Ventajas y desventajas de comprar una casa inteligente

ventajas y desventajas de las casas inteligentes

El concepto «casa inteligente» se ha extendido mucho en los últimos años, y cada vez más clientes nos solicitan información sobre este tipo de viviendas que ofrecen opciones de última generación para mejorar la gestión energética, la seguridad, el bienestar y la comunicación en el hogar gracias a la domótica.

Pero, ¿es realmente interesante plantearse comprar una casa inteligente? ¿Compensa la elevada inversión, respecto a otro tipo de vivienda? 

Aunque la domótica (es decir, es el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda) trata de hacernos la vida más sencilla, también tiene sus contras. 

En este artículo te contamos las ventajas y desventajas de las casas inteligentes

Características de las casas inteligentes 

De forma muy genérica, las casas inteligentes se definen porque sus instalaciones eléctricas, de gas o de agua están monitorizadas y controladas a distancia desde un dispositivo electrónico como puede ser un Smartphone o una tablet. 

Esto se traduce, normalmente, en mayores posibilidades de ahorro, gracias a funcionalidades como la programación de los electrodomésticos en horas de menor demanda eléctrica (cuando el precio de la electricidad es más bajo), la integración de la iluminación con sensores exteriores e interiores (para que las luces se enciendan únicamente cuando las necesitamos), el control de la apertura de toldos y persianas para aprovechar al máximo la luz del sol,  la regularización los equipos de climatización (aire acondicionado y calefacción) teniendo en cuenta la meteorología del exterior, la hora del día o la presencia de personas, y el control inteligente de los sistemas de riego. 

operar casa inteligente

Algunas de las características de este tipo de viviendas son: 

  • Están diseñadas para garantizar la interconectividad y la eficiencia energética.
  • Tienen integrados sistemas semi-automatizados y de gestión controlada a través de un software.
  • Son ergonómicas y están pensadas para ser lo más confortables posible, pues uno de sus principales objetivos es facilitar la comodidad de sus residentes optimizando el control de las telecomunicaciones, los accesos, etc.
  • Son muy versátiles y flexibles. De hecho, una de las claves de las casas inteligentes es que tienen la capacidad de adaptarse a cambios como la integración de nuevos software y hardware. 
  • Utilizan las energías renovables, incorporando paneles solares, sistemas de aerotermia, etc. 
  • Son resistentes y están equipadas para superar fenómenos meteorológicos como oscilaciones de temperatura y humedad, lluvias, heladas o deshielos que podrían interferir en sus funciones. Para ello, están aisladas para evitar filtraciones, y sus paredes suelen ser flexibles para resistir las dilataciones y contracciones que podrían poner en peligro sus instalaciones tecnológicas. 
  • Incorporan electrodomésticos inteligentes. Los electrodomésticos inteligentes sirven para hacernos la vida más fácil, y ese es uno de los principales objetivos de las smart homes. Por ejemplo, los temporizadores encienden y apagan luces a ciertas horas, cuando nos vamos de vacaciones, para simular que estamos en casa. Otro automatismo interesante son los programadores de tareas (para lavadoras, secadoras, etc.), los termostatos inteligentes para mantener una temperatura constante en casa o las neveras que nos alertan cuando falta algún alimento. 
  • Disponen de centros de entretenimiento y están conectadas a dispositivos de búsqueda inteligente por voz, como Alexa. 

Ventajas de las casas inteligentes: seguridad, comodidad y ahorro: 

  1. Seguridad. Las casas inteligentes ofrecen opciones para velar por nuestra seguridad y nuestra integridad física. Por ejemplo, detectan la presencia de personas extrañas en la vivienda y nos alerta sobre fallos de funcionamiento potencialmente peligrosos en los equipos (un escape de gas, un incendio o una inundación), actuando automáticamente o dándonos tiempo para tomar medidas con antelación. Además, las smart homes pueden controlarse en tiempo real a través del Smartphone, y tienen alarmas conectadas a una central
  1. Comodidad. Sin duda, las casas inteligentes son sinónimo de confort. Gracias a la domótica, incluso puedes programar que la temperatura o la iluminación esté a tu gusto.  La domótica también nos facilita ciertas tareas rutinarias como apagar las luces, cerrar puertas, etc. Otra de las grandes ventajas de las casas inteligentes es la posibilidad de crear una casa a la medida de nuestras necesidades. Esto es especialmente interesante para las personas con algún tipo de discapacidad: poder activar ciertas funciones con un solo botón o disponer de sensores que detectan caídas puede ser de gran utilidad para personas con problemas de movilidad o dependientes. 
  1. Eficiencia. Tal y como ya hemos explicado, el ahorro energético está en el «ADN» de las casas inteligentes: con acciones como encender y apagar las luces automáticamente cuando entramos en una estancia o programar los electrodomésticos para que funcionen en la franja horaria de menor consumo nos ayuda a ahorrar hasta un 15% en nuestras facturas de la luz

Desventajas de las casas inteligentes: alta inversión, hackeos y fallos en el sistema

  1. Inversión inicial. Una de las principales desventajas de las casas inteligentes es que la inversión inicial de implementar este tipo de tecnologías en el hogar es elevada. Además, estos equipos exigen mantenimiento y actualizaciones periódicas y, en caso de averías, las reparaciones suelen ser caras. Esta situación provoca que, en el ámbito social, las casas domóticas no sean accesibles a todo el mundo y que aumenten la brecha entre clases. 
  1. Hackeos. Los problemas de privacidad son uno de los grandes contras de las casas domóticas: para que todas las aplicaciones utilizadas sean eficientes, es necesario recopilar gran cantidad de datos de los clientes. Y, como todo el sistema está conectado a Internet, el riesgo de hackeo es una realidad. Para reducirlo, será necesario invertir en un sistema de ciberseguridad
  1. Fallos en el sistema. Aunque cada vez estén más extendidos, los sistemas domóticos no dejan de ser una innovación tecnológica, por lo que los fallos en el sistema son relativamente habituales. Piensa que este tipo de viviendas necesitan tener una potente conexión a Internet para poder funcionar correctamente sin que las conexiones se ralenticen y, en caso de error, dejará de funcionar buena parte de tu casa. Además, en líneas generales, todavía estamos poco familiarizadas con la tecnología.

El mundo global e interconectado ha transformado todos los ámbitos de nuestra vida, incluido el de la vivienda. Las casas inteligentes, con sus ventajas y desventajas, ya forman parte de nuestro presente, y son una realidad que ha llegado para hacernos la vida más fácil.

¿Estás pensando en cambiar de vivienda y buscas una casa inteligente? Contacta con nosotros. En Deplace tenemos la casa que necesitas.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR