de comprar y alquilar una casa en ciertas ubicaciones, junto a la precariedad laboral, hacen que el acceso a la vivienda siga siendo limitado. ¿El problema? Muchos jóvenes no pueden contratar una hipoteca.

Estos problemas de financiación también afectan a algunas promotoras, que no encuentran inversores para sus proyectos. 

Por eso, uno de los retos del sector inmobiliario en 2022 será cubrir el hueco financiero para pequeñas y medianas promotoras que tienen dificultades de acceso a los créditos bancarios tradicionales gracias al fintech, una industria financiera que aplica nuevas tecnologías a actividades de inversión.

5. Adaptación a los nuevos perfiles demográficos

El envejecimiento de la población y los nuevos modelos de familia son una realidad a la que el mercado inmobiliario no puede dar la espalda. Las personas de la tercera edad buscan nuevas soluciones como la hipoteca inversa o el alquiler garantizado, mientras que los jóvenes apuestan por fórmulas como el coliving o las viviendas unipersonales. Estas soluciones forman parte de nuestra realidad, y el sector inmobiliario debe adaptarse a ellas.

¿Qué podemos esperar de la inversión inmobiliaria en 2022? 

Todo apunta a que durante 2022 se consolidarán algunas de las tendencias que veníamos viendo antes de la pandemia. Pero, ¿ocurrirá lo mismo con la inversión? 

España ha sido uno de los países que más ha sufrido los efectos del coronavirus, y esto ha causado cierto recelo en los capitales de otros países. 

Además, muchos ciudadanos extranjeros, especialmente del centro de Europa y que residen temporal o permanentemente en España, han regresado a sus países de origen debido a los confinamientos y a las restricciones en viajes y movilidad. 

En este sentido, entre los objetivos prioritarios de los profesionales del sector inmobiliario está generar un clima de confianza en el que este tipo de inversores se sientan seguros y retomen en el interés por nuestro parque inmobiliario

Según las estimaciones que ya hemos visto, en 2022 el mercado inmobiliario se estabilizará, y eso puede generar buenas oportunidades de inversión para ellos. 

Conclusiones 

A pesar del descenso de la actividad en los primeros meses de la pandemia, los últimos datos indican que durante el último trimestre de 2020 y 2021, el mercado inmobiliario no solo se ha estabilizado, sino que incluso ha tomado un nuevo rumbo: debido a crisis del coronavirus, la pretensión de comprar o de alquilar una nueva vivienda es elevada. 

Esta situación abre nuevas expectativas para un sector que en este 2022 se enfrenta a grandes retos con la transformación digital, la búsqueda de sistemas de financiación alternativos o la necesidad de recuperar a los inversores extranjeros como telón de fondo.

En todo caso, la incertidumbre sigue estando muy presente: las consecuencias económicas de esta crisis sanitaria mundial todavía no son medibles, y todos los sectores se verán afectados de alguna u otra forma en el futuro.

En el caso del sector inmobiliario, que parece haber mantenido el envite de la crisis, los próximos meses se centrarán en consolidar un clima de confianza y seguridad, adaptando sus servicios para que los inversores, tanto nacionales como extranjeros, se sientan cómodos.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR