¿Se paga la plusvalía en caso de donación?

Pago plusvalía municipal en una donación

Ceder la propiedad de un inmueble en vida sin que existan prestaciones entre las partes se categoriza como donación, y tiene consecuencias tributarias tanto para la persona que dona su vivienda como para el que recibe esa donación.

Estos últimos años se han realizado más donaciones de inmuebles que nunca, sobre todo porque muchas Comunidades Autónomas han rebajado drásticamente el impuesto aplicable a sus residentes por sucesiones y donaciones entre familiares directos.

Algo con lo que muchos contribuyentes no cuentan es que, al efectuar una donación de una vivienda, les corresponde abonar el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal. Este tributo se paga ante el Ayuntamiento donde se sitúe el inmueble donado.

En este post de Delace te explicamos exactamente quién paga la plusvalía una donación.

¿Quién paga la plusvalía en una donación?

Debe pagar el impuesto la persona que recibe la donación. El sujeto pasivo en la plusvalía varía dependiendo del caso: cuando una transmisión se ha efectuado de forma gratuita como es el caso de las donaciones, quién paga la plusvalía es la persona que adquiere el inmueble. Por ejemplo, cuando un padre cede un terreno o una vivienda a su hijo, será este último quien pague la plusvalía municipal.

Si te preguntas ¿Cuándo no se paga la plusvalía? te indicamos que solo existen algunas exenciones.

La plusvalía se tributa ante el Ayuntamiento y grava el aumento de valor que experimentó el inmueble durante el tiempo en que el donante haya sido su propietario. Tal incremento en el valor del inmueble se determina cada vez que se procede a la trasmisión de la propiedad. Así, el hecho imponible de la plusvalía municipal se cumple cuando se produce la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título (gratuito u oneroso).

La transmisión de la propiedad contempla, además de la que resulta de compraventa, la  debida a herencia, donación, permuta y cualquier derecho real de goce sobre dicha propiedad.

Es importante el pago de este tributo, ya que no hacerlo tiene consecuencias.

¿Cómo se calcula la plusvalía?

Los Ayuntamientos realizan el cálculo teniendo en cuenta el valor catastral del terreno, y no teniendo en cuenta el valor real del mismo. Por ello, para ellos siempre se da un incremento del valor; además, se aplican unos porcentajes teóricos a fin de gravar el incremento del valor.

En municipios donde se han revisado recientemente los valores catastrales está ocurriendo que hay herencias y donaciones entre familiares directos en que se están pagando una gran cantidad económica de Plusvalía Municipal, mucho más que de Impuesto Sucesiones y Donaciones.

Para evitar estas descompensaciones económicas, Hacienda propone instaurar una fórmula que relaciona unos coeficientes en función del tiempo que el terreno haya estado en el patrimonio del contribuyente. Tales coeficientes podrán ser adaptados por los Ayuntamientos, teniendo siempre que limitarse a unos topes. Así, la base imponible para este tributo se fijará aplicando al valor de venta del suelo unos porcentajes que oscilarán entre el 6 % y el 60 %, como límites máximos para inmuebles recientemente adquiridos (entre 4 a 12 años); o que tengan larga data en manos de su propietario (20 años o más), respectivamente.

En una donación, ¿cómo se demuestra que no existe un incremento de valor?

Según mandato del Tribunal Constitucional se deja exento de pagar la plusvalía a quien pueda demostrar que el inmueble transmitido no ha incrementado su valor. Es decir, cuando se pueda acreditar que la transmisión del inmueble se ha efectuado con pérdidas. Esto, a pesar de que el valor catastral de la vivienda hubiera crecido. Para estos efectos, la carga de la prueba recae en el contribuyente.

En los casos de herencia o donación, el valor real del bien se fija comúnmente en el impuesto de sucesiones y donaciones. Si éste es inferior al valor de adquisición por parte del fallecido o donante, la inexistencia del incremento estará acreditada y, por lo tanto, no procederá la liquidación de la plusvalía.

En resumen, el incremento de valor se determina usando como referencia los valores que consten en la declaración del Impuesto de Sucesiones en el caso de herencia, o bien en los comprobados por la administración tributaria.

Si ya he pagado, ¿puedo reclamar la plusvalía pagada por donación?

En el caso que ya hayas pagado la plusvalía por haber recibido un inmueble en donación y cumples con algunas de estas siguientes condiciones, sí que podrás reclamarlo:

  • Has efectuado el pago de la plusvalía en los plazos legales.
  • No han transcurrido más de 4 años.
  • El inmueble no ha experimentado revalorización en relación al valor estipulado en la escritura de pública en el momento de adquirirlo.

Saber quién paga la plusvalía en una donación es fácil, lo complicado es enfrentarte a los trámites que implica una donación. Pese a poder reclamar la plusvalía pagada por una donación de un inmueble, el proceso a llevar a cabo es realmente complicado; por lo que es recomendable contar con asesoría jurídica y fiscal de expertos.

Contar con Deplace te permitirá conocer las consecuencias del proceso; además de ayudarte en la comprobación de las normativas particulares de la Comunidad Autónoma de las partes intervinientes, la determinación de los valores adecuados a declarar para los inmuebles, y la cuantificación de todos los impuestos que se puedan derivar de esta operación. De este modo podrás conseguir recuperar la inversión realizada.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR