Seguro de hogar: ¿son necesarios?

¿Son necesarios los seguros de hogar?

Un seguro de hogar es una herramienta que sirve para proteger nuestra casa de posibles imprevistos como fugas de agua, inclemencias del tiempo, incendios o robos. Este tipo de seguros también cubren los daños materiales y personales que estas situaciones extraordinarias pueden causar a tus vecinos, en cuyo caso tu aseguradora asumirá el coste de los desperfectos ocasionados. 

No tener seguro del hogar ante estos supuestos, implica asumir la responsabilidad de todos los daños que sucedan en tu casa o que causes un tercero a nivel económico y civil, lo que puede suponer una importante suma de dinero. Así que si vas a comprarte una casa, es importante que valores esta opción.

La oferta de seguros del hogar es muy amplia, y las diferentes compañías ofrecen productos y pólizas adaptables a todo tipo de clientes y propiedades. El gran reto, en la mayoría de los casos, es elegir el mejor seguro del hogar según tus intereses, valorando su grado de protección sobre:

  • El continente. Es decir, la protección de la obra civil como tal, incluyendo estructuras, paredes e instalaciones fijas de agua, gas o electricidad.
  • El contenido. En los seguros del hogar este término hace referencia a todos aquellos bienes inmuebles, enseres o electrodomésticos que hay en el interior de la vivienda asegurada.
  • La Responsabilidad Civil. La Responsabilidad Civil de un seguro del hogar cubre, por una parte, los daños materiales y/o personales ocasionados a un tercero por tus propios actos (o por personas que estén bajo tu responsabilidad, como por ejemplo tus hijos) y, por otra, los daños que ocasionados de manera directa o indirecta por tu vivienda a otros (por ejemplo, si hay una fuga de agua en tu casa y tu vecino tiene humedades por ello).

Tipos de seguros del hogar

En función del grado de protección sobre continente, contenido y cobertura de Responsabilidad Civil encontramos tres grandes tipos de seguros para el hogar:

Seguros de daños

Son los seguros del hogar más básicos y sirven para proteger la estructura de la vivienda. Es decir, el continente. Las condiciones generales, límites económicos y garantías de las pólizas de daños pueden variar de una compañía a otra, aunque casi todas cubren únicamente aquellos provocados por causa mayor: como incendios, explosiones, rayos, colisiones, actos vandálicos, hundimientos o humo.

Seguros Multirriesgo

Las pólizas multirriesgo cubren tanto el continente (estructura de la vivienda), como contenido (bienes, mobiliario y enseres que contiene la vivienda). Además incluyen una cobertura básica de la Responsabilidad Civil y los daños ocasionados a terceros.

Si tienes pensado contratar un seguro de estas características para tu casa, debes saber que hay una gran diversidad de modalidades. Te aconsejamos informarte de la que más te interesa en función de tus necesidades, del tipo de vivienda, etc.

Seguros de amortización de préstamo

Los seguros de amortización de préstamos son, básicamente, seguros de vida vinculados a un préstamo hipotecario o personal. Esta modalidad de seguro del hogar suele ser bastante básica, y su objetivo es garantizar que, en caso de fallecimiento o invalidez, la deuda que tienes con tu banco no derivará a los familiares, sino que será asumida por la compañía aseguradora.

¿Qué tipo de imprevistos cubren los seguros del hogar? 

Aunque depende de cada caso, los principales imprevistos que cubren los seguros del hogar son:

  • Daños materiales y personales ocasionados por fuego (incendios, explosiones o implosión de aparatos y humo).
  • Daños materiales ocasionados por fenómenos atmosféricos (viento, nieve, lluvia, inundaciones, rayos, etc).
  • Daños materiales ocasionados por agua (fugas de agua, roturas o desajustes de tuberías, grifos o llaves de paso, omisión del cierre de grifos, etc.).
  • Hurto, robo o intento de robo de bienes, joyas y objetos de valor, y otros daños ocasionados en la vivienda o en el mobiliario por dicho siniestro.
  • Cristales o similares (ventanas, espejos fijos, aparatos sanitarios de loza, mármoles, granitos, encimeras, etc.).
  • Impacto de los daños materiales anteriormente citados en mascotas y animales de compañía.
  • Daños estéticos en fachadas, viviendas colindantes, etc.

La protección de estos imprevistos dependerá del seguro que tengas contratado. Además, prácticamente todas las aseguradoras permiten incluir cláusulas para la ampliación de las garantías básicas de sus pólizas en caso de urgencia o de necesidades muy concretas. 

Contratar un seguro del hogar es siempre recomendable pero, ¿cuándo es obligatorio? 

La contratación de un seguro del hogar únicamente es indispensable cuando adquieres una hipoteca. De hecho, la actual Ley Hipotecaria obliga a tener este tipo de seguro si vas a comprar una casa con un préstamo, siendo uno de los requisitos imprescindibles para que las entidades bancarias te concedan el dinero. 

Aun así, se recomienda a todos los propietarios tener un seguro del hogar, ya que es fácil que en algún momento surja alguno de los imprevistos que cubren este tipo de pólizas. 

A la hora de elegir el mejor seguro para tu vivienda, es especialmente importante revisar las condiciones de Responsabilidad Civil, sobre todo si tienes vecinos colindantes y/o en la planta inferior. También si debajo de tu piso tienes un local comercial como un restaurante, una joyería, una farmacia o una tienda de electrónica. En caso de daños, el límite de responsabilidad estará marcado por el tipo de seguro que contrates y su cobertura, y conviene revisarlo con precaución.

Si estás de alquiler, no es obligatorio contratar un seguro del hogar. Sin embargo, y al igual que en el caso anterior, puede ser conveniente proteger tus bienes con un seguro que cubra el contenido de la vivienda y la Responsabilidad Civil. También es recomendable que, antes de firmar el contrato de arrendamiento, el inquilino se informe sobre el tipo de seguro que tiene el propietario de la vivienda para saber cómo actuar en caso de imprevisto.

Ventajas de contratar un seguro del hogar: la opinión de los expertos 

La Responsabilidad Civil es una de las garantías más importantes que ofrece cualquier seguro de hogar y es uno de los principales motivos por los que desde Deplace aconsejamos contratar este tipo de productos. Además, los robos en las viviendas son más frecuentes de que imaginamos, y los seguros del hogar suelen cubrir tanto los daños materiales y personales en hurtos y robos dentro de la vivienda como aquellos que el titular y su familia pudieran sufrir en la calle. 

De forma genérica, un seguro de hogar es la mejor forma de ahorrar y evitar gastos por reparaciones. También es una garantía de tranquilidad. Por ejemplo, si tienes la desgracia de sufrir un accidente grave que destruya tu vivienda y no dispones de seguro de hogar, tendrás que asumir todo el coste de la reconstrucción, con el desembolso que eso implica. 

Por otra parte, ante imprevistos o siniestros que afectan a la vivienda, las aseguradoras actúan como asesores judiciales que responden a tus dudas y que se ocupan todo el papeleo para solicitar indemnizaciones, informes, etc.

Si estás pensando en contratar un seguro para tu nueva vivienda o si deseas cambiar el que ya tienes, es importante que te asesores por profesionales. En todos los casos, es fundamental revisar todas sus condiciones y coberturas en función de tus necesidades (características de la vivienda, si tienes hijos pequeños, modalidad de indemnización de la póliza, etc.). 
En Deplace somos expertos en servicios inmobiliarios y acompañamos a nuestros clientes durante todo el proceso de compra, incluyendo asesoramiento sobre las mejores hipotecas y  también sobre los mejores seguros del hogar. Si tienes dudas, contacta con nosotros.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR