Ventajas e inconvenientes de comprar una casa en primera línea de playa

¿Vale la pena comprar una casa en primera línea de playa?

Comprar una casa en primera línea de playa es un sueño para muchas personas que desean ver el océano y oler el mar con solo asomarse a la ventana. Sobra decir que muchas veces este tipo de viviendas, sobre todo cuando se enclavan en lugares con un encanto especial, son un lujo al alcance de unos pocos. 

Pero aunque muchos todavía creen que quienes viven junto al mar han pagado una elevadísima cantidad de dinero por su piso, esto no es del todo cierto. Comprar una casa en primera línea de playa puede ser más económico de lo que parece, y eso se debe a la urbanización constante en el litoral, un hecho que garantiza una oferta considerable de inmuebles a precios relativamente asequibles y que ha impulsado la creación de mercado inmobiliario «a pie de playa» estable y lleno de oportunidades. 

Primera o segunda residencia, esa es la cuestión 

Quienes apuestan por comprar una casa en primera línea de playa lo hacen por diversos motivos. Caprichos o sueños aparte, este tipo de adquisiciones se ha convertido en una opción viable para familias o personas mayores que desean cambiar su lugar de residencia habitual, y para parejas y jóvenes que buscan una primera vivienda.  

El principal motivo es que el precio de los apartamentos en muchas localidades costeras ha descendido considerablemente en los últimos años. Esto hace que muchas personas se planteen  comprar una casa en primera línea de playa antes que una vivienda en los barrios periféricos de una gran ciudad. Al menor coste económico se suma la mejor calidad de vida y la tranquilidad de la que gozan muchos pueblos de la costa durante los meses de temporada baja, así como el pago de impuestos y tasas municipales más bajas. 

Invertir es el otro gran motivo para comprar una casa en la playa, en este caso, como segunda residencia. Actualmente nos encontramos en un buen momento para realizar este tipo de inversiones que, al contar con un mercado asentado, pueden ofrecernos rentabilidad en el futuro.  Es por eso que el pequeño inversor apuesta cada vez más por este tipo de compras, incluso en el caso de jóvenes,  como un fondo de pensiones de cara a su jubilación. 

En todo caso, si te estás planteando comprar una casa en primera línea de playa debes valorar cuáles son los motivos que te llevan a hacerlo, ya que no será lo mismo establecer tu residencia allí que mantener una segunda residencia, o hacer la adquisición como inversión inmobiliaria.  Nuestro consejo como expertos es que valores los pros y los contras en cada caso. 

Ventajas de comprar una casa en primera línea de playa

El sonido de las olas, increíbles vistas al amanecer y al anochecer, la posibilidad de disfrutar de la playa en cualquier momento… las ventajas de comprar una casa en primera línea de playa, a nivel funcional, son muchas

Buena inversión

Pero, ¿y a nivel económico? ¿Es una buena inversión? ¿Puede obtener beneficios extra gracias a esta nueva propiedad? La respuesta es que sí en todos los casos. De hecho, comprar una casa en primera línea de playa debe verse, precisamente, siempre más como una inversión que como un gasto. 

Si tienes una casa en la playa es fácil que se convierta en tu destino de vacaciones o de escapadas de fines de semana, por lo que dejarás de gastar dinero en hoteles y en alquileres. Desde este punto de vista, la operación es una buena inversión prácticamente desde la firma de la hipoteca. 

Rentabilidad futura

Otra de las ventajas de comprar una vivienda en primera línea de playa es su rentabilidad a largo plazo. Tras un periodo de estancamiento, las cifras del sector inmobiliario apuntan a un crecimiento de la compra-venta en este tipo de viviendas para los próximos años. Esto quiere decir que todavía puedes adquirir un inmueble de estas características a buen precio y venderlo por más dinero en el futuro, obteniendo rentabilidad con la operación. 

Ingresos extra

Por último, y aunque no menos importante, comprar una casa en primera línea de playa puede aportarte ingresos extra. ¿Cómo? Si vas a dar a la vivienda en la playa un uso exclusivamente vacacional tienes muchos meses en los que la casa estará vacía y en los que puedes sacarle un rendimiento. La clave es alquilarla durante el invierno y en los periodos de vacaciones en los que tu no hagas uso de ella. Esta es una forma beneficiosa de costear los gastos de mantenimiento e incluso algunas cuotas de la hipoteca. Dicho de otra forma, podrás tener tu casa de verano y disfrutar de ella sin que tu economía diaria se vea resentida.  

Inconvenientes de comprar una casa en primera línea de playa

Falta de calidades 

A pesar de que comprar una casa en primera línea de playa tiene muchas ventajas, no todo es tan idílico. Uno de los principales problemas de muchas de estas viviendas es que fueron construidas en un momento de «boom inmobiliario«, por lo que las calidades no siempre son las esperadas

Otro aspecto poco atractivo de este tipo de pisos, sobre todo si queremos convertirlo en nuestra vivienda habitual, es que suelen ser bastante fríos y húmedos durante todo el año, sobre todo el invierno. 

Mantenimiento

Otro inconveniente de comprar viviendas en primera línea de playa es su mantenimiento. Piensa que estas casas están poco resguardadas del aire y que esto, junto con el salitre, puede envejecer y estropear fachadas, ventanas o instalaciones como el aire de acondicionado. 

Además, no a todo el mundo le gusta vivir en grandes bloques de hormigón, que es como suelen conformarse muchas casas situadas en primera línea de playa de zonas turísticas y con grandes aglomeraciones en verano. 

Por otra parte, al comprar una segunda residencia en playa debemos valorar el gasto que supone y lo que implicará para nuestra economía. A partir de entonces, los gastos de agua, gas o electricidad serán dobles. También es necesario asumir impuestos y otros gastos derivados de la vivienda, y pedir una hipoteca. La clave es realizar un estudio previo y contar con un «colchón» financiero para soportar imprevistos. 

Monotonía

Para terminar, hay quien prefiere no tener un lugar de veraneo fijo. Y es que para comprar una casa en primera línea de playa debes apostar por una zona que te guste, en la que te sientas a gusto, donde disfrutes y en la que tengas a tu alcance todo lo que necesitas para repetir allí tus vacaciones. Pero si compras una casa en un lugar del que estás enamorado, sin duda la inversión será buena.  

La adquisición de un apartamento en una zona de playa puede ser una gran decisión. La pregunta es, ¿dónde es mejor? ¿Me interesa hacerlo cerca de mi ciudad en el caso de ser mi segunda residencia? ¿Qué beneficios obtendré si alquilo la propiedad? ¿Dónde encontraré las mejores ofertas? ¿Qué zonas de playa se revalorizarán en los próximos años? 
Si estás planteándote comprar una casa en primera línea de playa pero no tienes claro dónde, contáctanos. Somos expertos en el sector inmobiliario y te ayudaremos a encontrar un piso o un apartamento que se ajuste a tus necesidades.

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR