Zonas comunes en una vivienda: ¿por qué son tan importantes?

¿Qué zonas comunes hay en las viviendas?
Compartir

El estado y calidad de las zonas comunes de un edificio puede ser determinante a la hora de comprar una vivienda. Para muchas personas, estos espacios comunitarios son un revulsivo para tomar la decisión final, especialmente en el caso de complejos residenciales de nueva construcción donde estas áreas se planifican para promocionar un estilo de vida saludable y de calidad.

Valorar el estado de la zonas comunes también es muy importante si queremos comprar una vivienda de segunda mano. El buen estado de escaleras, patios, portal, ascensor, garajes, jardínes o porterías reduce las inversiones y el gasto en obras de conservación y mantenimiento, algo que los futuros compradores valoran de manera positiva.

La pregunta es: ¿qué entendemos y qué son las zonas comunes de una vivienda? ¿Qué uso podemos darles? ¿Existe una Ley específica sobre ellas? ¿Hasta qué punto revaloriza el precio de una vivienda? 

¿Qué son las zonas comunes de una vivienda? 

El concepto de zona común expuesto en la Ley de Propiedad Horizontal es amplio porque no solo incluye los espacios de ocio (piscina, jardín o terraza), sino también «todas las partes del edificio pertenecientes a todos los propietarios destinadas, que permiten o facilitan la existencia, funcionamiento, uso, conservación o funcionamiento de los bienes particulares de cada uno»

Esto quiere decir que, además de espacios y elementos estructurales (fachadas, portal, escaleras, pasillos, trasteros, recintos comunes, ascensores, cuartos de contadores, depósitos, etc.), también se consideran zonas comunes servicios y prestaciones de la comunidad como antenas, suministros de agua y luz o portero electrónico. 

Aún así, cuando desde Deplace hablamos de «zonas comunes de una vivienda», normalmente nos referimos a sus zonas de recreo y de deporte, que en definitiva son las que realmente aumentan la demanda de estos inmuebles y su precio en el mercado.

Ventajas de vivir en urbanizaciones con zonas comunes 

Cada vez más personas expresan su deseo de disponer de zonas comunes en su vivienda. Esta alta demanda ha hecho que muchas nuevas edificaciones den prioridad a estos espacios comunitarios,  transformándolos en zonas versátiles, atractivas y adaptadas a las necesidades de los inquilinos. 

Pero, ¿por qué cada vez se valoran más las zonas comunes, incluso aunque eso implique renunciar a espacio en la vivienda? 

Uno de los beneficios de los edificios con zonas comunes es que facilitan la socialización entre vecinos, sobre todo si hay intereses similares. Este es uno de los motivos por el que muchas familias apuestan por complejos residenciales en los que sus hijos puedan convivir con otros niños y disfrutar de las zonas comunes de manera segura.

Y es que la seguridad es otra de las ventajas de vivir en comunidades de propietarios con zonas comunes. Tener vecinos alrededor aumenta nuestra sensación de seguridad. Además, normalmente en edificios con jardín, piscina o zonas deportivas se invierte más en seguridad a través de la contratación de profesionales o de sistemas de domótica y videovigilancia.

Otros motivos que incitan a muchas personas a buscar pisos con zonas comunes son: 

Mayor tranquilidad

Los complejos residenciales con zonas comunes no suelen estar ubicados en el centro de las ciudades. Normalmente se encuentran en barrios periféricos, bien comunicados pero alejados del ruido de coches, bullicio, etc. 

Ahorro de tiempo

Disponer de comodidades como piscina, jardín o terraza en tu edificio te ayudará a disfrutar de tus momentos de descanso sin desplazarte. Además, comos las zonas comunes de las viviendas están contiguas, podrás disfrutar de tu momento de relax mientras tus hijos juegan en el parque o en las pistas deportivas. 

Ahorro de dinero

Aunque suponga un mayor gasto de comunidad, las zonas comunes son una buena inversión, sobre todo si lo comparamos con el gasto de los mismos servicios en una casa particular o en un chalet. En una comunidad los gastos de mantenimiento se reparten entre los vecinos, y podrás disfrutar de servicios que de manera individual te resultarían mucho más caros.

Mayor calidad de vida 

Quienes buscan urbanizaciones o pisos con zonas comunes hacen especial hincapié en este aspecto. Vivir más tranquilo, socializar e invertir el dinero ahorrado en viajes o en tu familia también es un revulsivo a tener en cuenta. 

Derechos y obligaciones de los propietarios 

Las zonas comunes pueden ser una fuente de conflicto entre vecinos. Sin embargo, la Ley de Propiedad Horizontal es clara al respecto, y establece una serie de derechos y obligaciones para los propietarios:

Derechos respecto a las zonas comunes de la vivienda 

Los propietarios de viviendas con zonas comunes tienen derecho a:

  • Usarlas y disfrutar de ellas de forma compartida con el resto de vecinos, respetando siempre sus normas de uso.
  • Exigir las obras de conservación y las tareas de mantenimiento oportunas para garantizar el uso correcto y la seguridad en las zonas comunes de la vivienda. 
  • Pedir el establecimiento o supresión, cuando se considere necesario, de servicios de la zonas comunes como el ascensor o el conserje.
  • Solicitar la instalación de infraestructuras para la mejora del acceso al edificio o para el mejor suministro energético colectivo (por ejemplo, proponer la instalación de placas solares). 

Obligaciones respecto a las zonas comunes de la vivienda 

Respecto a las obligaciones que los propietarios de pisos con zonas comunes asumen destacamos: 

  • Respetar las instalaciones y hacer un uso adecuado de las zonas comunes.
  • Responder a las deudas de los anteriores propietarios.
  • Contribuir a la creación de un fondo de reserva para la conservación y reparación de las zonas comunes.
  • Aceptar el cargo de presidente de la Comunidad y sus responsabilidades cuando corresponda. 

¿Cómo influyen las zonas comunes en la compra-venta de una vivienda?

Esta es una pregunta que nos realizan muchos de nuestros clientes. Las existencia de zonas comunes (entendidas como zonas de ocio, de recreo o deportivas) es un valor en alza a la hora de adquirir un inmueble. De hecho, los inmuebles con zonas comunes están mucho mejor valorados, tanto en los pisos de nueva construcción como en el mercado inmobiliario de segunda mano.

En este segundo supuesto, la presencia de zonas comunes, pese a ser un atractivo, también requiere más información para los futuros compradores, que suelen interesarse por los gastos de comunidad, por las cuentas de la misma, o por si el antiguo propietario estaba al día de los pagos. Lo ideal es recurrir al administrador de la Comunidad o consultar con una inmobiliaria especializada como Deplace. En ambos casos, si existe una deuda de este carácter, puede negociarse para llegar a un acuerdo.

Por lo demás, y si estás buscando una vivienda con zonas comunes, debes tener en cuenta que los edificios con piscina, parque infantil o pistas de pádel resultan muy atractivos, y que su demanda es cada vez más alta. 
En Deplace somos una inmobiliaria online líder en España y disponemos de un amplio catálogo de pisos en tu ciudad. Confía en nosotros: encontraremos la casa de tus sueños. ¡Contáctanos!

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR