¿Vale la pena vender una casa al banco?

¿Es posible vender una casa al banco?
Compartir

Cuando nos planteamos comprar una nueva casa porque nos mudamos de ciudad, porque vamos a ampliar la familia o porque nuestra situación personal ha cambiado (por ejemplo, en caso de divorcio), es importante valorar todas las opciones que tenemos para hacerlo, sobre todo si todavía no hemos terminado de pagar la hipoteca de nuestra vivienda actual.

Lo normal en estos casos es poner la propiedad en venta y esperar a que alguien se interese por ella. Sin embargo, esta opción no siempre es la más efectiva ni la más rápida: la operación puede retrasarse hasta que encontremos un comprador que nos haga una oferta interesante, algo que depende de muchos factores, entre ellos la situación del mercado inmobiliario en ese momento.

Nuestro consejo para agilizar la venta es contratar los servicios de profesional inmobiliario o de un experto que te asesore durante todo el proceso, y que ponga en marcha todos los recursos y trámites para que encuentres un comprador cuanto antes.

Aun así, algunos propietarios valoran otras alternativas como vender su casa al banco para comprar otra. Pero, ¿es posible? ¿Estará el banco interesado en mi vivienda? ¿Es rentable? ¿Qué otras opciones tengo para vender una casa hipotecada?

¿Le puedo vender mi casa al banco para comprar otra?

Si quieres vender tu casa para comprar otra te habrás planteado la posibilidad de ofrecérsela al banco con el que tienes tu hipoteca.

Esta opción, aunque posible, es poco habitual. Además, no siempre merece la pena. Como ya sabes, la naturaleza de los bancos no es precisamente comprar viviendas, sino prestar dinero a otros para que puedan adquirirlas, así que este tipo de operaciones las firman en ocasiones excepcionales o muy beneficiosas para ellos.

También es cierto que, debido a la última crisis económica, algunos bancos se han hecho con un importante número de viviendas, y que incluso han creado filiales con carácter estrictamente inmobiliario como Solvia (del Banco Sabadell) o Altamira (del Banco Santander). Estos inmuebles proceden en su mayoría de impagos hipotecarios, embargos y obras se quedaron a medias y que el banco se ha quedado como pago por la deuda contraída por promotores y constructoras.

En todo caso, los bancos únicamente compran propiedades a personas que han firmado una hipoteca con ellos, y solo en casos excepcionales se plantean la adquisición de algún inmueble concreto (por ejemplo un edificio histórico, un hotel, un complejo turístico, etc.).

¿Me interesa realmente vender mi casa al banco?

Si ya has tomado la decisión y quieres saber cómo vender tu casa al banco, antes debes saber dos cosas:

  • Los bancos no están interesados en las viviendas, por lo que a priori no compran residencias habituales con hipotecas pendientes. Si quieres vender tu casa al banco para comprar otra, lo más normal es que tu entidad te proponga otras alternativas y que te dé facilidades como renegociar los plazos de tu hipoteca, ampliarla, etc.
  • Cuando vendes una casa al banco, no estás haciendo una compraventa normal como lo harías con un particular. En realidad, lo que haces cuando vendes tu casa al banco es ponerla en una subasta pública. El problema de las subastas públicas es que, actualmente, la oferta es elevada y los precios son a la baja. Si el banco obtiene un importe que es inferior a tu deuda pendiente con ellos, tendrás que seguir pagando hasta liquidar tu hipoteca.

Cómo vender tu casa al banco con una hipoteca inversa

Otra fórmula para vender tu casa al banco, aunque también poco usual, es a través de una hipoteca inversa. Este tipo de hipotecas está destinado a personas de más de 65 años que, una vez jubiladas, deciden obtener unos ingresos extra con este producto financiero.

Básicamente, una hipoteca inversa consiste en que el banco da al propietario un dinero mensual por su casa, a modo de cuota hipotecaria, pero al revés (de ahí su nombre). 

El propietario podrá seguir utilizando la casa mientras viva. Cuando fallezca, y dependiendo del tipo del contrato con el banco, sus herederos pueden elegir entre devolver el dinero al banco y recuperar la propiedad, o cobrar lo que queda del préstamo (si queda algo), y que la vivienda pase directamente al banco.

Al igual que en los casos anteriores, no todas las viviendas son aptas para este tipo de hipoteca. El banco primará los inmuebles de alto valor y libres de cargas para sacar el mayor beneficio.

¿Qué otras opciones tengo para vender una casa con hipoteca?

Si necesitas comprar una nueva casa o piso, las opciones para vender una vivienda con hipoteca de manera rápida son:

Liquidar la hipoteca con la venta del inmueble

En este caso, deberás encontrar un comprador que pague un importe mayor de lo que te queda por pagar de hipoteca.

Si tomas esta decisión, la idea es que consigas dinero para cubrir la hipoteca pendiente y liquidar tu deuda con el banco. Si puedes recuperar lo que has invertido e incluso sacar algún beneficio, mucho mejor. Esto es posible porque el mercado inmobiliario es variable y, al tasar tu casa antes de venderla, puede estar valorada en un importe mayor que aquel por el que se compró.

Subrogar la hipoteca y vender a un precio más asequible

En este caso no tendrás que liquidar la hipoteca: simplemente, recibirías un importe en metálico del comprador y este asumirá los pagos de la hipoteca pendientes. Esta alternativa suele ser la más rápida, aunque tendrás que rebajar el precio de tu propiedad.

Pedir una «hipoteca puente»

Esta opción puede ser válida si quieres vender tu casa para comprar otra de menor valor. Si el banco acepta tu propuesta, podrás adquirir un nuevo piso o una nueva casa, incluso antes de vender la actual, mediante una hipoteca puente.

Sin embargo, esta opción tiene riesgos. El más importante es que ambas hipotecas se unifican en un único préstamo por lo que al principio debes asumir el coste de ambas. Una vez vendida tu vivienda actual, la primera hipoteca se cancelará (con liquidación o subrogación) y deberás asumir únicamente la segunda.

¿Necesitas vender? Tenemos la solución

Vender un piso o una casa para comprar otra es un paso importante y es clave no cometer errores.

En primer lugar, debes analizar todas las alternativas para saber cuál te conviene. Debes tomar la decisión de manera relativamente «rápida», ya que desde que decidas vender tu casa hasta que la pongas en venta puedes estar perdiendo tiempo y dinero, sobre todo si te urge comprar una nueva vivienda.

Un error habitual al vender una casa es no ponerle el precio adecuado. Tu objetivo debe ser conseguir el máximo y es habitual poner un precio de salida al alza, aunque debes ser realista y estar siempre abierto a la negociación.

También es importante hacer una buena descripción de la vivienda, saber qué fotografías utilizar en los portales inmobiliarios o potenciar los puntos fuertes cuando enseñes tu vivienda a los futuros compradores.

Nuestro consejo para vender una casa con todas garantías y en el menor tiempo posible es confiar en los profesionales inmobiliarios.

Desde Deplace te proponemos que olvides cómo vender tu casa al banco y que apuestes por una opción segura, sin comisiones (solo pagarás una tarifa fija una vez la venta esté formalizada) y con asesoramiento en todo momento para la negociación, la documentación, etc. ¿Hablamos?

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR